martes, 31 de julio de 2012

Seguir buscando


Miguel Ángel Aguilar en “El País” y Marcello, el perrillo de Aurora Pavón, en “República.com”, ya buscan en sus  respectivos catálogos custodiados con siete llaves en el interior del hipotálamo al Mario Monti español, o sea, al nuevo “Leopoldo” con cara de palo y hechuras de juez de la horca; a ese “Mesías” de la cosa pública que levante alfombras y abra ventanas; al adalid que nos sirva de guía y nos dé promesa de un cielo que nos tiene preparados… La esperanza es lo último que se pierde. A Marcello  le vienen a la cabeza tres nombres: Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola; Pablo Isla, de Inditex; y Manuel Pizarro, de Teruel. Y a Aguilar,  Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo, sobrino del “protomártir” y marqués de la Ría de Ribadeo, que está por encima de conde de Ribadeo, título nobiliario que ostenta la duquesa de Alba. Leopoldo, autor de “Pláticas de familia”, “Papeles de un cesante” y “Memoria viva de la Transición”, iba de segundo junto a Landelino Lavilla cuando se produjo el desastre de UCD, la mayor calamidad histórica desde la batalla de Cavite. Pero Miguel Ángel Aguilar es consciente de que Leopoldo fue un político que tocaba muy bien el piano, pero el piano de 88 teclas, no el otro. A mi entender, ni Ignacio Sánchez  ni Pablo Isla estarían por la labor de meterse en ese jardín. Son inteligentes, conocen la “Ley de Murphy” y son conscientes de que si algo puede salir mal, saldrá mal. El caso de Pizarro es distinto. Fue presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro entre 1998 y 2002. Lagarto, lagarto. Nada. No sirven. Hay que seguir buscando.

lunes, 30 de julio de 2012

La foto




La foto ofrecida por Efe a los medios sobre la reunión de los barones del PP junto al “padrino” es lo más parecido a la foto de una boda de provincias, pero sin los novios. Todos están de acuerdo con las reformas de Rajoy y están muy contentos de haberse conocido.  La mayoría van de traje oscuro. Otros, como Arenas, de traje claro y sin corbata. Parece el pariente indiano que se hará cargo del coste del banquete; y Alberto Núñez Feijóo lleva unos pantalones aptos para rodar películas del Far West en los decorados almerienses. Tres de las mujeres, las de la primera fila, están intercaladas entre los hombres como los espárragos que se añaden a la ensalada ilustrada. A las otras dos mujeres sólo se las intuye en la parte trasera. González Pons, con unos papeles en la mano, se aproxima a un funcionario puesto por el ayuntamiento y Pedro Sanz semeja a un representante de zapatos “El Gorila” que pasaba por allí. Al fondo, a la izquierda aparece Mayor Oreja, que podría confundirse con el busto en bronce de don Paco Gutiérrez que hay en el rincón de una plazoleta de Lanestosa. En realidad, barones, lo que se dice barones, hay cinco o seis. El resto más bien son figurantes. Todo muy bueno y muy abundante, pero “en  círculos próximos a la cúpula ‘popular’ -según comenta Pablo Sebastián- ya empieza a sonar con insistencia el nombre de José María Aznar, (…) de manera que, mientras todo va a peor, Rajoy busca el calor de los suyos a la espera de lo que le venga de Europa (del BCE, UE y Berlín), donde España ha perdido la iniciativa”. Ya veremos en qué álbum se coloca esta foto dentro de medio año. Tiempo le pido al tiempo…

domingo, 29 de julio de 2012

Respirar de caridad



Que se hayan detectado por parte del Estado 14.376 contratos de trabajo falsos y 4.379 trabajadores que cobraban prestaciones indebidas en el primer semestre del año es la mejor medalla que podemos conseguir en esta olimpiada del fraude, que no cesa. La picaresca española agudiza el ingenio en época de vacas flacas hasta límites insospechados. Los timadores más ingeniosos y el gorroneo más acendrado afloran a la superficie carpetovetónica como las algas en el Ebro a su paso por Zaragoza. El Plan de Lucha contra el Empleo Irregular y el Fraude a la Seguridad Social impulsado desde el Gobierno y aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros va a poner a prueba la capacidad de acción, hasta ahora durmiente, de los inspectores de Trabajo. Este es un país donde los planes de lucha contra algo sólo han funcionado cuando se trataba de la Fiesta de la Banderita, con señoras fondonas y enjoyadas presidiendo mesas petitorias de campanillas a la puerta de centros  oficiales (Capitanía General, Banco de España, Catedral, etcétera), con el adorno de ramos de flores, fotógrafos de las revistas de la bragueta y los acordes serenos de una banda de música, civil o militar, interpretando “Suspiros de España”, “Amparito Roca”, “Soldadito español” o “Churumbelerías”. Unas mesas petitorias, digo, comprometidas en la lucha contra la tuberculosis o el hambre de los niños del Congo. A mi me da la sensación de que ese Plan de lucha contra el Empleo Irregular auspiciado por la ministra Báñez tiene los días contados. En cualquier cabeza cabe que el empleo sumergido forma parte consustancial de nuestra forma de vida. Se ejerce con devoción en todos los estratos sociales, desde ese magistrado que,  aprovechando sus horas libres, adiestra a opositores a la judicatura, hasta el tipo que arregla persianas a domicilio a precios muy competitivos. De no existir, como existe, la economía sumergida, ya me contarán ustedes cómo se explica que más de millón y medio de familias consigan vivir sin tener ningún ingreso. Báñez, esa ministra de prontos peligrosos y a la que le hierve el cerebro con el sol de verano, debería saber que el ciudadano corriente, que ya respira de caridad, debe esforzarse en comer al menos una vez al día aunque sea carne de perro, dicho sea sin mala intención.

sábado, 28 de julio de 2012

La sangre, la canilla y el factor Draghi



Ya estoy mucho más tranquilo, después de haber leído a Rufo Gamazo en  “La opinión de Zamora”. Cuenta Gamazo que ayer, como todos los días 27 de julio desde el siglo XVII, se volvió a licuar la sangre de san Pantaleón contenida en una ampolla y que se conserva, junto a una de sus canillas, en madrileño Monasterio de la Encarnación. Y digo que estoy mucho más tranquilo porque dicha sangre no se licuó mientras duraron las dos guerras mundiales ni durante la guerra civil española. A san Pantaleón le martirizaron, como ahora hace Merkel con Rajoy en ese juego “sado-maso” (según Millás) y, también, como hace Rajoy con los españoles cada viernes desde que llegó a La Moncloa. Según la Iglesia Católica, los viernes son días de abstinencia. En tiempos de Franco y hasta bien entrados los años 60 esa abstinencia obligatoria se indultaba, a  excepción del miércoles de Ceniza y del Viernes Santo, mediante el pago de unos derechos parroquiales y la entrega del correspondiente papel timbrado que libraba a los poseedores de tal documento apostólico del terrible pecado mortal.  Había, que yo recuerde, varias bulas: las “consistoriales”, subscritas por el Papa; las “intermedias”, expedidas por el Pontífice electo y no consagrado aún; y las “no consistoriales” (las bulas de Carne), que podían ir firmadas por el párroco de la localidad, con autorización tácita del obispo de cada diócesis. Curiosamente, pese a disponer de bula, los viernes era costumbre entre las clases populares comer las tradicionales patatas con bacalao. La gente mas pudiente comía marisco, nunca prohibido por la Iglesia Católica,  posiblemente por marcar las debidas distancias con  los preceptos bíblicos del Levítico y la Torá, que permiten el consumo de animales que tienen pezuñas hendidas y rumian y animales acuáticos con escamas y aletas. El cerdo no cumple esa regla. Los mariscos, tampoco. ¿Debemos este año los españoles el milagro de la licuación de san Pantaleón al beato Mario Draghi? Seguro que sí.

