domingo, 31 de agosto de 2014

Morenés debería dimitir




El fraude, la malversación de fondos, la falsedad de documento público, la falsedad en los justificantes del IVA, la venta de productos farmacéuticos, los contratos inflados, los concursos amañados y el fraude en los suministros en la Agrupación del Acuartelamiento Aéreo de Getafe, tal y como informa hoy El País, da idea de lo que no se debe hacer con el dinero público. Además de todo ello, de por sí grave, “en 2010 se compraron grandes cantidades de productos que no figuraban en ninguno de los 365 menús servidos ese año. Por ejemplo, 2.409 kilos de embutidos ibéricos por 43.296 euros y que no estaban destinados a los gastos de alimentación que deben ser asumidos con cargo a los Presupuestos del Estado”. Además, “en diciembre de 2010, se compraron 50.525 barras de pan pequeñas, cuando su consumo no pasa de 7.000 al mes. También parece excesivo el consumo de aceite: 110 litros diarios. Estas compras podrían encubrir otras, como 360 botellas de vino, 456 de cerveza, 252 de cava y 160 de alcohol de alta graduación, por las que se abonaron 5.871 euros en metálico en diciembre de 2012, según figura en un albarán”. Y todo ello le costó un expediente a la juez togada militar, la capitán Patricia Moncada “por no haber avisado del registro al jefe del acuartelamiento". A mi entender, puesto que el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas es el Jefe del Estado y su figura es inviolable y no está sujeta a responsabilidad, según el artículo 56.2 de la Constitución, debería presentar su dimisión inmediata y de forma irrevocable el ministro de Defensa, Pedro Morenés, al ser el máximo responsable  de las Fuerzas Armadas.

sábado, 30 de agosto de 2014

Se acaba agosto



Hoy ha muerto  en Barcelona el  modisto olbense Manuel Pertegaz que, entre otras cosas, ideó para la cantante Salomé  un vestido de más de 14 kilos de peso a base de canutillos de porcelana azul,  sin contar los tres collares de un kilo cada uno de ellos, con el que ésta ganó un Festival de Eurovisión compartido en el ya lejano 1969. También creó el vestido de novia de Letizia Ortiz, a mi entender de dudoso gusto. Pertegaz estaba en puertas de cumplir un siglo de existencia. El pasado día 4 también fallecía en Barcelona Carmen del Lirio, la reina de El Paralelo, y hace sólo tres días Pedro Pubill Calaf, conocido artísticamente como Peret, uno de los tres padres de la rumba catalana, junto a Antonio González “Pescailla” y el pianista Joseph María Valentí, más conocido como “El Chacho”. ¡Ay, los viejos vinilos…! Ya estamos terminando con las existencias del siglo XX, como si Barcelona fuese el último almacén de coloniales, como lo fue “El Encanto” de La Habana antes de que llegase Fidel. La prematura vejez nos está pillando con el lapicero en la oreja, la bata añil y el ron-quina abrillantándonos el pelo ralo. Algunos tenemos la rara sensación de haber malgastado la herencia.

viernes, 29 de agosto de 2014

No sé si me explico...




Leído hoy en Abc de Sevilla: “Don Juan Carlos retoma su actividad pública este sábado en Granada”. Cualquier ciudadano, sobre todo aquellos que lo están pasando mal por la falta de ingresos familiares al tiempo que contemplan impávidos el vergonzoso derroche del dinero público, suponía que esa “vuelta a la actividad pública” de  Juan Carlos de Borbón iba a ser beneficiosa para España, que su esfuerzo iba a merecer la pena y, porqué no decirlo, que iba a “justificar” de alguna manera que continuase viviendo a cuerpo de rey, y nunca mejor dicho, en una lujosísima vivienda que pertenece a Patrimonio Nacional, es decir, a todos los españoles. Pero el exjefe del Estado retoma la actividad pública, según aclara el periódico monárquico, para presidir el primer partido de la selección española en el MundoBasket 2014; o sea, para asistir a un partido de baloncesto. Eso me recuerda  a Horacio, cuando aludía a la fábula II, XXIV de Fedro, que comenzaba: “Mons parturibat, gemitas immanes ciens, / eratque in terris maxima expectatio”, o sea, aquello del monte, que mientras paría lanzaba unos enormes gemidos, y en la tierra había una enorme expectación. Pero el monte parió un ratón. No sé si me explico, no sé si me entienden.

