sábado, 30 de abril de 2011

El milagro necesario


En la monja Marie Simón Pierre se ha basado la Iglesia Católica para justificar hacer beato a Juan Pablo II, al curarse milagrosamente de la enfermedad de parkinson. Al parecer sanó en la madrugada del 3 de mayo de 2005. A este respecto, transmite “La Gaceta” las palabras de la religiosa: "Durante la noche, me levanté de un salto y bajé al oratorio de la Casa de la Comunidad para rezar al Santísimo Sacramento porque me invadió una paz inmensa, una sensación de bienestar". Menos mal que Franco, que padecía ese mal, no se encomendó a Karol Wojtyła, que entonces era arzobispo de Cracovia y al que nombrarían Papa tres años después de su muerte. Franco prefirió tener en El Pardo el brazo incorrupto de santa Teresa, que era como la “minipimer” de Braun donde hacía las mayonesas políticas. Más tarde, si no se cortaba, se la entregaba a un motorista en forma de “potito Bledine” para que éste, el motorista, fuese hasta el domicilio de algún ministro y le comunicarle su cese inmediato. Si en Franco se hubiese producido el milagro de la curación una noche cualquiera, si hubiese pegado un salto de la cama y hubiera ordenado “firmes” al entonces príncipe de España, si se hubiese curado de parkinson y no hubiera echado en el orinal aquellas apestosas heces en forma de melena, la historia de nuestro país hubiera sido distinta. Nos hubiésemos ahorrado el bochornoso espectáculo de la tarde del 23 de febrero de 1981 cuando, siempre según la prensa extranjera, unos militares con montera de torero irrumpieron en el Congreso; estaría Urdaci presidiendo la única televisión de España; se habría construido otro Valle de los Caídos por si las moscas; no existiría el divorcio ni la Constitución ni los partidos políticos ni los sindicatos horizontales ni la atzaintza… Lo que sí existiría es la ETA, el GRAPO y la madre que los parió. Y seguro que Francia se habría puesto de perfil a la hora de ayudarnos a hacer desaparecer esa lacra. O sea, con un milagro es suficiente. Me alegro de que la monja Simón se haya curado y de que a Wojtyla le hagan mañana beato. Yo, de tener poderes suficientes en el Vaticano, le haría directamente santo para ahorrar trámites. Ah, y que esa losa de 1.500 kilos selle para siempre el sepulcro de un militar golpista, ganador de una guerra entre hermanos, que hizo tanto daño a los ciudadanos por el hecho de desear ser libres y poder vivir en democracia.

viernes, 29 de abril de 2011

¿Tiene usted en casa "El beso" de Klimt?


Señala Cristina L. Schlichting hoy en La Razón que “en los años 70, las casas tenían un bodegón, un ejemplar de «Dioses, tumbas y sabios» y una figurilla africana. Hoy se llevan los sofás blancos, las reproducciones de “El Beso” de Klimt y mesitas hechas con baúles. (…) Cuando Juan Pablo II inauguró el Tercer Milenio, en la Navidad de 1999, escogió una capa tornasolada con efectos metálicos, realizada en material de última generación –lúrex– y cortada por dos modistos italianos de primera fila”. A ver, esta señora de la COPE está en la convicción que los españoles, en su mayoría, somos tan cursis como lo es ella. Manifiesta que tenía un ejemplar de “Dioses, tumbas y sabios”. ¿Cuál de ellos? Dudo mucho que se le haya quedado algo de fuste en la cabeza sobre alguno de esos cuatro libros que en 1949 publicó el alemán C.W. Ceram dedicados al mundo griego, al Antiguo Egipto, a Mesopotamia y a las civilizaciones precolombinas, respectivamente. Bueno, existe un quinto libro, “Sobre los libros de historia de la arqueología que todavía no pueden escribirse”, pero es igual, lo dejaremos ahí. Respecto a lo del bodegón existente en las casas, puede ser. Desde luego no un original de Luis Meléndez, de Tomás Yepes, de Alejandro de Loarte, de Benjamín Palencia o de Rafael de Penagos, que están todos ellos en prestigiosos museos y en colecciones privadas, sino todo lo más la enmarcación de una esas láminas de calendario que regalaba Unión Española de Explosivos en los que figuraba una bella morenaza con escopeta, canana con cartuchos y un fondo de perdices y conejos colgados sobre unos ganchos. Otros españoles, los más patrióticos, preferían colocar en el reducido cuarto de estar de su vivienda de protección oficial el pequeño tapiz traído desde Ifni al tiempo de licenciarse de la mili. Pero sobre gustos no hay nada escrito. El día que en este país se haga el tan esperado Museo del Mal Gusto, ya veremos…Din duda la señora López Schlichting podrá aportar algo, y hasta se lo agradecerá Patrimonio Nacional. Sobre lo de la figurilla africana, no sabría qué decirles. Siempre han estado presentes en el rastro de Tirso de Molina a unos precios muy asequibles. Pero lo que más me preocupa del escrito de la señora López Schlichting es lo que cuenta respecto a cómo hoy se estilan en los domicilios, quiero pensar que se refiere a los domicilios de la gente pija, los sofás blancos, las reproducciones de “El beso” de Klimt y las mesitas hechas con baúles. Los de mi clase social, casi pobres de solemnidad, solemos tener sofás de escay modelo años 60, que son más sufridos y no se nota si se desdoran cuando nos despatarramos para ver el partido de fútbol por televisión. Tampoco conozco a nadie de mi entorno que tenga colgada sobre la pared una reproducción del austriaco Gustav Klimt, donde el pintor pretende, a fuerza de echarle imaginación, detallar el momento en el que Apolo besa a la ninfa Dafne que se está convirtiendo en laurel, (de acuerdo con el relato de la metamorfosis de Dafne que se encuentra en la obra de Ovidio). Ni sé de nadie que tenga mesitas hechas con baúles, salvo que se trate de la hija de Concha Piquer. Por cierto, escribe la señora López que Juan Pablo II inauguró el Tercer Milenio en la Navidad de 1999, lo que demuestra que la Iglesia Católica va por delante de los acontecimientos, porque el Tercer Milenio no comenzó hasta el 1 de enero de 2001 por mucho que ese Papa, que el próximo domingo va a ser canonizado por su sucesor, se pusiese para tan magno evento una capa tornasolada de efectos metálicos capaz de dejar chico al mismísimo Supermán.

jueves, 28 de abril de 2011

A grandes males...