viernes, 27 de julio de 2012

El beato Mario Draghi



Nada, aquí lo que hay que hacer es proponer a Rouco Varela la canonización inmediata de Mario Draghi y dejarnos de pamplinas con el apóstol Santiago, que tiene fama de matamoros y que tantos problemas nos ha traido con los vecinos del sur durante siglos; más ahora, cuando se han cumplido 800 años de la batalla de Las Navas de Tolosa y el ABC ya haya dado buena cuenta de ello en el interior de sus páginas. Aquí de lo que se trata es que la prima esté cómoda. Mario Draghi ha conseguido disminuir la presión sobre la deuda española con una especie de laxante eficaz al estilo de la purga de Benito, al decir que el Banco Central Europeo “podría tener un argumento para volver a actuar en el mercado de la deuda”. Ya respira Rajoy. Ya puede marcharse tranquilo a las Rías Gallegas a sentarse sobre un cantil, mirar las nubes que pasan y canturrear  pensando en la Merkel, en el Dax y en el Bundesbank, que son tres personas distintas y un solo dios verdadero,  aquello tan bello de “non che vayas rianxeira / que che vas a marear”. Lo de Miramamolín, las cadenas sarracenas incrustadas en el escudo de Navarra y el pendón de Castilla que se conserva en  el Monasterio de las Huelgas mejor no airearlo. Fue un desquite de la batalla de Alarcos y salió bien. Menos mal. De ahora en adelante, el que tenga alguna queja, que escriba a Soledad Becerril, marquesa de Salvatierra y  nueva Defensora del Pueblo. Siendo ministra de Cultura con el Gobierno de Calvo Sotelo, Alfonso Guerra la comparó con Carlos II El Hechizado por su barbilla zoqueta. De momento ya ha señalado Becerril que la institución se va a desprender de tres coches oficiales, de los seis de que dispone. “Aquí tenemos que venir todos ya viajados”, ha dicho. Pero insisto en que Rouco debe proponer a Benedicto XVI la canonización de Draghi, que además es romano de nación. Lo malo es que fue vicepresidente de Goldman Sachs international, es decir, la compañía  que asesoró a Kostas Karamanlis sobre cómo ocultar la verdadera magnitud del déficit griego. ¡Lástima que no fuese amigo íntimo de Rodrigo Rato! Otro Bankia nos cantaría.

jueves, 26 de julio de 2012

"Rigoletto"



El verano es tiempo de descanso, aunque este año un hartazgo político y económico encharca toda la prensa y produce un aburrimiento espantoso al sufrido lector. No se puede estar sentado en el sillón de mimbre de un balneario leyendo lo que Rato cuenta en el Congreso sobre su gestión en Bankia, o si se desploman las acciones de Telefónica por no pagar dividendos. Ya se sabe que España está laminada. En verano lo que pide el cuerpo es leer novelillas, tomar un fresco blanco “verdejo” de Rueda y charlar con alguien que tenga conversación, cosa difícil de encontrar en estos tiempos. Hoy, miren ustedes por dónde, haré referencia al librito “Santander fin de siglo” que J.M. Gutiérrez-Calderón publicó en 1935. Dentro de ese librito, de poco más de doscientas páginas, se hace referencia a un personaje muy popular en Santander durante el último tercio del siglo XIX. Me refiero a Clemente Luis García Mazariegos, más conocido como “Rigoletto”, nacido en octubre de 1878 en la calle Cervantes. Era hijo de un ordenanza de Telégrafos. Cuando tenía sobre 13 ó 14 años, aprovechado unas vacaciones escolares solía colarse en el Circo Ferroni, que durante las fiestas de Santiago estaba asentado en la Segunda Alameda. Hizo simpatías con los empleados del circo y le encargaron que cuidase de un burrito llamado “Rigoletto”. Aquel burrito salía todas las tardes a la pista para lucir ciertas habilidades. Es caso es que a Luis terminaron los santanderinos por apodarle con el nombre del animal. Terminadas las fiestas patronales se levantó el circo y Luis decidió marcharse con domadores, payasos y trapecistas. Pero su padre lo reclamó y, a los pocos días, Luis era detenido y devuelto a la casa paterna. Trabajó como aprendiz  en la hojalatería de Wünchs, situada en la Primera Alameda. En cierta ocasión, él  y otros muchachos levantaron en un solar de la calle Burgos una especie de cobertizo, donde construyeron un globo con trozos de sábanas que no consiguieron hacerle volar. Su padre, harto de su haraganería, lo embarcó como mozo en el trasatlántico “María Cristina”, llegando a La Habana recién declarada la guerra de Cuba. Allí quedaría el barco anclado durante siete meses. Finalmente pudo embarcar en el “Montserrat”, que había burlado el bloqueo y pudo llegar a Santander con la  fiel compañía de “Rigoletto”. Con posterioridad trabajó de camarero en la compañía Transatlántica y se casó por segunda vez. Puesto de acuerdo con otro aficionado a la aerostática, Agustín Echevarría, ambos decidieron trabajar en México. Embarcaron en La Coruña en el vapor alemán “Ipiranga”, con “Rigoletto”  escondido de polizón en la caja del globo que llevaba Echevarría. Trabajaron de “clowns” en Veracruz, en el teatro Olimpia. Además de ello, hicieron ascensiones en globo. En una de aquellas ascensiones quedó Luis malherido. Lo pasó mal, hasta que José de Oyalbide se apiadó de él y le permitió regresar a España a bordo del “María Cristina”, barco que él gobernaba. Hizo la travesía de camarero. Ya en Santander, ejerció de puntillero en novilladas, pintaba platos que luego vendía, volvió a navegar de camarero, etcétera, hasta que embarcó en el vapor alemán “Hammonia”, que naufragó a la salida de Vigo, siendo recogido como náufrago por un vapor inglés que le llevó a Reino Unido. Años más tarde decidió regresar a Santander. Y ahí aprovechaba las fiestas de los pueblos para hacer ascensiones en globo. Hasta fue contratado por el Ayuntamiento para las fiestas de Santander con suerte desigual. Como cuenta Gutiérrez-Calderón en su libro, “No volví a verle. El 16 de agosto de 1932 -pronto hará ochenta años- moría inesperadamente, efecto de una embolia, a los cincuenta y cuatro años de edad”. Lo que nunca llegué a saber, porque no se cuenta en el libro, es cómo terminó sus días el burrito “Rigoletto”.

miércoles, 25 de julio de 2012

Centinela, alerta



La situación actual en la que se encuentra el Partido Popular es esperpéntica. De Guindos vuela por ahí, ora a Alemania, ora a Francia, con la cartera negra de piel de Ubrique llena de aire. Ahora resulta que lo de Bankia es cosa menor si se compara con los 42.000 millones que debe Cataluña, de los que necesita 5.000 millones ya para hacer frente a los más diversos pagos. ¿Se acuerdan del pobre Ullastres, aquel ministro de Comercio llamando a las puertas de Europa con la peregrina pretensión de que Europa entrara en España? Pues bien, ahora  Alfonso Alonso, portavoz del grupo popular en el Congreso ha pedido a todos los diputados de su partido que “no se marchen muy lejos” estas vacaciones. Lagarto, lagarto. La actual situación, rayana en la astracanada, me recuerda un incidente entre el alcalde de El Ronquillo y el concejal Javier Gordo Vázquez, en el Pleno Extraordinario del 11 de agosto de 1975. Resulta que el concejal Javier Gordo Vázquez se opuso a la aprobación del acta por parecerle excesivos los gastos de representación y la declaración de urgencia de determinadas obras que estaban terminadas desde hacía dos años, presentados por Francisco Senín Fal, el alcalde. Consistían tales “bufandas” en diversas y muy copiosas comidas celebradas en el Restaurante Curro, propiedad de Senín. El concejal pidió al secretario que hiciera constar en acta lo que él exponía. Entonces Senín, de muy malos modos contestó: “En el acta figura lo que a mí me dé la gana, que para eso soy el alcalde”. Al insistir  Gordo sobre ésta y otras irregularidades económicas, Senín, sin poder contener la ira, añadió: “Tú eres un comunista y ahora mismo te voy a meter en la cárcel”, sin que Gordo pudiese intervenir de nuevo. Dicho eso, suspendió la sesión para avisar al sargento de la Guardia Civil, que se presentó de inmediato en el Ayuntamiento. Senín, entonces, le invitó a sentarse con estas palabras: “Siéntese usted aquí, por si tengo que meter a alguien entre rejas”. Alfonso Alonso, que es lo más parecido al superior de un convento, intenta mantener compacta dentro del redil la “mayoría absoluta”, esa “disciplina de partido” hecha carne que habita entre nosotros y que actúa al servicio de un ente volátil con pusilánime cabeza pensante sobre los hombros y los pies sobre una nube. “No se marchen muy lejos -ha sugerido Alfonso Alonso a sus señorías-, por si tengo que llamar al sargento de la Guardia Civil”, como hizo en su día el alcalde de El Ronquillo.