Un cura retrógrado



Que yo sepa, para recibir la comunión dentro del seno de la Iglesia Católica sólo es necesario estar en estado de gracia y respetar el ayuno eucarístico. Dicho eso, no entiendo la razón por la que el párroco de la villa de Sorihuela del Guadalimar, en la provincia de Jaén, se negase el pasado 7 de agosto a dar la comunión a una muchacha menor de 16 años por, según éste,  “no ir vestida de forma adecuada” para recibir el sacramento. Pero la fotografía de la chica que abre este trabajo demuestra a las claras que ella vestía correctamente cuando asistió en la parroquia de Santa Águeda al funeral del abuelo de un amigo. Tiempo atrás, el párroco había colocado un cartel en la entrada de la parroquia en la que advertía que no se podía entrar al templo con tirantes o pantalón corto. El caso es que la negativa del cura a administrarle la comunión le ha supuesto a la muchacha una “ansiedad reactiva”, en palabras del médico, y sus padres ya ha presentado la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil de Castellar. Una denuncia que sólo sus progenitores estarían dispuestos a retirar  si  el cura Fernández, que así se llama el párroco, se disculpase en la iglesia donde se produjeron los hechos cuando esté llena de fieles. De momento los sorihuereños están divididos: unos a favor y otros en contra de la decisión adoptada por el párroco. La alcaldesa, la socialista Ana Belén Rescalvo, le ha quitado importancia al incidente y acusa a la familia de la muchacha de “exagerar” lo ocurrido. ¡Qué sabrá ella! Ciertamente, algunos curas retrógrados, al igual que sucede con los castaños, hacen la sombra muy oscura. Hay mucho mastuerzo por ahí sin ganas de intentar recuperar el tiempo perdido en gorigoris. Menos mal que se ha marchado por donde vino Rouco Varela,  ese rompeolas de todas las Españas.

jueves, 28 de agosto de 2014

La banca siempre gana



Los sampedrines se han puesto de moda con motivo de una lápida existente en San Pedro de Latarce,  que el leonés Alfonso IX cedió a doña Berenguela en 1204 y que dos siglos más tarde ya pertenecía a Pedro Álvarez Osorio, primer conde de Lemos, antecesor de otro conde de Lemos, el séptimo, Pedro Fernández de Castro, al que Cervantes dedicó los 73 pliegos de la Segunda Parte de El Quijote. Ello viene a cuento por la última voluntad del músico José María Bejarano Martín, fallecido en noviembre del año pasado y que dejó encargado a su familia que, a su fallecimiento, en su lápida  quedase grabado a buril: “Montoro. Cabrón. Ahora ven y cobras”. El sampedrín Bejarano, que años antes de su fallecimiento había creado la Orquesta Luz de Luna y amenizaba las fiestas en pueblos de Valladolid y Zamora, bebía los vientos por el Partido Popular hasta que llegó la subida del IVA para espectáculos al 21%. Ahí cambió la cosa. Bejarano echó la culpa de tal subida a Cristóbal Montoro, responsable de Hacienda,  pasando de largo a Wert, responsable de Cultura, que mucho tuvo que ver con el asunto. Tal vez entendió que a Wert ya le ponían “epitafios” peores en las paredes de las universidades y que acordarse de él o de su madre en su lápida no pasaría de ser una redundancia. Se me antoja que Bejarano era un crack. Lo que sucede es que hasta la lápida pagó el correspondiente IVA y que el músico falleció con 68 años sin apenas haber podido disfrutar de la correspondiente pensión de jubilación. La banca, en este caso Montoro, siempre gana.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Rayas y estrellas