Leo por ahí: “Elena Salgado, ha reiterado su voluntad de que las comunidades autónomas que no cumplan los objetivos de déficit de España no podrán endeudarse emitiendo deuda pública, tal como acordó el miércoles el Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que están representadas todas las autonomías”. Pero el Estado sí puede. Y Cataluña sí pudo. A ver, Salgado, si determinadas autonomías pretenden emitir deuda es precisamente por no haber sabido reducir su déficit y, en consecuencia, necesitan en préstamo dinero ajeno para poder continuar respirando. ¿Tan difícil es de entender? Veremos a ver, expresión que copio de Antonio Burgos de su “Fuente de los Cagones”, con qué argumentos serios se les puede negar a las 17 Comunidades Autónomas, (y lo escribo con mayúsculas porque el conjunto de todas ellas conforman el Estado) la misma medicina que aplica Rodríguez Zapatero desde el Gobierno central para idéntica enfermedad. Ayer comentaba en mi post “El nuevo chollo do fume”, a propósito del tremendo contrabando de tabaco que se está produciendo en España, que la previsión de 780 millones por el aumento del gravamen se iba a quedar en agua de borrajas, o en la recaudación de ese “cepillo para el culto” que hay en las parroquias. La reciente incautación en Alcalá de Guadaíra y en Dos Hermanas de 5.800 cajetillas de tabaco, además de probar lo que afirmo, sólo es la punta del iceberg de la que se nos viene encima con las mafias gallegas. También, en mi post de ayer consideraba que Rodríguez Zapatero sienta en el Consejo de Ministros a un bumerán en forma de ministra de Economía que confunde los orzuelos con los defectos de paisaje. Pasó de la cartera de Sanidad a la de Economía como podría haber pasado a mandar en un submarino nuclear. O sea, se me antoja que esta ministra sirve igual para un roto que para un descosido y es capaz de planchar un huevo frito o de freír una corbata. Veremos a ver, querido Burgos, veremos a ver…

miércoles, 27 de abril de 2011

El nuevo "chollo do fume"


Pues nada, si resulta que Llamazares es recibido a pedradas en un poblado chabolista de La Coruña, ya me contarán ustedes qué pasaría si apareciese por esos parajes Mariano Rajoy para hablar a los chabolistas de la chatarra y el trapicheo sobre cómo se está poniendo la cosa en esta Celtiberia Show, donde el Fisco sitúa el empleo sumergido en Galicia en el 8’9 por ciento del PIB. Los gallegos no deben preocuparse por su inmediato futuro ni recibir a pedradas al que porta un estandarte con la hoz y el martillo. Por estos pagos ya nadie coge ni la hoz ni el martillo para segar ni para trabajar. Los gallegos lo tienen mucho más sencillo. Sube el tabaco, aumenta el contrabando y a vivir, que son dos días. Ahora Hacienda se queja de que ha dejado de ingresar 127 millones de euros por el hecho de que los ciudadanos estén dejando el hábito de fumar. Elena Salgado, que tenía previsto recaudar 780 millones por el aumento del gravamen sobre el tabaco no cayó en la cuenta de que esas nuevas disposiciones habían tenido un efecto contrario al deseado para las arcas del Estado. Le falló la puntería al no tener en cuenta el contrabando, como parece que también le falló el tino a esas hordas que recibieron a pedradas a Llamazares cuando trató de adoctrinar a unas gentes que se las saben todas, que no necesitan de adoctrinamientos y que igual te venden la burra coja que quita a la Renfe quinientos metros de catenaria de cobre entre las dos y las cuatro de la madrugada. Los políticos socialistas, por lo que se desprende de las previsiones de la ministra Salgado, no dominan el arte de vender humo y la mafia gallega, esos linces del “chollo do fume”, se echarán al bolsillo los 127 millones que se ha dejado de ingresar en las cuentas del Estado. A mi entender queda feo intentar lapidar a un político comunista. Lo que habría que hacer, en mi opinión, es colocar orejas de burro a la ministra Salgado por pasarse de lista. Queda claro que Zapatero tiene un bumerán sentado en el Consejo de Ministros que no sabe por dónde le sopla el aire y que todavía no se ha enterado, como se canta en la romanza de “Doña Francisquita”, de que por el humo se sabe dónde está el fuego.

martes, 26 de abril de 2011

La caverna está revuelta


Hoy debería escribir sobre Miguel Ángel Rodríguez, a golpe de MAR, pecho sereno, pero no lo voy a hacer. No haré publicidad de un tipo que, como señala Carlos Carnicero en su bitácora “se hizo rico gracias a Aznar y al ex presidente de Telefónica, Villalonga, que le colocó de presidente de una multinacional de Publicidad. Por los servicios prestados de matón, amenazando periodistas desde el poder de La Moncloa”. Tampoco voy a comentar nada sobre la vergonzosa trifurcan en el Senado, ni sobre esa cruz gamada tatuada en el brazo de un legionario procesionando y que La Gaceta borró en su foto de prensa. Yo siempre he considerado, también la ministra Chacón, que los militares no deberían formar parte de las procesiones. No es lo suyo ni están para esos espectáculos. Las procesiones son para unos cofrades encapuchados de añil, estúpidas máquinas de hacer ruido, que se rompen la mano baqueteando la badana de unos tambores descomunales. La caverna anda revuelta. No le ha gustado nada la ultima encuesta de “Público” donde se acortan distancias entre PSOE y PP. Pérez Rubalcaba asegura que Bildu lleva en sus listas a gente relacionada con Batasuna y la Abogacía del Estado y la Fiscalía impugnarán todas las listas que se presenten. Como no podría ser de otra manera. No comprendo qué pinta en esas listas al Ayuntamiento de Bilbao, por mucho que figure en el puesto 29, el periodista Antonio Álvarez Solís aunque su presencia sólo sea testimonial. Su ideología próxima al nacionalismo vasco y sus ochenta y dos años sobre sus espaldas son motivos suficientes como para que se dedique a lo que sabe, o sea, ora dar conferencias allá donde le inviten, ora acudir a alguna tertulia de radio si fuese menester, además de dar algún paseo, que siempre es conveniente en la senectud. Bildu es, según se desprende, una batalla perdida en un Estado de derecho. Como deber ser.

lunes, 25 de abril de 2011

Doña Manolita


Se marcha del número 31 de la Gran Vía madrileña doña Manolita, la propietaria de la administración de lotería número 67. Pero por fortuna se traslada muy cerca de su actual emplazamiento, es decir, al número 22, ¡los dos patitos!, de la calle del Carmen, para seguir dando suerte al que se la merezca. Le ha pasado lo mismo que a los célebres caramelos de violeta “La Pajarita”, esas golosinas en forma de dos pequeñas tabletas que antes de la Guerra Civil se ofrecían en el Congreso por los ujieres a los diputados en los descansos de las zapatiestas verbales.Vicente Solá se instaló en el número 6 de la Puerta del Sol nada menos que en 1852 y desde hace años permanece, ya que no ha muerto del todo, en la que entonces era su segunda tienda, o sea, la “Bombonería La Pajarita”, en Villanueva, 14. Algo parecido sucedió también con el "agua de colonia concentrada Álvarez Gómez", que llevo usando desde que era niño, y que tuvo sus inicios cuando una familia leonesa se estableció en Madrid en 1899 en una esquina de la calle Sevilla, y que en los años 40 compró a un mercader alemán la fórmula secreta del perfume que les ha dado la gloria. Ahora se encuentra, al margen de sus franquicias, en Serrano, 40. Como digo, también doña Manolita es toda una institución en Madrid. Hasta la cantó doña Concha Piquer en su “Mañana sale”, compuesta por el trío Quintero, León y Quiroga para el espectáculo “Puente de Coplas”, hasta que en 1958, en Isla Cristina, lo hiciera por última vez, cuando tuvo un incidente en la voz mientras la interpretaba: “¡La fortuna pa mañana! / ¿Quién me compra un quince mil?/ Que me doblen las campanas/ y me entierren junto a ti. / ¡Cuatro series, qué bonitas!/ ¡Voy tirando los caudales!/ ¡Son de doña Manolita!/ ¿Quién me compra esta penita?/ ¡Mañana, mañana sale!”. Existe otra segunda canción que hace referencia a doña Manolita. En “A la sombra de un león”, compuesta por José María Bardají y escrita por Joaquín Sabina. Se cuenta: “Llegó/ con su espalda de madera/ y zapatos de payaso/ a comerse la ciudad. / Compró suerte en doña Manolita/ y al pasar por la Cibeles/ quiso sacarla a bailar un vals/ como dos enamorados/ y dormirse acurrucados/ a la sombra de un león”. Hace poco me he enterado de que el Gobierno pretende privatizar el servicio de Loterías del Estado. Y, créanme, de todo ese cambalache romántico sólo quedará simple polvillo de mariposa. Nada, o sea.