martes, 24 de julio de 2012

Llenar el hueco


Curioso. Cuenta hoy “Heraldo de Aragón” en portada que “Aragón reduce un 8% su población reclusa por la expulsión de extranjeros”, y un poco más abajo el mismo diario señala en otro titular que “los funcionarios de prisiones temen el cierre de las cárceles”. Eso es lo que se llama acción-reacción. Si hay menos presos, serán necesarias menos cárceles y, por tanto, se necesitarán menos servidores públicos. De momento ya existen 6.120 internos menos en España desde que se modificó el artículo 368 del Código Penal,  donde se reducían las penas por trapicheo de estupefacientes a pequeña escala. En efecto, el 22 de Junio de 2010 fue publicada en el BOE la Ley Orgánica 5/2010 por la que se reformaban más de 200 artículos del Código Penal para adaptar nuestra legislación penal al marco europeo y para continuar adaptando ese Código a la nueva realidad delictiva. Pero lo que no se especifica en esa reforma es cuál es la nueva realidad delictiva. Porque, si lo que se practica en las cárceles con  la expulsión de extranjeros es dejar hueco para meter entre rejas a todos los chorizos culpables de nuestro desastre financiero, valga. Pero si sólo se persigue con esta “rara” medida eliminar desde el Estado algo de “lastre” en el funcionariado, es como para echarse a temblar. Si les digo la verdad, yo de estos neoliberales que nos gobiernan con mayoría absoluta en las Cámaras y a golpe de decretos-leyes me creo todo y nada bueno. Soy consciente de que la L.O. 5/2010 pertenece a la  Legislatura anterior y a un Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero; pero, como digo, no me extrañaría nada que se privatizase el control de las cárceles, como ahora se pretende hacer con Renfe, la red hospitalaria, la enseñanza pública, o las Loterías del Estado. Hoy se reúne De Guindos con Schäuble para informarle que se han prohibido por tres meses las apuestas bajistas en Bolsa. De Guindos se ha convertido en el mensajero de Merkel. Pero, como recuerda Miguel Jiménez hoy “El País”, “El miedo a una ruptura del euro o a una quita de la deuda de los países periféricos es lo que ha alimentado en España (y también en Italia) la fuga de capitales sin precedentes de los últimos meses. En el caso español, el BCE ha cubierto esa fuga de capitales dando financiación a la banca española por el equivalente a un tercio del producto interior bruto (PIB). Esa fuga de capitales, a su vez, está hundiendo en Bolsa las cotizaciones de las empresas españolas y el precio de sus títulos de deuda, disparando sus intereses. Guindos considera que esos movimientos son ‘irracionales’, pero como decía Keynes, en su frase tantas veces repetida últimamente: “Los mercados pueden mantener su irracionalidad más tiempo del que tú puedes mantener tu solvencia”. Y en esas estamos.

lunes, 23 de julio de 2012

El "Mesías" prometido



 Algunos analistas políticos y determinados prestigiosos periodistas ya están haciendo cábalas sobre la sucesión de Rajoy en el más que probable caso de que España acuda al rescate. En “República.com”, por ejemplo, el perrillo Marcello da por hecho el regreso de Aznar al escenario político. Se cuenta que “tiene clavada la espina de su mala salida del poder, con la guerra de Irak y el atentado islámico del 11-M en Madrid”. Ya hasta se  barajan posibles nombres para ocupar las diversas carteras, como si se tratase de la alineación de La Roja para la final del Mundial de fútbol: Pizarro, Piqué, Arenas, Astarloa, Matutes, Aguirre, González Pons… Marcello, que es sagaz y tiene un cierto duende, ya avisa de que deberemos “tener cuidado con los movimientos en el PSOE y en el PP, porque ambos partidos se juegan mucho en este envite y los ciudadanos están desolados e indignados con la clase política y con los gobernantes del PP y la oposición del PSOE, al tiempo que miran de reojo a IU y a UpyD”. Además, sigue afirmando el perrillo de Aurora Pavón, que “en la situación límite en la que se encuentra este país hay cosas que no se pueden consentir: ni perder tiempo, ni mas errores, ni mantener la nave de España sin rumbo cierto y con proa al iceberg de la intervención del Estado, que ha comenzado por la banca y que se extenderá al resto de las políticas económicas y sociales del país, si queremos seguir en la Europa del euro”. Una auténtica metástasis difícil de controlar. El Gobierno actual no da una en el clavo. Después de sólo siete meses de mandato, sin programa político alguno, dando palos de ciego y produciendo una molesta lluvia ácida en los mercados internacionales por declaraciones inoportunas, el Gobierno que preside Rajoy, como diría Groucho, “partiendo de la nada ha llegado a alcanzar los más altos límites de la miseria”. Claro, no hay que olvidar que la causa de la causa es causa de la causa misma, y que todo comenzó hace 10 años con la liberación del suelo por Aznar, el Mesías prometido. Como hoy recordaba Felipe González en una entrevista en “El País”, Rodríguez Zapatero echó más gasolina al incendio. Lo cierto es que este lunes, la prima ha llegado a los 640 puntos y la rentabilidad de los títulos con vencimiento en 2020 ha rebasado el 7’5 %. Y como aquí pare hasta la abuela, la Comunidad Valenciana también ha solicitado el rescate del Fondo Autonómico de Liquidez y le seguirá por el efecto dominó Murcia y Castilla-La Mancha.



domingo, 22 de julio de 2012

Los "compromisarios", segun Marín Bagüés



Como consecuencia de unas obras en el Congreso de los Diputados ha sufrido un desgarro el cuadro “El compromiso de Caspe”, que cuelga en la primera planta, pintado en 1867 por Dióscoro Puebla. Representa la elección del nuevo rey de Aragón, Fernando I de Trastámara, a la muerte de Martín el Humano sin descendencia. Los pretendientes al trono, además del señalado, eran Jaime II de Urgel, Alfonso de Aragón y Foix, duque de Gandía, Luis de Anjou, duque de Calabria, Federico de Luna, Isabel de Aragón y Fortiá, Juan de Prades, conde de Prades. Fernando de Trastámara descendía de Leonor, hija de Pedro IV y hermana de Martín el Humano. Pero de los 9 compromisarios,  plasmados en un  cuadro de 1912, “Los compromisarios de Caspe”, de Francisco Marín Bagüés (donde éste aparece al final, casi en la sombra), ¿quién es quién? De izquierda a derecha, (1) Pedro Çagarriga, arzobispo de Tarragona. Compromisario por Cataluña. Había sido consejero de Martín el Humano. Votó por el conde de Urgel; (2) Bonifacio Ferrer, compromisario por Valencia. Hermano de Vicente Ferrer. Fue prior general de la Orden de los Cartujos al contar con la ayuda de Benedicto XIII (Papa Luna). Votó por Fernando de Antequera; (3) Berenguer de Bardají, señor de Zaidín, casado con la hermana del obispo de Huesca, Domingo Ram, era letrado de las Cortes de Aragón y compromisario por ese territorio. Votó por Fernando de Antequera; (4) Francisco de Aranda, compromisario por Aragón, había entrado en la corte como paje de Pedro el Ceremonioso y en 1387 fue nombrado consejero del rey Juan I. Ingresó en la Cartuja de Portacoelli a los 50 años de edad; (5) Bernardo de Gualbes, compromisario por Cataluña. Era síndico de Barcelona. Votó por Fernando de Antequera. Más tarde sería nombrado por el rey vicecanciller de Cataluña; (6) Vicente Ferrer, compromisario por Valencia. Pertenecía a la Orden de Predicadores. Será el encargado de leer la decisión tomada por los compromisarios, el 28 de junio de 1412, en las escaleras de la Colegiata de Santa María de Caspe. Votó por Fernando de Antequera; (7) Domingo Ram, obispo de Huesca y cuñado de Berenguer de Bardají. Compromisario por Aragón. Era partidario de Fadrique de Luna pero votó por Fernando de Antequera. Sería nombrado cardenal por Martín V; (8) Pedro Beltrán, compromisario por Valencia, sustituyo como compromisario a Ginés Rabassa, por enloquecer. Se abstuvo en la votación; y (9) Guillerm de Vallseca, compromisario por Cataluña. Votó por el conde de Urgel.