El pasado día 18 de agosto escribía “Elogio del traje de mil rayas” y terminaba diciendo que “es necesario recuperar lo antiguo, también en la forma de ataviarnos, en un intento no sé si vano de perseguir hasta encontrar el camino inverso a nuestra particular desolación”. Lo que entonces no sabía es que Zara acaba de retirar una prenda de su catálogo que para los israelíes evoca el Holocausto. Se trata de un polo de rayas horizontales y manga larga que porta en su lado izquierdo superior una gran estrella de seis puntas en color amarillo. Pero así, a simple vista, parece que “hiere susceptibilidades”, aunque tal estrella no sea precisamente la de David. La empresa de Amancio Ortega la ha retirado del mercado tras señalar que tal  estrella evoca la placa de un sheriff del Lejano Oeste. Hombre, si le pones un fondo bruno también puede evocar la “galleta” de alférez provisional y molestar a media España que perdió la guerra; y si tienes mucho calor y sed, puede recordar la cerveza “Estrella Dorada” de Damm, que dispone de una punta menos porque se le habrá llevado Pujol. De cualquier manera bueno es lo que bien termina y Zara ha hecho lo correcto al retirar la prenda de ralladillo de sus tiendas. Con los judíos hay que estar a bien. La II Guerra Mundial produjo la muerte de 6 millones de judíos. Pero que nadie olvide que también produjo 20 millones de muertos rusos. Si alguien tiene que pedir cuentas, que se las pida a Alemania. ¡A ver si yo no puedo acostarme con mi pijama de rayas para no herir susceptibilidades! Hoy desolación, lo que se dice desolación, la tiene los habitantes de la Franja de Gaza, donde el 77% de los fallecidos son civiles y donde han impactado proyectiles hasta en los hospitales. Así es la vida.

Barruntos de tormenta




En un editorial, “Horizonte inquietante”,  cuenta hoy El País que “las economías del área monetaria crecen poco, el desempleo promedio es el doble del estadounidense, y en algunas como la española, cuatro veces superior. El crédito sigue inhibido y la fragmentación financiera apenas se ha reducido. La inflación roza la inquietante frontera deflacionista y la confianza de empresarios y familias sigue inhibiendo sus decisiones de consumo e inversión”. Ante ese oscuro panorama, el ciudadano escarmentado toca madera ante el peligro de una nueva burbuja: la de la deuda pública, que sigue “alimentando” el Banco Central Europeo como se demuestra con la caída de los bonos a mínimos históricos. De hecho, la rentabilidad del bono español a diez años está por debajo del 2,3% y la prima de riesgo en 130 puntos básicos. Y ayer, martes, la subasta del Tesoro colocó letras a tres y nueve meses con un interés de casi el cero pelotero. Como comentaba hace unos días Rubén Manso en un periódico digital, “el estallido de esta burbuja [de producirse] puede ser más grave de lo que nos pensamos. Imaginen el enfado de la gente si el valor liquidativo de sus fondos de pensiones cae fuertemente por culpa del estallido de la burbuja. Dejo al margen el de sus fondos de inversión que, en principio, puede ser dinero que no se necesita a corto plazo. No les digo nada si hubiera que ayudar a alguna entidad bancaria como consecuencia de las pérdidas que pudiera cosechar por este tema”. Basta  que una idea pueda pasar por la imaginación para que pueda ser factible.Y  Draghi, que yo sepa, no tiene que ver nada con los cúmulo-nimbos. Por si las moscas, se lo preguntaré a Brasero.