viernes, 22 de abril de 2011

El dragón, la princesa y los segundos carnavales


Hoy, Viernes Santo, en Zaragoza han sacado las imágenes a la calle para ser procesionadas, algunas de ellas cubiertas con un impermeable por temor a la lluvia. Mañana, san Jorge, sacaremos a la calle ese dragón que escupe fuego. Cuenta la leyenda que en cierta ocasión llegó san Jorge a una ciudad llamada Silca, en la provincia de Libia. Cerca de la población había un lago tan grande que parecía un mar donde se ocultaba un dragón de tal fiereza y tan descomunal tamaño, que tenía atemorizadas a las gentes de la comarca, pues cuantas veces intentaron capturarlo tuvieron que huir despavoridas a pesar de que iban fuertemente armadas. Además, el monstruo era tan sumamente pestífero, que el hedor que despedía llegaba hasta los muros de la ciudad y con él infestaba a cuantos trataban de acercarse a la orilla de aquellas aguas. Los habitantes de Silca arrojaban al lago cada día dos ovejas para que el dragón comiese y los dejase tranquilos, porque si le faltaba el alimento iba en busca de él hasta la misma muralla, los asustaba y, con la podredumbre de su hediondez, contaminaba el ambiente y causaba la muerte a muchas personas. Cada día, por sorteo, echaban al agua una oveja y a uno de sus habitantes. Cuando ya casi no quedaban habitantes le tocó el turno a la hija del rey, y éste hizo la proposición a sus súbditos de que, si se hacía una excepción con su hija, les entregaría la mitad del reino, más todo su oro y toda su plata. Pero el pueblo no aceptó la propuesta y amenazó al rey con quemarle vivo si se negaba a entregar a su hija a las fauces del dragón. El rey pidió ocho días de aplazamiento, al cabo de los cuales los súbditos volvieron a exigir la entrega de su hija. Les fue entregada y la llevaron camino del sacrificio. Pero por el camino se encontraron con san Jorge que terminó cortando el pescuezo a la fiera. Y cuando acabe la fiesta y termine la Semana Santa comenzará la campaña electoral y en los cartelones que se ponen colgados en las farolas aparecerán las fotos de los alcaldables y de las dos aspirantes a la presidencia del gobierno regional, o sea, Luisa Fernanda Rudi y Eva Almunia. Una, anunciando su plan neoliberal; y, la otra, lanzando cantos de sirena bajo el paraguas de ese nuevo san Jorge protector del aparato del PSOE que se llama Marcelino Iglesias. Y entre ambas mujeres sedientas de poder, como si se tratara de un sándwich, la triste figura de José Ángel Biel que, para no perder la costumbre, intenta hacer doblete, es decir, presentarse por el PAR a la presidencia de la DGA y, también, ir como segundo en las listas de ese partido para la Alcaldía de Teruel. El caso en no quedarse descolgado. Sabe él, como sabemos todos, que su vocación es poder continuar siendo bisagra y, por tanto, vicepresidente del Gobierno de Aragón en el supuesto de que el otro partido minoritario, la Chunta Aragonesista que maneja Nieves Ibeas, se quede fuera de juego. Yo, como no tengo miedo al dragón ni deseos de votar, seguiré comiendo torrijas, que se pueden tomar frías o calientes y han servido toda la vida como un buen postre y un excelente y saludable desayuno tanto en la época de Cuaresma, que ya ha terminado, como en la de estos segundos carnavales, que están al caer.

miércoles, 20 de abril de 2011

El chantaje de la Iglesia


Celebro que el Tribunal Constitucional haya fallado a favor de la profesora de Religión Resurrección Galera Navarro. Lo que no se puede tolerar de ninguna de las maneras es que el Arzobispado de Almería prohíba a esta señora dar clases de Religión por el hecho de que se haya casado con un señor divorciado. Para el Obispado, según se desprende de este litigio ahora fallado a favor de la profesora, no era “coherente” su matrimonio con la doctrina católica y, en consecuencia, le comunicó en mayo de 2001 que no podría impartir clases al año siguiente. La igualdad y la intimidad personal y familiar se la habían pasado, tanto el Obispado como el Ministerio de Educación, que inexplicablemente había hecho caso al Obispado en lo referente al curso siguiente, por el forro de los cataplines. Ante la demanda de la señora Galera, también inexplicablemente, tanto el Juzgado de lo Social número 3 de Almería como la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (en recurso de súplica) determinaron que no hubo despido, sino simple conclusión del contrato anual por vencimiento del tiempo convenido. En ese sentido, el TC señala que “la motivación religiosa de la decisión del Obispado de no proponer como profesora para el siguiente curso no justifica por sí sola la inidoneidad sobrevenida de la demandante para impartir la enseñanza de religión y moral católicas”. El TC argumenta, zanjando así el asunto, que su matrimonio por lo civil con un divorciado "no guarda relación con la actividad docente desempeñada por la demandante, pues no afecta a sus conocimientos dogmáticos o a sus actitudes pedagógicas". En un reciente artículo, “Lo que se avecina”, Ian Gibson decía entre otras cosas: “¿Cuándo habrá por fin una Iglesia española sosegada, culta, dialogante, humilde, tolerante, más parecida a la francesa? ¿Cuándo una separación real entre ella y el Estado? ¿Por qué tenemos que apoyarla económicamente los que no estamos conformes con sus dogmas y sus comportamientos, y que recordamos su promesa de ir resueltamente hacia la autofinanciación? ¿Por qué no la sostienen sus propios fieles?”. Es curioso: en España los obispos eligen a los profesores de Religión y el Estado corre con los gastos. Y todo ello por esa rémora de unos acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede firmados el 3 de enero de 1979, recién aprobada una Constitución donde se señalaba que España es un Estado aconfesional. Parece increíble que ningún gobierno democrático se haya atrevido hasta el momento a denunciar ese nefasto Concordato firmado en su día por Marcelino Oreja y que, más que un acuerdo para regular los intereses en sus relaciones, es lo más parecido a un chantaje del tamaño de King Kong.

martes, 19 de abril de 2011

A propósito de la muerte de un ganadero (II)



(Continuación)