sábado, 21 de julio de 2012

Sin arreglo



Este país no tiene arreglo. Hace tiempo, en Aragón, un cartero tiraba las cartas al río para, de este modo, terminar  antes su reparto de correspondencia. Ayer, un tren de viajeros no continuó su recorrido porque el maquinista abandonó su trabajo en la barcelonesa estación de Sants. Según parece, el maquinista  entró en el primer vagón y le dijo amistosamente a una pasajera: “Nos vemos el domingo”. Este es un país donde el presidente del Ejecutivo, ante las dificultades económicas existentes, achaca el problema a la herencia recibida. Y miren ustedes por dónde, la única Comunidad Autónoma que, al menos de momento, ha solicitado el “rescate” al Fondo Autonómico de Liquidez  es la Comunidad Valenciana por la herencia recibida de  Francisco Camps. Este es un país donde los propios compañeros se ven en la obligación de desprenderse del presidente del CGPJ, Carlos Dívar, como consecuencia de una denuncia del vocal José Manuel Gómez Benítez, por los gastos derivados de una veintena de viajes realizados en fin de semana a Marbella durante los últimos tres años. Este es un país en el que, asombrosamente, ni el juez instructor José Castro ni la Fiscalía Anticorrupción ni la Audiencia de Palma de Mallorca  encuentran indicios  para imputar a la infanta Cristina en la investigación sobre el Instituto Nóos. Este es un país donde el presidente del Gobierno ha utilizado “el método Urdangarín”, haciendo uso de puertas de servicio en el Congreso para evitar tener que hacer declaraciones a la prensa. Este es un país donde el Rey declaró a los periodistas que le acompañaban en su último viaje a Rusia que “otro aún estaría de baja, pero yo tengo que currar”, refiriéndose a la misión de intentar el contrato del trayecto del AVE entre Moscú-San Petersburgo; cuando, en realidad, fue el ministro de Exteriores, García-Margallo, el que organizó aquel viaje “al más alto nivel económico” (se ponían en juego 17.500 millones de euros), aprovechando que el Rey debía desplazarse hasta Moscú para recibir el Premio Estatal de la Federación Rusa de manos de Vladimir Putin, dotado de 5 millones de rublos. Este es un país donde existe un aeropuerto recién construido, el de Castellón, donde no existen aviones ni pasajeros sino una enorme “efigie” de Fabra hecha por Ripollés, de la que sale un avión. ¡Chúpate esa!

viernes, 20 de julio de 2012

Sostenella y no enmendalla



Recordaba Antonio Gala en un artículo, “Welcome to Spain”, que las espadas toledanas solían llevar, grabadas en su hoja, estas palabras: “No la saques sin razón, / pero después de sacalla, / con razón o sin razón, / sostenella y no enmendalla”. Esto viene a cuento con lo que está pasando hoy en España. El Gobierno que preside Mariano Rajoy se está equivocando de medio a medio, culpa de los problemas a  la herencia recibida y da palos de ciego por ver si de chiripa corrige la inercia de los mercados. Pero los mercados son tercos, las leyes se aprueban en la Cámara en solitario y la ayuda que  ofrece Pérez Rubalcaba en momentos de máxima dificultad es escuchada con desdén desde las filas de la Derecha. En algún sitio he leído que Rajoy no desea ayudas sino adhesiones inquebrantables. ¿De qué me suena eso? Caricaturesco panorama se presenta delante de los ojos del sufrido ciudadano. Estos gobernantes pretenden gravar con un 21% de IVA el material escolar, los plumieres infantiles, los cuadernos de tareas y los lapicillos de colores. Y Wert sonriendo por haberse conocido. El escalofrío que produce el níquel (no sé si los euros son de níquel) no es nada comparable con la angustia que supone su ausencia. El Gobierno ha conseguido, eso sí, lo que no pudieron los anteriores por más que lo intentaron, es decir, arruinar al pueblo a costa del Estado. Me produce carcajadas que el Rey, viniéndose arriba como los toreros de postín, se rebaje un 7’1% de su sueldo y el Heredero algo menos. ¡Pero si no se rascan el bolsillo ni con dinero del “monopoly”! Es un gesto, por decir algo. Bueno, puestos a hacer gestos, que no se vaya de veraneo a Mallorca mientras la prima de riesgo supere los 600 puntos y mientras sigan vivas las protestas ciudadanas recorriendo las calles de todas las ciudades. Navegar por las costas mallorquinas a bordo de un yate que pertenece a Patrimonio y que, en consecuencia, es el pueblo el que corre con todos los gastos, no es buena idea en tiempos de recesión, paro creciente y miseria colectiva galopante. Aquí, si no se cambia el rumbo político, pronto no habrá otra barca en el horizonte de la clase media que la de Caronte. Las cosas se saben cómo empiezan. Nunca cómo terminan. De eso supo algo Alfonso de Borbón y Habsburgo-Lorena. Sostenella y no enmendalla, como hace ahora el Gobierno, escudándose tras el decorado de una mayoría absoluta de 180 diputados, suele acabar mal, muy mal, cuando el encargado de la tramoya, en este caso Rajoy, no está preparado para hacer bajar sobre el escenario y con la ayuda de una grúa y unas cuerdas al “deus ex machina” que resuelva su peliagudo nudo gordiano.

jueves, 19 de julio de 2012

Desahuciados



Pablo Sebastián está indignado y recuerda en “República.com” sus dudas de que Rajoy pueda terminar esta legislatura si finalmente España es intervenida a la griega, como acusan sus síntomas de fiebre continuada, o sea, la persistencia en el alza de la prima de riesgo. Dice: “El Gobierno de Rajoy y del PP castiga duramente a los parados, funcionarios y clases medias con ajustes y quitas de sueldo y de toda clase de prestaciones sociales y subiendo todos los impuestos, y al mismo tiempo se dedica a indultar a políticos corruptos y a proteger a banqueros imputados y bajo sospecha de delito de estafa como Rodrigo Rato. Y encima tiene el descaro de decir que todo esto lo hace por España, la herencia recibida y para afrontar los problemas del país”. Y en este callejón sin salida, Rajoy se limita a decir que no existe alternativa y que se tiene que optar “entre un mal y un mal peor”, al tiempo que Montoro asegura que no hay dinero. Pero nadie se atreve a reducir, por ejemplo, el porcentaje señalado para los fines de la Iglesia Católica en  la declaración del IRPF. ¿Se puede estar peor aún? Como decía un amigo ante la prolongada agonía de un pariente, “ni se muere ni cenamos”.