martes, 26 de agosto de 2014

Dos exposiciones




Esta mañana he visitado dos exposiciones: una en la Lonja, sobre fotografías de Rafael Sanz Lobato; otra en el Palacio de Sástago, con pintura española de los siglos XIX y XX correspondientes a la Colección  Hans Rudolf Gerstenmaier,  que conserva trabajos de Regoyos, Garnelo, Sorolla, Rico, Padilla, Zuloaga, Álvarez de Sotomayor y de Eliseo Meifrén, componente del barcelonés grupo Els Quatre Gats. Me dejo algún autor que ahora no recuerdo. En total, sesenta y una obras muy interesantes. La otra exposición, la de Rafael Sanz Lobato, aporta al visitante un documento fotográfico de gran valor que se reparte en varias series: “Bercianos de Aliste”, “La caballada de Atienza”, “La Rapa das bestas” y “Auto sacramental de Camuñas”. Todas las fotos expuestas son de gran realismo y a mi entender sólo comparables a las del genio José Verón Gormaz. Ambos fotógrafos, por algo será, recibieron en su día el correspondiente Premio Nacional de Fotografía. Del conjunto de obras expuestas en la Lonja me quedo con “Bercianos de Aliste”, por haber sabido captar el autor de los retratos un tiempo no muy lejano (años 70) en una España árida y profundamente religiosa en la que parece que no transcurre el tiempo, marcada siempre por la idea religiosa y la trascendencia de lo intemporal en las procesiones de Jueves Santo, con las capas pardas de los cofrades asistentes, el olor que se intuye a cera derretida, la cruz procesional como eje central de un episodio dramático acontecido dos mil años antes y el luto completo cubriendo a unas mujeres sometidas, disciplinadas y con cara de suela de zapato ante un crucificado articulado de madera.  Así se comprende, supongo yo, que sea costumbre en Bercianos de Aliste que las mujeres, antes de contraer matrimonio, confeccionen la blanca mortaja a sus futuros maridos y que dicha mortaja de capuz romo forme parte del ajuar el día de su casamiento.

lunes, 25 de agosto de 2014

Repulsión




El alcalde de Valladolid tiene su clientela y le seguirá votando pese a sus ramalazos machistas. Posiblemente se le haya entendido mal, pero a ese ginecólogo no llevaría a mi mujer o a mi hija para que le hiciese una citología. León de la Riva, que así se llama este alcalde grosero y esperpéntico, recuerda a aquellas películas de la España del destape donde se veía como algo “normal” soltar chistes machistas en las tabernas. Nuestro país ha cambiado a mejor, pero todavía queda un amplio sector de la población insensibilizada con la igualdad de género y continúa haciendo “gracietas” de baja estofa en los corrillos de amigos. Cuarenta años de represión franquista, con el apoyo incondicional de la Iglesia Católica, que todo sea dicho, han dejado un marchamo difícil de superar, como lo han demostrado con sus ramalazos intolerantes el alcalde de Toledo, el de Valladolid o el exministro Arias Cañete. La Coordinadora de Mujeres de Valladolid ha reaccionado con una manifestación de indignación colectiva, pero corresponde a los partidos políticos, que pusieron en su día como cabeza de lista a tales mamarrachos, cesar de inmediato a todo aquel que todavía entiende que existe en nuestro país derecho de pernada. La portavoz de esa Coordinadora vallisoletana, Marisol Morais, ha recordado “que se asesinan a muchas mujeres por violencia de género y que el propio Ministerio del Interior contabiliza más de 1.000 violaciones al año denunciadas”. Ante tal turbio panorama, sobran excusas de mal pagador. A la mierda con ellos.

domingo, 24 de agosto de 2014

¡Que Dios nos pille confesados...!




Mientras Pedro Sánchez pide que sea devaluado el euro para los países con más del 15% de paro, como es el caso de España, Rajoy hace seis kilómetros del camino de Santiago con Merkel para pedirle a ésta, que no al apóstol, colocar en la presidencia del Eurogrupo a De Guindos y conseguirle a Arias Cañete “una comisaría económica a poder ser potente”. Merkel, que a mi juicio es la verdadera presidenta del Gobierno de España, ni porta concha ni bastón al uso. La modificación del párrafo tercero del artículo 135.3 de la Constitución, sin contar con los españoles que andaban en chancletas por las playas y firmada por Rodríguez Zapatero con el apoyo de PSOE, PP y UPN un 23 de agosto de 2011, hace ahora justamente tres años, estableciendo en el texto el concepto de “estabilidad presupuestaria”, fue la causa de gran parte de nuestros males. Una reforma entonces considerada como “necesaria y muy positiva” para el que más tarde sería usuario de la puerta giratoria Felipe González. Y en esas estamos tres años después, o sea, con un exrey, aunque se le siga llamando rey, que sigue viviendo a cuerpo de ídem en La Zarzuela; unos bancos y cajas de ahorros rescatados con dineros de todos los españoles por medio del FROB y cuyo dinero prestado no piensan devolver; con un  paro que no disminuye ni aun haciendo trampas en las estadísticas; con una juventud que ya no sabe para que parte del globo terráqueo sacar billete de ida; con millón y medio de familias en las que no entra ni un solo euro; con una parte de la infancia que sólo hace una comida diaria cuando abren los comedores escolares; con una incompetente ministra Mato que no sabe cómo resolver el problema de los fármacos contra la hepatitis C; y con unos místicos ministros que van a  su aire: el de Interior imponiendo medallas a vírgenes para que reinen después de morir, como Inés de Castro; la de Empleo encomendándose a la Blanca Paloma para que resuelva lo que ella no es capaz; y, ahora, el presidente Rajoy haciendo un ridículo  paripé en el Camino de Santiago junto a una canciller alemana que, por no creer, no cree ni en los que creen en ella. Y con esos mimbres hay que hacer el cesto. ¡Que Dios no pille confesados…!