En junio de 1989 el Grupo Financiero Ibercorp compra por 500 millones de pesetas la aseguradora Munat. Sistemas Financieros, por otro lado, aumenta sus recursos propios en 6.000 millones por una ampliación de capital y una emisión de obligaciones convertibles. En esa emisión entran masivamente Manuel de la Concha, Jaime Soto, Mariano Rubio, Miguel Boyer, Alberto Oliart, etc. En julio de ese año se constituye la Sociedad de Valores y Bolsa Ibercorp. El Banco de España limita el crecimiento del crédito a los bancos y entidades financieras al 10 por ciento. En octubre de 1989 el Grupo Financiero Ibercorp vende el 40 por ciento de Munat a La Mondiale por 1.300 millones de pesetas. En mayo de 1990 Crédit Agricole compra el 70 por ciento de Ibercorp Leasing e Ibercorp Financiaciones por 5.324 millones de pesetas. En junio de 1990 se producen ventas masivas de acciones de Sistemas Financieros para la autocartera de la sociedad. En ese mes venden la mayoría de los amigos de Manuel de la Concha a buen precio. Después se dejaron caer las acciones. En total se compraron para la autocartera acciones por valor de 4.300 millones de pesetas. En agosto de 1990 Iraq invade Kuwait y se desploman las bolsas de todo el mundo. En octubre de 1990 Manuel de la Concha, Jaime Soto y Juan Abelló planean lanzar una OPA sobre el Banco Hispano Americano. En mayo de 1991 Sistemas Financieros vende el 90 por ciento de Mecalux a José Luis Carrillo por 6.200 millones. Ese mes, también, se produce la fusión del Banco Central y el Banco Hispano Americano. En junio de ese año las juntas de accionistas del Banco Ibercorp, Grupo Financiero Ibercorp y Sistemas Financieros aprueban la fusión de las tres sociedades. En julio de 1991 “El Mundo” publica tres artículos en los que se denuncia la elevada autocartera e Sistemas Financieros “y se dan pistas sobre los enfrentamientos de Manuel de la Concha con los accionistas que han perdido dinero con ellos”. En octubre, en una reunión entre De la Concha, Mariano Rubio y Juan Tomás de Salas se decide iniciar una ofensiva contra “El Mundo”. Durante ese mes, la Comisión Nacional del Mercado de Valores pide las listas de los accionistas de Sistemas Financieros que vendieron a la autocartera durante los primeros meses del año. En noviembre de 1991 Mariano Rubio se entrevista con Cesare Romiti en Milán. Durante ese mes se sella el pacto de Mario Conde con Mariano Rubio, gobernador del Banco de España. Finalmente, en febrero de 1992 estalla el escándalo Ibercorp tras publicar “El Mundo” la noticia de la falsificación de la lista de accionistas de Sistemas Financieros por parte de Manuel de la Concha, solicitada por la CNMV.

(Fuente, Jesús Cacho y Casimiro García-Ábadillo. La Estafa. 1992. Ediciones Temas de Hoy, S.A. Madrid.)

lunes, 18 de abril de 2011

A propósito de la muerte de un ganadero (I)


La noticia es que hoy ha fallecido el ganadero Juan Pedro Domecq Solís. Este señor, a quien Dios tenga en la Gloria, ejerció diversas actividades, pero yo sólo quiero fijarme en una de ellas, es decir, cuando en 1979 comenzó a dirigir filiales del Banco Urquijo, primero como consejero delegado de Sistemas AF (fabricante de muebles de oficina) y, desde 1981, como presidente ejecutivo de XEY SA. La cronología de lo que sucedió más tarde fue la siguiente: en julio de 1986, Manuel de la Concha y Jaime Soto compraban Sistemas AF al Banco Urquijo por 1.600 millones de pesetas. En octubre de ese mismo año se constituye formalmente la sociedad Investban, que coloca en bolsa el 35 por ciento de Sistemas AF por 1.200 millones de pesetas. En diciembre de ese año, Investban pasa a llamarse Investcorp. Un mes más tarde, enero de 1987, salen como accionistas de Investcorp Manuel Soto, Daniel García Pita y José Ysasi. Dos meses más tarde, marzo de 1987, Investcorp, De la Concha y Soto compran el Banco de Trilles a Banesto por 600 millones de pesetas. Este banco pasa a denominarse Banco Ibercorp. Un més más tarde, abril de 1987, entran como accionistas de Investcorp Juan Antonio Ruiz de Alda y Carlos Pittaluga en una ampliación de capital de 1.000 millones de pesetas. En septiembre de 1987, Sistemas AF lanza su primera emisión de obligaciones convertibles por 1.000 millones de pesetas. En octubre de 1987 se constituye el First Iberian Fund, que es un fondo norteamericano gestionado por Investcorp. En noviembre de ese año no cumple con su compromiso de asegurar una ampliación de capital de IB Mei de 397.000 acciones al 900 por ciento. En diciembre de 1987 Investcorp pasa a denominarse Grupo Financiero Ibercorp. En marzo de ese año se constituyen Ibercorp Leasing e Ibercorp Financiaciones. En junio de 1988 Mariano Rubio es confirmado para su segundo mandato como gobernador del Banco de España. En Julio de ese año Ruiz de Alda se mata junto a uno de sus hijos al estrellarse con un “jaguar”. En diciembre de 1988 Sistemas AF compra el 90 por ciento de Mecalux a José Luis Carrillo por 6.600 millones de pesetas. En febrero de 1989 Sistemas AF vende sus activos industriales a Steelcase Strafor por 9.700 millones de pesetas. Y en marzo de 1989 Sistemas AF cambia de nombre para denominarse Sistemas Financieros y se convierte en holding.
(Continuará…)

domingo, 17 de abril de 2011

Prohibido ser pobre


Ana Botella dijo hace unos meses que los mendigos ensuciaban las calles del casco antiguo de Madrid. Ahora el alcalde Ruiz Gallardón pretende quitárselos de encima. ¿Cómo? Eso ya no lo sé. A ambos, a Botella y a Gallardón, o a Gallardón y a Botella, que tanto monta, lo que les avergüenza no es que existan mendigos sino que se les vea en las calles. En Madrid lo que procede es prohibir ser pobre. El Partido Popular pretende, por un lado, ejercer una política neoliberal nauseabunda; y, por otro, que los “daños colaterales” de esa desacertada política, o sea, los mendigos, desaparezcan del mapa. Pero no que se esfumen por haber elevado su categoría social con una calidad de vida más aceptable, sino simplemente que no se les vea por ningún sitio para que no enseñen sus miserias al visitante. Eso es imposible. Es como si el crápula que se pasa las noches de juerga, copas y putiferio pretendiese que al día siguiente los triglicéridos de sus análisis clínicos estuvieran en los niveles aceptables de un deportista de veinte años. En su bitácora, Carlos Carnicero propone un decálogo de medidas “que van en la misma dirección que las que persigue el alcalde de la capital”, entre las que se encuentra que “los restaurantes de lujo de Madrid dedicaran dos mesas en cada turno de comidas y cenas para personas que nunca han podido observar una estrella Michelín de cerca”. Vamos, como sucedía en el metro cuando se reservaban dos asientos para los caballeros mutilados. Lo triste de los mendigos madrileños es que, además de no poder ver las estrellas Michelín de cerca, tampoco pueden observar las estrellas del firmamento de lejos, cuya contemplación todavía es gratuita, por culpa de la contaminación lumínica. En ese decálogo de buenas intenciones, a mi entender, falta algo importante que ayudaría a mitigar la hambruna de los “sin techo”, consistente en sentar a un pobre a la mesa de cada casa los domingos y fiestas de guardar después de haber oído misa entera oficiada por Rouco Varela; y, a ser posible, hacer ese día la socorrida paella con abundante azafrán, trozos de pollo, gambas, mejillones y algo de Gürtel, para que la paella resulte más valenciana. Después, durante el café y la copita de “machaquito”, al mendigo se le podría explicar de forma sucinta cómo ganar dinero en Bolsa sin esfuerzo, el por qué de la necesidad de congelar los convenios de los trabajadores en beneficio de las empresas, o las posibles razones que “justifiquen”, como escribe Carnicero, que “Cospedal equiparase a un etarra sanguinario con Alfredo Pérez Rubalcaba”. Es cuestión de poner énfasis en la perorata. Algo similar al que pusieron los ganadores de la Guerra Civil cuando afirmaban a las víctimas del gasógeno, del piojo verde, de la tuberculosis galopante y de la cartilla de racionamiento que los rojos tenían rabo.

viernes, 15 de abril de 2011

Los intereses, ¿de qué mayoría?