Ya lo dijo Romanones



El Rey, en su viaje a Rusia, ha comentado a los periodistas: “Cualquier otra persona estaría de baja pero yo tengo que currar”. Con los debidos respetos, tal frase está fuera de lugar. Cualquier currante de este país, de aplicársele la actual normativa, estaría ya en la calle por absentismo, es decir, por sus bajas continuadas. Reconozco que pretender vender un AVE que haga el trayecto de Moscú a San Petersburgo con una inversión prevista de 17.400 millones de euros es tarea complicada y que dichas gestiones sólo pueden hacerse al más alto nivel, pero el Rey no es precisamente un señor que se mueve en un utilitario y una maleta vendiendo por los pueblos retales al detall. En cualquier caso, suponiendo que tal venta se llevase a cabo, tal inversión millonaria no es nada si se compara con el calvario que sufre el padre de Letizia Ortiz, su abuela y su tía, que han sido llamados por los tribunales (esta última ha sido imputada) por un presunto delito de insolvencia punible y deudas de 23.000 euros. España no está para bromas y hasta la Carrera de San Jerónimo ha sido protegida con barreras frente al Parlamento.  ¿Acaso temen los diputados a las masas cabreadas del exterior? No lo sé. Por pensar, hasta pienso que es necesario proteger a los ciudadanos de los diputados por ellos elegidos que están en su interior urdiendo desatinos amparándose en la mayoría absoluta. Dice Montoro en la sesión de control al Gobierno que no hay dinero. Esas palabras han sido suficientes como para que la prima de riesgo suba al máximo. Y para colmo de males, la patronal de la CEOE exige más recortes en la función pública. ¿Alguien les ha dado vela en ese entierro? Algo parecido decía un día sí y otro también  el gobernador Fernández Ordóñez con respecto a los trabajadores de la empresa privada, mientras el Banco de España miraba para otro lado en el caso de Bankia. Joder, qué tropa.

martes, 17 de julio de 2012

El IVA del difunto



Juan Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo, escribe en El País a propósito de la subida del IVA en los actos funerarios. Cuenta que “cuando llegue el día de la partida estaremos aportando nuestro último tributo a las arcas públicas contribuyendo así al logro del sagrado equilibrio presupuestario y a la disminución del déficit público. Los mercados y Bruselas se lo agradecerán”. Julio Camba, en su artículo “Sobre el otro mundo”, al hacer referencia a los muertos decía que “hasta ahora todos habíamos creído que la ultratumba era un país maravilloso donde los hombres, liberados de sus preocupaciones terrestres, vivían una vida sobrehumana”. Es, quizás, por esa razón, que el Gobierno que preside Rajoy haya considerado como imprescindible la aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido en su grado máximo de tributación para todo lo relativo a los actos funerarios. Morirse, tanto para Bruselas como para Rajoy, es un valor añadido que hay que tomar en cuenta. Martín Pallín entiende sin embargo, como así lo entendemos el resto de los mortales, que “la muerte es un acontecimiento que, en la inmensa mayoría de los casos, no cuenta con la anuencia del sujeto pasivo tributario”. Desconozco si los economistas y los teólogos se habrán puesto de acuerdo en pagar por adelantado aquí lo que se vaya a disfrutar allí. Por si las moscas, el Estado aplicará el IVA de los entierros al tipo del 21 por ciento y la Iglesia Católica aumentará la tarifa de exequias y  asperges en no sabemos todavía qué proporción. También las floristerías pondrán más caras las coronas y hasta Vocento subirá el precio de las esquelas. Todo muerto que se precie deberá llevar junto al ataúd varias coronas de flores y,  bien sujeto con cinta adhesiva a uno de los lados del féretro los recibos de haber pagado el IVA y la correspondiente esquela en el ABC, que es donde hay que ponerlas. Ya saben que Cela las coleccionaba y hasta puede que ahora continúe con tal aseada práctica la insigne Marina Castaño.

Modesto Lobón




El consejero de Agricultura de la Comunidad de Aragón, Modesto Lobón, ya ha anunciado que se va a destinar una partida de 64 millones de euros en la modernización de regadíos y en la concentración parcelaria. Eso me recuerda aquella primera disposición sobre concentración parcelaria llevada acabo por el entonces ministro de Agricultura Rafael Cavestany de Anduaga, allá por 1952. Modesto Lobón, uno de los artífices del pacto de gobernabilidad de Aragón con la coalición PP – PAR en 2011, que cultiva la faceta de escritor y tiene tres libros publicados, pretende ahora desenterrar viejos planes de la dictadura franquista para la gente del campo. Ya saben cómo  funciona la cosa: se lanzan planes de regadíos, se propone la concentración parcelaria, se construyen nuevos pueblos de colonización con nombres sonoros, al estilo de Bardenas del Caudillo, Valsalada, Pinsoro, Ontinar de Salz, El Bayo, Santa Anastasia, Sodeto, etcétera; se fabrican casas bajitas y una iglesia, se envían a esos lugares nuevos colonos, a ser posible con familias numerosas y afectos a la Derecha, se hacen plantaciones corta-vientos de cuatro filas de chopos plantadas al tresbolillo y se crea de inmediato una Caja Rural para el manejo de sus posibles beneficios. En Aragón, durante el franquismo, se fundaron más de 30 pueblos y se construyeron 4.000 viviendas entre los años 50 y 60. Ese proceso, contemplado en la Doctrina del Movimiento, se produjo en toda España, pero especialmente en Aragón, en Extremadura y en Andalucía. En suma, se pretende ahora retomar las reivindicaciones históricas de la política hidráulica de Joaquín Costa y de Francisco de los Ríos de 1913. Los políticos que gobiernan Aragón, por lo visto, pretenden aumentar el número de pueblos ya existente, cuando lo que interesaría  en esta época de recesión sería agrupar núcleos rurales de pequeña entidad  por ver de reducir costes. Pero nada de eso. Primero, para dar capricho a José Ángel Biel (socio político del PAR coaligado con el PSOE de Marcelino Iglesias)  se troceó Aragón en comarcas, de acuerdo con el decreto legislativo 1/2006, de 27 de diciembre, del Gobierno de Aragón, por el que se aprobaba el texto refundido de la Ley de Comarcalización de Aragón.  Colocar con sueldos considerables a “gente de la cuerda” en las correspondientes oficinas comarcales es hoy a todas luces un gasto difícil de asumir por la Comunidad. Y ahora Lobón, como si el dinero cayese del cielo, pretende destinar nada menos que 64 millones de euros a regadíos no sabemos dónde y a la concentración parcelaria de no sabemos qué comarcas. Le sugiero que, de paso, vuelva a poner en todos los pueblos aragoneses los “teleclubs”, para concentrar a los ciudadanos de las aldeas a la hora del telediario de la Primera Cadena, con el giro sesgado que están tomando las noticias desde los recientes cambios en RTVE, donde vuelven a reponer los programas de Félix Rodríguez de la Fuente y hasta “Curro Jiménez”. Con un poco de suerte volverán “La mansión de los Plaf”, “Verano Azul” y “El alma se serena”. En fín, esperemos que a Lobón le salgan las cosas bien y sus planes de regadíos sean mejores que los de Badajoz y produzcan magníficas cosechas. Pero también habré de recordarle, tanto a Luisa Fernanda Rudi como a este nostálgico consejero, lo que sucedió en el pueblo de colonización de Puilato, en Zaragoza, que vio hundirse su suelo por la aparición de una falla, motivada por la irrigación de las zonas circundantes.

domingo, 15 de julio de 2012

El viacrucis de Cifuentes



Decía Ignacio de Loyola que en tiempos de tribulación es mejor no hacer mudanza. Resulta que el tiempo actual es de tribulación, desabrimiento y escozor en el bolsillo del ciudadano y, por consiguiente, no conviene salir a la calle para hacer la compra en el lugar donde existe tumulto callejero, en este caso por el barrio de Malasaña. Lo sucedido a Cristina Cifuentes de ninguna de las maneras es aceptable. No es de recibo salir de compras por las calles de Madrid y toparte con violentos manifestantes que te reconocen, te abuchean, te escupen a la cara y te obligan a refugiarte en un restaurante etíope. Eso le sucedió a la delegada del Gobierno en Madrid el pasado viernes. Comprendo que la gente esté harta de la tijera de Rajoy, del uso desproporcionado de la fuerza pública durante las manifestaciones callejeras y de los evidentes excesos sin castigo de ciertos sinvergüenzas redomados. Cristina Cifuentes, a mi entender, cometió una imprudencia saliendo de compras. Ya sé que en un Estado de Derecho cualquier ciudadano, también la ciudadana Cifuentes, debería poder moverse en libertad, pero con la que está cayendo estos días en Madrid lo más prudente es intentar pasar desapercibido. Según comenta El País, “los empleados que estaban en el restaurante le dijeron que se podía quedar todo el tiempo que quisiera e incluso cerraron el establecimiento para que no pudiera entrar nadie. Allí estuvo hasta que los trabajadores le indicaron que tenía una salida a través del hotel contiguo. Cuando llegó a la recepción del establecimiento, la telefonista le preguntó con malos modos qué hacía allí y que no podía quedarse si no era clienta. Cifuentes le explicó que, si salía de nuevo a la calle, la acorralarían”. Personalmente, tal situación, además de incómoda se me antoja patética. No entiendo cómo una delegada del Gobierno no sale por la calle con una discreta escolta. Tampoco comprendo los malos modos de aquella telefonista. Seguramente estaría puesta por Bruselas.