jueves, 21 de agosto de 2014

Pérdida de lastre



Existen muchos misterios sin resolver. Por ejemplo el peso del alma, que parece estar situada  “en la marea de neurotransmisores y los recovecos de las estructuras cerebrales”. Algo similar acontece con los pensamientos. Tengo entre mis estanterías un libro de Asimov, “El peso del Universo”, donde éste científico tampoco me saca de dudas, ya que no dice nada sobre tales cuestiones. Respecto al peso del alma, Francis Crack, que ganó el Premio Nobel en 1962 por describir en 1953 con la ayuda de James Watson la estructura tridimensional de doble hélice del ADN, afirmó que el alma humana pesaba 21 gramos. Y antes, en 1882, Angelo Mosso diseñó una balanza con la que pretendía medir los cambios en el cerebro mientras pensamos. Según una noticia, que leo hoy en “Vozpópuli” con asombro,  David T. Field, que ha reconstruido la balanza de medición de pensamientos gracias a los manuscritos de Mosso recuperados en Italia, considera determinadas variables a tener en cuenta al efectuar tal medición, entre ellas “los cambios producidos por la respiración, que pueden inclinar la balanza y confundir al investigador si no los tiene en cuenta, ya que cuando el sujeto contiene la respiración unos segundos se produce una acumulación de CO2 en la sangre que dilata los vasos sanguíneos y el flujo de sangre en el cerebro”. Sea como fuere, lo que sí es mensurable es el peso de Jordi Pujol sin la Medalla de Oro de Barcelona puesta sobre la solapa se su chaqueta. Una condecoración que le fue otorgada en 1992 y que ahora ha tenido que devolver a petición del Ayuntamiento.

martes, 19 de agosto de 2014

Javier Urra



Javier Urra es un psicólogo forense navarro que está de tertuliano en todos los debates que se precien, en prensa, radio, televisión,  siempre lanzando “acertados“ consejos como si fuesen serpentinas mágicas empapadas con el bálsamo de Fierabrás. El alarde de cognición del  exdefensor del Menor de la Comunidad de Madrid es manifiesto. De hecho, ayudó en calidad de experto en el Congreso y en Senado y ha representado a España en diversos foros internacionales. Y todo lo cuenta muy serio y circunspecto. Su frondoso bigote es como el barbuquejo arriado de los tricornios, que añadía un toque de seriedad a la pareja de guardias civiles cuando pedían los papeles al gitano. Urra no porta naranjero ni correaje ni cartucheras ni lleva tricornio con visera y cogotera. Para cualquier problema que se le pueda presentar, por grave que éste sea, tiene fórmulas magistrales adecuadas en cada caso y respuestas embadurnadas de norma. Ayer, sin ir más lejos, manifestó en San Sebastián, con ocasión de unos cursos de verano,  que los violadores en serie y los pederastas “tienen una salida ética consigo mismos y con la sociedad”, conscientes de que reincidirán a la menor ocasión. Y la salida ética tras cumplir con la Justicia “posiblemente sería el suicidio”.Hombre, no cabe duda de que muerto el perro se acabó la rabia, pero tal posible solución se me antoja como disparatada. Eso sí, antes de proponer esa “salida ética” a los violadores y pederastas, Urra les miraría a los ojos y les diría: “Mírate al espejo y plantéate tu futuro y, sobre todo, plantéate si te merece la pena seguir viviendo”.  No cabe duda de que esa misma frase, esa “solución de emergencia”, ya puestos, también podría aplicársela Javier Urra a los parados que acudiesen a su consulta desesperados por no encontrar trabajo, a los muchachos a los que les acabara de dejar la novia y a los ciudadanos que tienen sobre sus cabezas la espada de Damocles del tremendo lanzamiento judicial. Si la solución que propone Javier Urra para violadores y pederastas irrecuperables para la sociedad es que éstos se planteen el suicidio, vamos listos. De ninguna de las maneras, a mi entender, se le puede aplicar al enfermo un específico que le haría sanar si no le mataran los efectos secundarios.