Ayer se cumplió el octogésimo aniversario de la proclamación de la Segunda República. Hubo actos en Madrid y una manifestación entre Cibeles y la Puerta del Sol. Finalmente se escuchó un manifiesto de Carlos Tena y el Himno de Riego. Hasta ahí, todo bien. A mi entender, cualquier ciudadano está en su derecho de manifestarse a favor de la República. Pero de ninguna de las maneras debe lanzar consignas contra la actual forma de Estado, ratificada por los españoles el 6 de diciembre de 1978. Menos aún, insultar al Rey, no por ser el Jefe del Estado (que el encaje de esos insultos podría entrar en su sueldo), sino por ser un ciudadano que, al igual que el resto de los ciudadanos, merece respeto y consideración. Tampoco entiendo muy bien los ataques verbales al imperialismo americano y europeo ni los ataques a la Iglesia Católica. Que yo sepa, una República puede ser de “derechas” o de “izquierdas”. Eso habría que matizarlo. Así de simple. Tampoco concibo que el pasado martes fuese retirada una imagen de la Virgen del Pilar, que preside el comedor de los alumnos, poco antes de que el ministro Pérez Rubalcaba iniciase una visita a la Academia de la Guardia Civil de Aranjuez. Podría asegurar, sin riesgo a equivocarme, que el mismo sujeto que mandó quitar la Virgen del comedor fue quien, sin pérdida de tiempo, llamó a los medios de comunicación de la caverna para informar tal “desacierto”. Pongo la mano en el fuego de que Pérez Rubalcaba, que estudió en su juventud en el madrileño Colegio del Pilar, jamás hubiese dado una orden tan estúpida. Se pesca antes a un mentiroso que a un cojo y “Libertad Digital”, que es el medio donde se ha producido la noticia, señala que “donde va Rubalcaba estalla la polémica”. No han podido con él echando basura sobre el caso Faisán. Ahora la caverna pretende crear mal ambiente en los Cuerpos de Seguridad del Estado. Sin ir más lejos, hoy La Gaceta, ese panfleto que dirige Carlos Dávila, señala en primera página que “será difícil encontrar en la reciente historia de España un Gobierno más dañino para el bienestar de los ciudadanos y más lesivo para sus derechos y libertades que el que hoy teledirige Alfredo Pérez Rubalcaba con un Zapatero ya felizmente en la sombra. En una situación de estancamiento político, económico y moral, los españoles nos vemos obligados a hacer frente un día sí y otro también a las humoradas y ocurrencias, cuando no simples disparates, de un Gobierno que hace mucho tiempo dejó de representar los intereses de la mayoría”. Y mañana, ¿qué contarán?

miércoles, 13 de abril de 2011

La siesta del desayuno


Me gusta eso que dice que hace José Luis Montoya, o sea, dormir la siesta del desayuno “para recuperar las energías consumidas en el esfuerzo de prepararme mi vaso de leche desnatada fresquita y las tostadas con aceite y azúcar”. El refrán que dice eso de que “no por mucho madrugar amanece más temprano” valía hasta que el Gobierno cambió la hora, que ya llevamos dos de adelanto sobre el sol. Con el cambio de hora, digo, me levanto como todos los días pero compruebo que es mucho más pronto. Vamos, que es de noche. Lo de José Luis Montoya es distinto, ya que se levanta de la cama a las ocho aunque ya sean las diez por el Gobierno. Y, la verdad, hay que echar algo contundente a la oficina de las tripas para no desfallecer. Pero también es cierto que lo que pide el cuerpo es continuar durmiendo un tiempo prudencial, es decir, una horita corta. Más tarde es imposible por el ruido de los coches, el griterío vecinal y la movida de tabas de las ambulancias. Lo importante es tener un sillón cómodo y hecho a uno, que los sillones, más aún los sillones de orejas, sólo se ahorman a base de echar horas de cabezadas. Los mejores son aquellos que pesan como un piano. Lo malo viene cuando ya lo tenemos ahormado y nos dice la esposa que van a venir unos señores, que cuando suene el timbre que les abra la puerta, que vendrán para llevarse el sillón a tapizar. Entonces aparece el personal víacrucis. Tenemos que acomodarnos en el sofá y la cosa cambia. Está ahormado en función de los cuerpos de las visitas, que son heterogéneos y, sinceramente, cuesta bastante poder poner el cuerpo en paz para echar esa gloriosa y hasta alimenticia siestecita del desayuno. Algo parecido sucede ahora, desde que quitaron aquellos cómodos coches de viajeros con sillones de orejas en los convoyes expresos. Se tardaba más en llegar al destino que en los trenes de alta velocidad actuales. Pero no importaba. El chacachá del tren ayudaba al sueño reparador y el viaje, por largo que fuese, se hacía en un santiamén.

martes, 12 de abril de 2011

El cuento de La lechera


Entre las propuestas económicas de Mariano Rajoy presentadas ayer a la canciller alemana Ángela Merkel referidas al fomento del espíritu emprendedor, el líder de la Oposición ha dejado claro que “España necesita un millón de empresarios en los próximos cinco años”. Es decir que, a juicio de Rajoy, si de los cuatro millones y medio de parados que existen hoy en España “evaporamos” un millón al convertirlos en empresarios, ya sólo quedarán tres millones y medio de ciudadanos sin empleo.Y, en el supuesto de que cada nuevo empresario contrate a tres desempleados para su nuevo negocio, España asumirá sin ningún tipo de problema un desempleo residual insignificante. Vamos, como en Suiza. Lo que ya no sé es si ese posible millón de nuevos empresarios se dedicará a hacer botijos para vendérselos a los turistas en temporada de verano, si pondrán bares de tapeo a diez metros unos de otros a lo largo de cada calle, si deberán establecerse con mercerías para la venta de cremalleras, hilos de tricotar y botones de bragueta, o habrán de dedicarse en cuerpo y alma a pequeños oficios casi perdidos, verbigracia: molineros, herreros, espigoleros, toneleros, silleros, colchoneros, boteros, fabricantes de abarcas de goma, o de zuecos, etcétera. La idea no es mala aunque ineficaz. Posiblemente, tan peregrina solución se la habrá dado a Rajoy uno de sus primos, José Javier Brey Ábalo, el catedrático de Física Teórica que tanto sabe sobre del cambio climático. El otro primo, Raúl, fue detenido por el presunto secuestro de un empresario gaditano, conque queda descartado automáticamente de dar clarificantes ideas sobre el particular. Con eso de las pymes, que parece simple, hay que tener mucho cuidado. Muchos de esos pequeños empresarios que las componen, que carecen de oficina para poder ir a protestar cuando algo sale mal, que te preguntan si deseas o no factura, que contratan cuadrillas de chapuceros insolventes, y que ponen en las tarjetas que echan en los buzones “Pinte la casa. Arregle su cocina y alicate el cuarto de baño en dos días. Dispongo de todos los gremios”, suelen dar el mismo resultado que el hecho de adquirir un pequeño utilitario que pierde aceite por el tapón del cárter y agua por el radiador, con el que proyectamos recorrer los fiordos noruegos aprovechando unos días de vacaciones. A mi entender, en España faltan empresas de fuste que contraten un importante número de trabajadores y sobran ganapanes. De hecho, un total de 67.303 pequeñas y medianas empresas echaron el cierre en España el pasado año, según los datos de empresas inscritas en la Seguridad Social. En la praxis, y ahí están los datos proporcionados por Cepyme, ejercer en España mando directo sobre tres o cuatro personas solo da juego en los cuarteles. Por eso existe el empleo de cabo.