sábado, 14 de julio de 2012

Mantenidos



Señala J.A.Gundín en La Razón, a propósito del funcionariado existente en este país, que “lo que procede, es que los gobiernos autonómicos redecoren con menos escaños sus relamidos parlamentos, que son la versión pop del viejo casino provincial, cierren al menos un tercio de las empresas que montaron en plena burbuja y licencien a sus amiguetes con un beso por mejilla” ¡Ay, si Larra levantase la cabeza! Él se suicidó por Dolores Armijo y, ahora, los españoles nos suicidamos colectivamente por una tragazón silente frente a los desatinos históricos de los Tres Poderes: del Ejecutivo, que ha perdido la brújula de marear en el cometido de sus funciones; del Legislativo, que legisla con la Ley del Embudo y que mantiene en los escaños del Congreso a una impresentable diputada del PP que, ante los recortes anunciados en materia de desempleo, se ha permitido lanzar un “que se jodan”, que es como el ¡olé! de los aficionados en la barrera de sombra pero en versión parlamentaria; y del Judicial, que se caga de miedo ante su obligación ineludible de aplicar justicia, como ha sucedido con la  Sección Segunda de la Audiencia de Palma de Mallorca al desestimar imputar a Cristina de Borbón (beneficiaria directa del incremento patrimonial de su marido) en el Caso Nóos, respaldando así las dos negativas decisiones anteriores del juez instructor Castro ante sendas peticiones del Sindicato Manos Limpias. También, y a mí que me lo expliquen, la Fiscalía anticorrupción y la Abogacía de la Comunidad Autónoma se habían opuesto a finales de febrero a la imputación y citación de la hija del Rey. Perdón, se me olvidaba que existe un Cuarto Poder, o sea, la Prensa. ¿Qué decir de ella? Pues que, salvo honrosas excepciones, está pastando en el pesebre del Poder. La razón es simple: ningún empresario, en los tiempos que corren de sequía publicitaria, desea perder la sabrosa publicidad institucional. Por estos pagos de charanga y pandereta, del todo vale y donde “el dinero público no es de nadie”, según afirmaciones de la  ministra Magdalena Álvarez, hemos pasado del “vuelva usted mañana”, del tipo irritable e irritante de manguitos y lapicero en la oreja, a un hachazo en toda regla al actual señor de la ventanilla, que es de buen conformar, como usted o como yo. Nuestra situación actual, corrupta hasta más no poder, es la consecuencia directa de un gasto público desbocado donde, y sigo refiriéndome a  Gundín, “los culpables no son precisamente los funcionarios, sino otros que han usurpado sus funciones. O sea, los enchufados y colocados a dedo, o mediante inverosímiles procedimientos, como empleados públicos por las castas políticas municipales y autonómicas. Se calcula que un millón de ellos calienta las sillas de 4.500 empresas públicas, entes oficiales y organismos de variado pelaje”. Son los mantenidos, una nueva clase social que habita entre nosotros y que hace no se sabe qué a cambio de estar calladitos y pasar desapercibidos. Son una especie de asesores del trile y cómplices del fraude mediante el cubilete y la bolita en calles concurridas.

viernes, 13 de julio de 2012

Si hoy viviese Plutarco...



El Reino de España de ninguna de las maneras está obligado a dar explicaciones al ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Saaed el Othmani, ni a cualquier otro  ministro o funcionario público del Reino de Marruecos por el uso que pueda hacerse de las plazas menores de soberanía, es decir, de las islas Chafarinas (Isla del Congreso, Isla Isabel II e Isla del Rey), las islas de Alhucemas (Peñón de Alhucemas, Isla de Tierra e Isla de Mar), el Peñón de Vélez de la Gomera, la isla de Perejil y la isla de Alborán, que administrativamente forma parte de Almería. De todos esos islotes, sólo el Peñón de la Vélez de la Gomera tiene frontera terrestre con Marruecos. Aunque originalmente fue un islote, debido al terremoto de 1930 el islote resultó unido de forma permanente a tierra firme. De ninguna de las maneras esas plazas menores de soberanía son “tierra de nadie”. Jamás alguna de ellas perteneció al Protectorado de Marruecos. Las razones que esgrime el Estado para la ocupación de un islote de Chafarinas por miembros de la Guardia Civil, territorio español desde 1848, están justificadas por el control del narcotráfico y de los movimientos migratorios irregulares que acosan a Melilla. La vergüenza nacional y el carcajeo internacional que produjo el incidente armado en el islote de Perejil hace ahora diez años con la “Operación Romeo-Sierra” ya forman parte del acervo cultural del abuelo Cebolleta. Un incidente sobre el que señaló el diario ABC al día siguiente: “…y todo esto por una isla que no vale ni el combustible de los helicópteros”. De hecho, la noche del 16 de julio de 2002 (tal y como narró el entonces ministro Federico Trillo en rueda de prensa al día siguiente), estaba reunido parte del Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa. Tras exponer la situación al presidente Aznar,  éste salió al balcón para reflexionar y a la vuelta dijo: “Ya no se puede hacer nada más. Que Dios les ayude, que tengan mucha suerte y que vuelvan con el triunfo”. Se marchó a dormir y se quedó tan ancho. ¿Se acuerdan? Al alba y con tiempo duro de levante, 35 nudos de viento, salieron cinco helicópteros, tres helicópteros Coughar que transportaban dos equipos de operaciones especiales, con un total de 28 soldados que llegaron a la isla Perejil, y otros dos helicópteros Bolkov que se quedaron sobrevolando la zona en misiones de apoyo. Diez años más tarde, el supernumerario del Opus Dei Federico Trillo-Figueroa, aquel iluminado patrio al más puro estilo del Espadón de Loja, representa a España en Reino Unido en calidad de embajador (sin pertenecer a la carrera diplomática) por deseo expreso de Mariano Rajoy, el mismo tipo que ante el acoso de los mercados internacionales también dijo hace poco: “Ya no puedo hacer nada más”. Aznar y Rajoy son dos vidas paralelas. Lástima que ya no viva Plutarco para contarlo.

jueves, 12 de julio de 2012

La cortina del miedo



Considera Joseph Ramoneda, y en eso coincido con él, que “es obsceno que el presidente utilice al Rey haciéndole presidir un Consejo de Ministros previo al que decidirá parte de los nuevos recortes. Rajoy quiere implicar al Monarca en responsabilidades que solo son de su Gobierno, para hacer creer a los españoles que ‘es lo que hay que hacer’ y que ‘no se puede hacer otra cosa’, para convertir su repentino giro en objetivo nacional compartido y así neutralizar cualquier discrepancia”. En un espléndido artículo en “El País”, Ramoneda recuerda al lector que a Rajoy le gusta eludir responsabilidades, que pretendió  vivir del descrédito de los socialistas, que más tarde trató de ganar tiempo negando lo evidente, que trató de convertir en ayuda pública el rescate bancario, etcétera. Los españoles estamos subsumidos en la más absoluta desesperanza. Pero el presidente del Gobierno de España se niega a aumentar los impuestos de las clases altas, a recortar vergonzosas  prebendas a la Iglesia Católica, a recortar coches oficiales y mamandurrias mil a la clase política y a rebajar la  actual asignación a la Casa Real. Ha optado por lo más fácil desde su concepto neoliberal de la política, es decir, por los recortes a los que menos tienen y por el aumento gradual de los impuestos indirectos, los más injustos. Arruinar un pueblo a costa de un Estado tiene sus riesgos. Según Ramoneda, señalar, como ha señalado Rajoy que “los españoles no podemos elegir si hacemos o no sacrificios. No tenemos esa libertad”, es una forma surrealista de tirar la toalla pero sin perder el poder otorgado en las urnas. Para Ramoneda, “frases así un gobernante sólo debería pronunciarlas un minuto de antes de presentar su dimisión. Si no es capaz de hacerse responsable de las políticas que dicta, un jefe de gobierno no debe continuar”. Está claro.