Convulsión en la caverna


Señala Manuel Martín Ferrand hoy en ABC que “las mociones de censura no son solo para ganarlas; sino, sobre todo, para poner en evidencia la vaciedad y torpeza de un Gobierno y presentar la potencialidad de la alternativa”. Sí, muy bien. Ha quedado claro. Pero en cualquier cabeza pensante cabe que, cuando se presenta una moción de censura al Gobierno de turno, al margen de que pueda ganarse o perderse, es condición necesaria para el grupo político que la presenta la propuesta de una alternativa, de un programa político definido. El Partido Popular, que tanta prisa tiene ahora por un adelanto electoral, nunca se ha atrevido a presentarla. Los motivos fundamentales son dos: uno, la falta de apoyos parlamentarios; y, dos, la absoluta carencia de un programa alternativo coherente. Cada día que transcurre, crecen las prisas en la Oposición. La razón de esa prisa por la convocatoria a las urnas, tanto a las municipales y autonómicas como a las generales es evidente, y así lo traslada Manuel Martín Ferrand en su columna “De mal en peor”: “Hace solo unos meses parecía rotunda la próxima victoria del PP en las elecciones autonómicas y municipales de dentro de cuarenta días e incluso, con mayoría absoluta y todo, en las legislativas del año que viene. El pronóstico sociométrico se completaba entonces con la observación del fracaso, objetivo y mensurable, de las políticas de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero, de repente, desde que el decadente líder socialista anunció su retirada, las cosas ya no están tan claras y el PSOE, responsable único de la catástrofe en la que nos hemos instalado, parece reanimarse”. Ante tal oscuro panorama para la Derecha, la situación en el tablero político de Mariano Rajoy es inquietante para él, para sus compañeros de partido y para Aznar, ese cacique cavernícola que en su día lo eligió a dedo.

domingo, 10 de abril de 2011

Dolores Carrión


España sigue siendo en la praxis, sin pararme a analizar si tal circunstancia es buena o mala, un país mayoritariamente católico. Y eso es un hecho cierto. Y en casi toda España se contemplan las procesiones callejeras como parte consustancial del sentimiento patrio. La Constitución española, por otro lado, recoge la libertad de expresión y la libertad de culto. Todo ciudadano tiene derecho a expresarse libremente. Sin embargo, entre la ciudadanía también debe regir el principio de respeto a los derechos de los demás. Ello viene a cuento con esa astracanada de “procesión bis” que algunos grupúsculos anticlericales piensan llevar a cabo el próximo Jueves Santo por determinadas calles del casco viejo de Madrid. Dolores Carrión, recién nombrada delegada del Gobierno en esa Comunidad, entiende que, al no tratarse de una manifestación con posible alteración del orden público, no encuentra motivos para prohibirla. Para Carrión, es un “acto lúdico” y, a su entender, a su estúpido entender, debe ser controlado por el Ayuntamiento. O sea, se inhibe. Como en el dicho: “entre todos la mataron y ella sola se murió”. Lo que sucede, y eso no debería ignorarlo la delegada del Gobierno, es que tal “acto lúdico” se piensa llevar a cabo en pleno Lavapiés y calles adyacentes, a mayor “gloria” de la multitud de musulmanes residentes en la zona. Y, para añadir más disparatado tremendismo, en coincidencia con el día en el que se conmemora el acto litúrgico del lavatorio de pies por Cristo a los apóstoles después de la última Cena. Pero el “acto lúdico” previsto, que tiene maldita gracia, se producirá casi en paralelo con otro acto, serio y “ad maiorem Dei gloriam”, como reza la famosa divisa de la Compañía de Jesús y que siempre me recuerda al mejor Ramón Pérez de Ayala de hace justo un siglo. En ese sentido, Manuel Martín Ferrand, en su articulo “La procesión”, de hoy en ABC, señala que “la torcida intención de quienes convocan tan estrafalaria procesión se pone de manifiesto en su propio pregón, que encabezan con la imagen de un Nazareno. Eso no es negar la existencia de Dios, sino tratar de ridiculizar al Dios concreto de unos cuantos cientos de millones de personas que, a partir de Cristo y durante los últimos veinte siglos, con diversas formas, confesiones y liturgias, han mantenido la llama de una fe y la inmensa extensión de una cultura que es, precisamente, la nuestra. La de Occidente”. Dolores Carrión, a mi entender, no sabe por dónde le sopla el viento.

sábado, 9 de abril de 2011

La placa tectónica y el trinque


Ayer, terremoto en Zaragoza cuando nos disponíamos a ver “Amar en tiempos revueltos”. Supongo que Luisa Fernanda Rudi, aspirante a la presidencia del Gobierno de Aragón por el Partido Popular se subiría en el ascensor a una de las recientemente abrillantadas torres del Pilar por ver si se producía un tsunami en las aguas del Ebro, o sea, un “riomoto”, y se llevaba las aguas directamente hasta Murcia sin necesidad de proceder al doloroso trasvase que intentó hacer Aznar y que tanto irrita a los de aquí. Pero no hubo ni réplicas ni “riomoto” que valga. Vamos, que yo ni me enteré. Eso de la escala de Richter por estos pagos es de escasa aplicación. Otra cosa es Gran Scala, el proyecto de casinos en el que se implicó el Gobierno de Aragón a finales de 2007 y que a fecha de hoy nada de nada. Según cuenta hoy Heraldo de Aragón, “un juzgado de Zaragoza empieza a buscar fondos en cuentas bancarias de ILD (International Leisure Development) para hacer frente a los primeros gastos judiciales. Los promotores del complejo alegan que la minuta de Garrigues (200.000 euros) es excesiva, lo que se dirimirá en una vista previa en junio”. El otro diario local, El Periódico de Aragón, marcha por otros derroteros. Le parece noticia de primera página algo que a todas luces es obvio: “La crisis dispara la delincuencia entre las capas sociales más desfavorecidas, según revelan las estadísticas del Turno de Oficio que hizo ayer públicas el Colegio de Abogados e Zaragoza”.Yo también añadiría que la crisis dispara la delincuencia de “guante blanco”, (no olvido, por ejemplo, el caso Urbanor, donde Alberto Cortina y Alberto Alcocer intentaron engañar al Tribunal Supremo con el tema de las estafas en los terrenos donde se construyeron las torres KIO); los abusos hipotecarios por parte de bancos y cajas de ahorro con el asunto de los “suelos”; y la delincuencia política derivada del “trinque” puro y duro. ¿Acaso no se ha disparado la delincuencia política en Andalucía con el tema del fraude de las ayudas europeas gestionadas por la Junta? Pues es nada menos que del 51%. ¿Y que me dicen de los consejeros que “inflaron” el ERE? Pues son nada menos que ocho. ¿Y la prejubilación de los intrusos en la Compañía Minera del Marquesado? La Consejería de Empleo ha contabilizado 72; de los cuales, a 2 de ellos los prejubiló la Junta. ¿Y qué me dicen de Valencia con el caso Gürtel, esa trama corrupta de empresas y contratos irregulares relacionada con el PP? Pero lo peor, si cabe, es que Rajoy acepta candidaturas marcadas por los casos 'Gürtel' y 'Brugal', donde hay 4 imputados y 6 implicados en la lista valenciana, y uno más en Alicante. En total, 11. Así podríamos continuar hasta el infinito. Lo que sucede es que ya cansa escribir siempre sobre lo mismo.

jueves, 7 de abril de 2011

Eurosinvergüenzas


Portugal pide el rescate de la UE y el Gobierno empeora los datos de paro hasta 2013. Ante este oscuro panorama, con una previsión de desempleo del 19’8% para 2011, España está a las puertas de la debacle. Pero, mientras estas cosas suceden, los parlamentarios españoles en la Eurocámara rechazan por mayoría volar en clase turista. En este sentido, el diario ABC señala que “tres eurodiputados catalanes -Ramón Tremosa (CiU), Oriol Junqueras (ERC) y Raúl Romeva (ICV)- y la del Partido Popular Rosa Estarás, han sido los únicos españoles que han votado a favor de ahorrar viajando en clase turista en vez de en primera. El resto de parlamentarios españoles rechazaron la medida, a pesar de que la obligación se hubiese implantado sólo para vuelos inferiores a cuatro horas y con excepciones previstas por motivos de edad o salud”. También se niegan a congelarse el sueldo. ¿Y estos individuos van a defender los intereses de los españoles? Lo dudo.

martes, 5 de abril de 2011

La olla exprés de la caverna


Luis María Anson, en El Imparcial, acusa a Rodríguez Zapatero de ser el “culpable” del cierre de 500.000 pymes en España, con una media de siete trabajadores por empresa, desde que comenzó la crisis. Y abundando en esa “culpabilidad”, Anson señala que “el presidente dadivoso piensa continuar en su poltrona monclovita hasta abril de 2012, en lugar de convocar elecciones anticipadas, que es lo que exige el recto entendimiento democrático”. ¿Sabrá Anson cuál es el recto entendimiento democrático? Este periodista de la caverna, que hizo lo imposible desde Prensa Española para desgastar como una piedra abrasiva el último mandato de Felipe González y que, tiempo después, dejó escrito que había sido el mejor presidente de Gobierno que había tenido España desde la Transición, pretende ahora marcar los tiempos al inquilino de La Moncloa como si fuera su casero. Su osadía es manifiesta y su entendimiento democrático es obsceno. “Si se hubiera ayudado desde el principio a esas empresas en lugar de arbitrar demenciales planes E para regar dinero sobre los ayuntamientos, que no han hecho otra cosa que despilfarrarlo, la situación económica sería distinta. (…) Sólo ahora, cuando Ángela Merkel le obligó a postrarse de rodillas -sigue diciendo Anson-, se han empezado a adoptar medidas razonables para que la economía española pueda superar la crisis”.A mi entender, cuando alguien monta un pequeño negocio, sabe de entrada a lo que se arriesga. Unas veces los pequeños negocios son viables y otras veces no lo son. Los planes E sirvieron para que muchos trabajadores, que habían agotado todo tipo de prestaciones sociales, pudieran trasladar a sus casas algo que poder llevarse a la boca. Anson no puede entender ese proceder de un gobierno socialista porque tales situaciones personales, en muchos casos desesperadas, sólo se entienden desde posiciones de izquierdas. El burgués Luis María Anson debería tomar todas las mañanas al levantarse de la cama varias tazas de tila. El recto entendimiento democrático consiste en ser consciente de que las “generales” serán dentro de un año, que para entonces pueden pasar muchas cosas; y, también, que el PP, que hoy no pasa de ser una alternativa de gobierno sin un definido programa político, tendrá su oportunidad de cambio cuando llegue el momento de las urnas. También tendrá su oportunidad por tercera vez Mariano Rajoy, como en su día la tuvo el torero Platanito. Ni en política ni en democracia sirven el uso de la olla exprés para cocer un rancho al gusto cuartelero de la caverna.

lunes, 4 de abril de 2011

La prudencia como virtud


El secreto para medir la inteligencia de las personas consiste, entre otras cosas, en la actitud que éstas adoptan a la hora de manejar la prudencia, una de las cuatro virtudes cardinales según el Ripalda, que se conserva intacta desde los lejanos tiempos de Aristóteles. La prudencia es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo. Y una de las reglas de la prudencia exige poder opinar, llegado el caso, sobre los temas que se conocen y guardar un respetuoso silencio sobre todo aquello que se desconoce. No es mi deseo poner en duda las virtudes que asisten a la princesa de Asturias. Letizia Ortiz Rocasolano, esposa del Heredero de la Corona, está destinada a ser consorte del Rey de España. Tampoco quiero poner en duda la habilidad que tuvo en su época de periodista en ejercicio para, desde la pequeña pantalla, contar a los ciudadanos en qué consistía el euro, a fin de que todos pudiésemos el cambio de moneda que se avecinaba. Sin embargo, leo en El País que “en el acto de inauguración de las olimpiadas de FP Sapinskills 2011, que reúne en Madrid a los mejores estudiantes de todas las comunidades autónomas, doña Letizia ha animado a los 266 concursantes y les ha dicho que esta competición es una buena oportunidad para demostrar sus capacidades y para difundir que la FP es la alternativa atractiva y moderna que completa el desarrollo personal y laboral de la juventud". Posiblemente sea así. No lo sé. Y, a mi entender, afirmar, como ha afirmado la princesa consorte en ese acto, que “la FP es el instrumento educativo imprescindible para reorientar el modelo económico de España”, me parece excesivo por lo que tiene de contundente. Reorientar el actual modelo económico de España supongo que pasa por otros factores mucho más complejos. Hoy nos hemos enterado de que el consumo español sigue cayendo; que desde el comienzo de la crisis se ha producido una destrucción neta de empresas, que cotizaban a la Seguridad Social, de 200.000 centros de cotización; que en 2010, la economía española necesitó financiación del exterior por valor de 41.045 millones de euros (3,9% del PIB); etcétera. No sé quién le escribe los discursos a la princesa consorte. Pero nuestra crisis no ha tocado fondo y la “reorientación” en el modelo económico de España es harto complicada. Ahora bien, si Letizia Ortiz conoce la fórmula milagrosa para “reorientar el modelo económico de España” debería dársela de inmediato al presidente del Gobierno, que es la persona encargada de llevar a cabo las reformas necesarias para intentar sacarnos a todos de la crisis. No dudo que la formación profesional puede ayudar a nuestros jóvenes a encontrar trabajo. Tener formación equivale a tenerlo algo más fácil. Lo que ocurre es que no hay trabajo ni se espera que lo haya en mucho tiempo. Las estadísticas de paro son tozudas. Lo que ocurre es que nuestros jóvenes, ciertamente preparados, que lo están, carecen de esperanza de encontrarlo. Lo que acontece es que estamos arruinando un pueblo a costa de un Estado. Lo que mantengo, es que una cosa es predicar y otra dar trigo. Lo que me canso de decir, es que pretende desde los enmoquetados despachos, donde se confunde el oro con el oropel, que las águilas cacen moscas. Y no es posible. Ni las águilas están preparadas para cazar moscas ni se debe opinar sobre lo que se desconoce. Necesitamos sosiego, sabiduría y, sobre todo, prudencia. Uno de los problemas a los que se enfrenta la economía española es el elevado endeudamiento fruto de la última expansión, donde hay bancos vencedores y ciudadanos vencidos. No es que lo diga yo, que ni soy economista ni llevo camino de serlo. Los datos están ahí y cualquier ciudadano con estudios básicos puede leer los informes demoledores del Banco de España. Entiendo, como ciudadano, que la princesa está en su papel cuando inaugura algo, como en este caso, Sapinskills 2011. Pero la princesa de Asturias, con todos los respetos que debe merecernos lo que representa su persona, dudo mucho que conozca cuál es el “instrumento educativo imprescindible” y cómo se debe “reorientar el modelo económico de España”.