miércoles, 11 de julio de 2012

No saber por dónde tirar



En el pleno de hoy en el Congreso de los Diputados,  Pérez Rubalcaba proponía un  “gran acuerdo nacional” para intentar recuperar la confianza de los españoles. También  reclamó a Rajoy una subida de impuestos para las grandes fortunas. Este hombre, ahora metido a jefe de la Oposición se cree que los pájaros maman. ¿En qué consistiría ese acuerdo nacional entre Gobierno y Oposición para hacerlo creible? ¿Por qué no hizo el PSOE desde su mandato la subida de impuestos a las grandes fortunas? Tuvo ocho años para hacerlo y no lo hizo. Sólo coincido con él en la mala gestión de Bankia y su precipitación hacia el rescate financiero. “Los excesos del pasado” (en frase de Rajoy)  tienen sólo parte de la culpa de la actual tragedia española. Pero alguien con capacidad mental bastante debería explicarme, sólo por ver si soy capaz de entenderlo, por qué razón presidirá el Rey el próximo Consejo de Ministros. Precisamente el del próximo día 13, cuando la paz social está hecha añicos, los funcionarios no ven salida a su túnel particular y los sindicatos ya anuncian movilizaciones para salvar su propio culo. A los sindicatos les recortan el 20 % y ese es el quiz de la cuestión. Ahora pretenden que los ciudadanos les “echen una mano” en su protesta. Ahí les duele, ahí les duele… Como no me fío de Rajoy ni del capotillo de san Fermín (ese que ayuda a los mozos durante los encierros de Pamplona)  ni de sus intenciones, es por lo que no entiendo esa presidencia real. A ver si se entera Rajoy de una puñetera vez: la Europa que tiene enfrente mareando la perdiz ha decidido salvar a Italia a cambio de rescatar a España. Y eso lo ve hasta el tonto del paseo. De momento ya sobran dos ministerios, el de Guindos y el de Montoro. No es que se haya perdido soberanía. Lo que aquí se han perdido son los papeles, somos un país tutelado y las intervenciones de los “hombres de negro” llevan tiempo decidiendo nuestras cuentas. Rajoy ha pasado en siete meses de ser una caja de sorpresas a convertirse en un saco de mentiras. Ya no le cree nadie ni dentro ni fuera. En el extranjero produce risa. En España, tristeza. Y de Pérez Rubalcaba qué decir. Que es lo más parecido al padre de Zipi y Zape.

Despropósito



Vamos a ver: una cosa es el subsidio de paro de los parados sin pensiones contributivas y otra muy distinta meter la tijera en el derecho al paro de aquellos trabajadores que han “apoquiñado” a las “contingencias para desempleo y formación profesional” que figuran en la nómina de todos los trabajadores con derecho pensiones contributivas, llegado el caso, durante su periodo activo. Ello viene a cuento con los últimos ajustes del Gobierno, donde, entre otras cosas, sube el IVA, quita una paga extra a los funcionarios, suprime la deducción por vivienda, modifica de la Ley de Dependencia, etcétera. La prensa, que curiosamente confunde “subsidio” con “derecho a prestación”, señala que “Rajoy baja el subsidio de paro”. No. Rajoy lo que anuncia hoy es algo peor, o sea, un cambio en las prestaciones por desempleo, pero sólo para los nuevos perceptores. No se modificará el plazo máximo de 24 meses y se mantendrá el nivel de la prestación en los primeros seis meses. A partir del sexto mes, la prestación será del 50% de la base y no del 60% como hasta ahora. A mi entender, ese cambio en las prestaciones por desempleo se me antoja  como el “timo de la estampita”. Dicho de otra manera, las cantidades que un trabajador percibe desde el momento de encontrarse en paro, son la consecuencia directa de ese “recargo” que cada trabajador en activo sufre en su nómina y que unos se ven obligados a recibirlas y otros, por no haberse encontrado en situación de cese en la empresa, jamás utilizan. Es decir, es el trabajador quien paga de su bolsillo  el desempleo y no es de ninguna de las maneras, como algunos mal informados entienden, una dádiva generosa del Estado. Por tanto, Rajoy estaría en su derecho de reducir o suprimir las pensiones no contributivas, esas cantidades que reciben por obra y gracia del Gobierno ciertos individuos que no han dado un palo al agua en su vida, o desde hace muchos años pero que tienen familia a cargo. Pero reducir las prestaciones por desempleo, como ahora se pretende, de los trabajadores por cuenta ajena que han tenido la desgracia de verse abocados a las filas del INEM, en la mayoría de los casos por causas ajenas a su voluntad, es un auténtico despropósito del Gobierno que merece el mayor de mis desprecios.

domingo, 8 de julio de 2012

Horarios comerciales



A mí no me parece que la liberación horaria de los comercios, en general, perjudique al pequeño tendero de barrio. Lo bueno sería que estuvieran abiertos día y noche las estafetas de Correos, cines, restoranes,  grandes almacenes,  iglesias, el servicio de metro, el parque de El Retiro, las visitas a los museos, etcétera. No es de recibo, por ejemplo, que la zaragozana comisaría de Arrabal se cierre a las diez de la noche por causas que desconozco; como no lo es,  tampoco, que los trenes del AVE sólo circule de día,  que en determinados hospitales públicos sólo se opere por la mañana, o que la oficina de farmacia de guardia nocturna esté situada en la quinta puñeta. Es falso, a mi entender, suponer de antemano que la ampliación de horarios en los grandes comercios vaya en contra de las modestas tiendas. ¿Alguien pone trabas al libre horario comercial de los negocios de bazares chinos establecidos en España? ¿Alguien encuentra impedimentos en los horarios de apertura y cierre de los pequeños colmados de barrio? El comercio debe ser dinámico. En los negocios, el sol sale para todos.  Cosa  distinta es que los competidores ineficientes, que tanto protestan ante la liberación de horarios mercantiles, se arruinen por no ser competitivos o por una falta de profesionalidad manifiesta. Pasaron, afortunadamente, los oscuros tiempos del fascismo en los que existió una presión al Estado desde la Conferencia Episcopal que obligaba al  “descanso dominical” e incluso consideraba como pecadores  a aquellos trabajador agrícolas que se atareaban en “fiesta de guardar”  más de dos horas sin permiso expreso del párroco. Incluso conozco pueblos  donde la Guardia Civil impuso multas por realizar dichas faenas en domingo. Pero en aquella España franquista hubo algo peor: el Concordato Iglesia-Estado obligaba a que fuesen inhábiles y de obligado cumplimiento determinadas festividades religiosas (la Ascensión, el Corpus, San José. etc.), que había que recuperar durante los días siguientes en todos los centros de trabajo. De hecho, en los calendarios laborales sellados por las delegaciones de Trabajo estaban pintados en azul o rojo los días festivos, como aviso a los trabajadores si tales fechas eran “recuperables” o “no recuperables”. Incluso había una, Jueves Santo, coloreada en dos tonalidades,  que equivalía a cesar en las faenas a las dos de la tarde. Y resultó que algunos cicateros empresarios de mierda exigían a los subordinados que aquel día de la Semana Santa se acudiese un tiempo antes a los tajos para que, de aquella manera, pudieran bajar la persiana a la hora obligada sin disminuir un ápice el tiempo de producción.

viernes, 6 de julio de 2012

Un caimán con chaleco de moaré



Encuentro correcto que la Comisión Nacional de la Competencia multe a la SGAE, ese caimán con chaleco de moaré, por cobrar tarifas abusivas en la BBC, o sea, en bodas, bautizos y comuniones. No es de recibo que unos novios, que se acaban de gastar un pastón en un banquete, cuando mejor se lo están pasando por haber contratado a un cantante imitador de Rafael Conde, es decir, de El Titi, reciban la visita de unos “hombres de negro” dispuestos a recaudar por todo el morro, por haberse cantado “Colorines” y “Libérate” por ese cantante imitador vestido con un traje ceñido de lunares y sombrero cordobés a lo “Tío Pepe”. Pues nada, la SGAE a su bola. Según las tarifas vigentes, cobra a los salones por los derechos de música de su repertorio 1,5 euros por comensal hasta 75 invitados, y 1,3 euros cuando la boda o celebración tiene más de 75 invitados, con la aplicación de hasta el 15% de descuento a aquellos locales que están en asociaciones de hostería con las que la SGAE ha firmado un convenio. Este es un país donde hasta hace poco tiempo cobraban derechos de autor los herederos de Pérez Casas por una armonización de la Marcha Real, hasta dejar zanjado tan vergonzosa circunstancia con el Real Decreto 1560/1997, de 10 de octubre, donde se obtuvo  la adquisición plena por parte del Estado de los derechos de autor de aquella armonización realizada por Bartolomé Pérez Casas y revisada por Francisco Grau, coronel director de la Banda de música de la Guardia Real. Se hicieron algunas correcciones en la partitura. Según consta en ese Real Decreto, “el himno ha de tener tonalidad de Si b mayor y velocidad negra de 76 pulsaciones por minuto, con un esquema de AABB y una duración de 52 segundos”. De la letra mejor no hablemos. Existe una versión de 1927 hecha por Eduardo Marquina, otra de José María Pemán encargada por Miguel Primo de Rivera en 1928, modificando el autor gaditano parte de su letra después de la guerra civil y el triunfo de los fascistas. Así, en el segundo verso, “alzad la frente”, se trocó “alzad los brazos”, y el décimo verso, “los yunques y las ruedas” fue cambiado por “los yugos y las flechas”, cántico que sería obligatorio en todas las escuelas durante el franquismo. Había otra letra del himno aparecida en la Enciclopedia Álvarez en 1950 donde se exclamaban perlas cultivadas de este tenor: “Fuiste de glorias florido pensil/ hoy reverdecen a un impulso juvenil/ veinte naciones/ coronan tu sien…etcétera.”. Desconozco su autoría. Todavía coleó otro proyecto de letra para el himno nacional en tiempos de José María Aznar, propuesto por Jon Juaristi, Luis Alberto de Cuenca, Abelardo Linares y Ramiro Fonte, que no cuajó. Y otro más, propuesto en 2007 por el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco. Se eligió, entre las miles presentadas a concurso, la letra de Paulino Cubero, un parado de Granátula de Calatrava, Ciudad Real, de 52 años. “¡Viva España!/ Cantemos todos juntos/ con distinta voz/ y un solo corazón…” Vamos, una filfa. Tampoco salió adelante el proyecto ante las críticas recibidas.

jueves, 5 de julio de 2012

Dios y el bosón de Higgs




Yo me confieso agnóstico pero entiendo que, si se demostrase científicamente que la idea que se tiene de Dios resultara es una simple partícula, el bosón de Higgs, se caerían los palos del sombrajo de todas las creencias y dejarían de tener sentido alguno las religiones monoteístas, politeístas y sectas. Sólo habría que dejar por imposible a los fanáticos recalcitrantes. En lo que respecta a los católicos, que en España constituyen mayoría,  habría que derogar como primera medida lo siguiente: los artículos de la fe, que son catorce; aquellas cosas que debe saber el cristiano cuando llega al uso de razón, que son cuatro; el credo; el misterio de la Santísima Trinidad; el misterio de la concepción de María; la comunión de los santos; los sacramentos de la Santa Madre Iglesia, que son siete; las virtudes teologales, que son tres; el pecado original; los pecados capitales, que suman siete; los enemigos del alma, que son tres;  las potencias del alma, que son otras tres; los dones del Espíritu Santo, que son siete; los frutos del Espíritu Santo, que son doce; las bienaventuranzas, que son ocho; la confesión en romance; el rosario; los errores principales condenados por la Iglesia, que suman catorce, si incluimos el socialismo, el comunismo, el sindicalismo, el modernismo y la masonería, etcétera, etcétera. Sólo se dejarían en pie las tres virtudes cardinales; los cinco sentidos corporales; las obras de misericordia, que son catorce; y los diez mandamientos, aunque procediendo a incluir enmiendas en su articulado. Y, como no, habría que derogar de inmediato el último Concordato, el de 1979, las clases de Religión en los colegios, la Conferencia Episcopal, los cabildos cardenalicios y la asignación que a la Iglesia Católica se incluye en la Declaración sobre la Renta. Debería mantenerse Cáritas por la ayuda que presta a los más necesitados, considerando que a esa ONG la Conferencia Episcopal  aporta a lo sumo un escaso 2% del total de las necesidades, por mucho que ciertos grupúsculos de la Derecha se empeñen en “rebozar” con romances pastoriles la triste realidad.

miércoles, 4 de julio de 2012

Embaucadores



Leo en “El País” algo que cuenta Gabriela Cañas y que debería hacernos reflexionar: “Resulta que Rajoy saca pecho reivindicando la soberanía nacional frente a los objetivos macroeconómicos de la Unión Europea y, mientras tanto, algunos de sus correligionarios, como la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, se muestra complaciente con un multimillonario americano llamado Sheldon Adelson y su pretensión de modificar el marco legal español acordado en el Parlamento a cambio de un dudoso botín”. Invertir 17.000 millones de euros y crear  250.000 empleos en Madrid o en Cataluña parece el nuevo cuento de “La Lechera”. Pero, ¿cuánto dinero piensa poner en realidad sobre la mesa el enemigo número uno de Obama? Tanto a  Esperanza Aguirre como a Artur Mas les invito a leer las hemerotecas de la prensa aragonesa de los últimos años. En fin, voy a evitar que hagan ese esfuerzo, que leer cansa. El 13 de diciembre de 2007, Natalia Junquera, bajo el título “Los Monegros, tierra de espías y casinos”, escribía desde Zaragoza  para los lectores de “El País” lo siguiente: “No pudo ser en Dubai, no pudo ser en Francia, pero va a ser en el desierto de Los Monegros. De la arena surgirán 32 casinos, 70 hoteles, 232 restaurantes, 500 comercios, un campo de golf, un hipódromo, una plaza de toros, un cámping, réplicas de las pirámides egipcias, de los templos romanos y hasta una del Pentágono que servirá de hotel para Spyland, un parque temático sobre el espionaje. Se llamará Gran Scala y necesita una inversión de 17.000 millones de euros [los mismos que ahora se piden para Eurovegas] para convertir el desierto en una tierra de espías y tragaperras. Es más del doble de lo que se invirtió en Barcelona para los Juegos Olímpicos de 1992 y casi cinco veces el presupuesto del Ministerio de Medio Ambiente en 2007. Será el segundo complejo de casinos más grande del mundo tras Las Vegas. (…) Además del dinero, también hará falta cambiar la ley del juego (que autoriza un máximo de un casino por provincia), recalificar 2.025 hectáreas de terreno, y llevar agua, tendido eléctrico y redes de saneamiento hasta Los Monegros, hasta ahora un desierto al uso, es decir, vacío. El Gobierno aragonés y los promotores confían en llenarlo con 25 millones de visitantes por año a partir de 2015, es decir, más de la mitad del total de turistas que recibió España en 2006.  Es más del doble de lo que se invirtió en Barcelona para los Juegos Olímpicos de 1992 y casi cinco veces el presupuesto del Ministerio de Medio Ambiente en 2007. (…) El Gobierno de Aragón dio ayer el definitivo ‘sí quiero’ a ILD, el grupo de 12 inversores extranjeros (australianos, británicos, franceses, libaneses, americanos...) que promueven el proyecto. Lo hizo en su propia sede, [DGA] en un fastuoso acto al que invitó a 700 operadores y 180 periodistas”. ¿Sigo? Mejor no. Se tomó el pelo a Marcelino Iglesias y al incauto José Ángel Biel, que pretendía vendernos la moto. Entonces, no hace tanto tiempo, los embaucadores fueron el grupo fantasma de 12 inversores de los que nunca más se supo. Ahora, el bribón es el millonario Sheldon Adelson, cuya fortuna se estima en 24.900 millones de dólares. Ya verán como todo queda en agua de borrajas. Al tiempo.