domingo, 3 de abril de 2011

Hipocresía


Cuenta la prensa local que en Zaragoza “la prostitución se intensifica en los polígonos por la crisis económica”. La culpa de lo que está sucediendo por estos pagos con respecto al meretricio callejero no es distinto a lo que acontece en otras capitales de provincia. Personalmente siento tristeza por la degradación a que las circunstancias "obligan" a determinadas señoritas a tener que ganarse la vida, en unos casos, y a tener que mantener a unos sinvergüenzas, en otros. Pero no cabe duda de que, si existen prostitutas, es porque hay hombres que demandan sus auxilios. La prostitución siempre ha existido. No la critico. Menos aún cuando se realiza como opción personal de subsistencia. Lo malo es la degradación del ser humano, en su mayoría mujeres extranjeras llegadas a España mediante engaños de indeseables proxenetas hasta límites infinitos, para ser obligadas a ejercer su trabajo sin la menor protección. Es decir, lo maléfico no es que exista. Lo execrable es que coexistan chulos que vivan a cuerpo de rey a costa de la esclavitud de personas engañadas con promesas de trabajo en su lugar de origen y tiranizadas en su destino final. En esos casos, que por desgracia van en aumento en España, es cuando debería actuar la Fiscalía de oficio. A mi entender, una cosa es que acudan inmigrantes huyendo de una pésima calidad de vida a un país de la Unión Europea donde se garantiza por ley el amparo de un Estado de derecho; y, otra, observar en los polígonos industriales a plena luz del día cómo la necesidad acuciante de dinero obliga a determinadas mujeres a envilecerse a precio de “saldo”. Un Estado no es, como algunos suponen, un territorio con unas fronteras marcadas, sino los ciudadanos que lo conforman. Por otro lado, resulta patético comprobar cómo cierta prensa de ideología conservadora, que por un lado ensalza el respeto necesario a la moral y a las buenas costumbres, y que dedica páginas enteras en el interior de sus diarios al ensalzamiento de los rancios pronunciamientos de voceros de la Conferencia Episcopal Española, admiten, también, páginas con contenidos abochornantes en sus anuncios de propuestas de contactos sexuales. Una vela a Dios y otra al diablo. Todo vale de cara al lector de periódicos con tal de incrementar la cuenta de resultados.

sábado, 2 de abril de 2011

No confundir paro con picaresca


No pasa un día sin que los lectores habituales de prensa no nos llevemos un soponcio. Ahora resulta que “empresarios y sindicatos aplauden el plan para aflorar el empleo irregular”. Eso es nuevo y habría que aclararlo. Tanto los empresarios que contratan en negro como los parados que, cobrando prestación, trabajan en la economía sumergida están encantados de haberse conocido. Y los sindicatos, ¿de qué van? Si tuvieran que devolver a la Unión Europea los miles de euros que han trincado del Fondo Europeo de Desarrollo Regional por cursos programados que no han realizado, o por los que han realizado sólo en apariencia, concediendo vistosos diplomas sin apenas asistencia de los trabajadores a los cursos programados, tendrían más problemas que Rumasa y la Nueva Rumasa juntas. Ya me contarán ustedes qué hubiera sido de este país si los parados que trabajan en la economía sumergida, que son legión, no hubiesen tenido nada que llevarse a la boca ni ayer ni hoy ni mañana. Ya me dirán ustedes de dónde hubiesen sacado el dinero para el “bemeuve”, el chalé en la playa, la pijaitería de sus cónyuges, los colegios de élite de sus hijos y esas cenas en restoranes de postín cada fin de semana muchos de esos pequeños empresarios, con escasa formación, que pagan las horas extras de sus trabajadores a precio de risa y sin figurar en nómina; y que, tocados de un masoquismo perverso, siempre están suplicando ayudas gubernamentales para salir del “bache”, ¿de qué bache?, rebajas en las cotizaciones sociales para las pymes y medidas estatales que abaraten el coste de los despidos. Muchos de esos pequeños empresarios, cuando han tenido importantes beneficios, se han guardado el dinero debajo de la baldosa de su casa; han seguido pagando sueldos de miseria, o en función de unos convenios mezquinos firmados por unos sindicatos que casi nunca representan a los trabajadores, que viene a ser lo mismo; han tenido la habilidad necesaria para hacer sociedades limitadas y, de ese modo, sólo poder responder por el capital aportado en caso de dificultades económicas; no han considerado necesario invertir en bienes de equipo ni en seguridad ni han modernizado la maquinaria; reponen combustible a sus coches particulares con cargo a los vehículos del negocio, que deduce como gastos; conciertan transacciones comerciales inexistentes con amiguetes para justificar facturas; etcétera. Otros empresarios, muchos de ellos, van de legales por la vida y lo celebro. Pero, tanto las amnistías fiscales como ese anunciado plan para incentivar el afloramiento del empleo sumergido, me temo que son cantos de sirena después de conocer el reciente estudio de Funcas, elaborado por profesores de la Universidad Rey Juan Carlos, donde se estima que la economía sumergida representa en torno al 17% del PIB en España y que, para nuestro asombro, hay más de 4 millones de empleos ocultos. Con estos datos, se demuestra que en España no existe el doble en cifras de paro que en el resto de la Unión Europea, sino picaresca de contratadores que la ejercen y de los contratados que la sufren, con un Gobierno socialista que lo consiente por su pusilanimidad y de unos sindicatos que dicen ser “horizontales” de la misma manera que Franco mantuvo durante cuarenta años que España era un Reino. Pero los hechos son tozudos y señalan que los sindicatos mayoritarios están astutamente inmersos en el ejercicio de un vergonzoso papel social. Que cada palo aguante su vela.