lunes, 18 de agosto de 2014

Elogio del traje de mil rayas




Llevo ya varios días leyendo “El recuadro” de Antonio Burgos y comprobando su constante elogio al, para algunos pasado de moda, traje de mil rayas. A mí también me gusta. Leo no sé dónde que la tela “seersucker” fue descubierta por los británicos en la India durante el período colonial y que su nombre proviene del indostaní, de las palabras shir-o-shakar (leche y azúcar). Sostiene Burgos, (“Vuelve el mil rayas”, Abc de Sevilla, 14.08.14), que “cuenta la leyenda sartorial que fue moda que inventó un fabricante catalán de tejidos, a quien, tras la pérdida de Cuba y Filipinas, se le quedaron colgados en los almacenes kilómetros de tela de rayadillo de algodón del uniforme colonial de nuestras tropas. A aquel catalán con el género colgado se le ocurrió dar una salida civil al estocaje de rayadillo militar del Ejército e inventó el traje de mil rayas para el verano”. Sea como fuere, el traje de mil rayas, si es de algodón, es fresco y elegante aunque se arruga con suma facilidad. Hay quienes piensan que ya no se estila. Otros, que vestido de esa guisa asemejas a un mafioso de la Toscana. Claro, los que así piensan suelen ser de esa clase de tipos con aversión a la ducha, que se pasean en verano con una camiseta de la feria ambulante enseñando el ombligo y los pelos del sobaco, unas chanclas que hacen ruido de aplauso al caminar y unos pantalones pirata cochambrosos propios para pescar barbos en una charca. Vamos, ni caso. Es necesario recuperar lo antiguo, también en la forma de ataviarnos, en un intento no sé si vano de perseguir  hasta encontrar el camino inverso a nuestra particular desolación.

jueves, 14 de agosto de 2014

Távara o Tábara




En su artículo “De san Froilán a san Atilano”, Chany Sebastián comenta en “La Opinión” de Zamora la importancia de la villa de Távara” en su histórico cruce de caminos entre Castilla y Galicia, entre Asturias y Portugal…”. Lo que no termino de entender es la razón por la que Chani escribe Távara con “be”. Eso habría que preguntárselo a su alcalde, José Ramos San Primitivo, El pueblo de Távara, o Tábara, que al igual que Toro fue posesión de doña Elvira, hermana de Urraca, por herencia de Alfonso VI, se encuentra en las estribaciones de la sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora. Doña Elvira se lo cedería a su muerte a su hija doña Sancha y ésta a la Orden del Temple. En el siglo XV, el pueblo pasa a la familia Almansa, que junto a Alcañices y Mombuey constituyeron el Señorío de Távara, que posteriormente pasaría a la familia Pimentel. En 1541, Bernardino Pimentel y Enríquez recibió de Carlos I el título de marqués de Távara, como bien indica Chany, por los servicios prestados contra los comuneros, y un año más tarde Pimentel compraría a la Corona el Señorío de Villafáfila hasta entonces perteneciente a la Orden de Santiago. En tiempos de José Bonaparte todo el extenso territorio de Távara pasó a depender de Salamanca hasta que con el Trienio Liberal (1820-23) retorna de forma interina a la provincia de Zamora,  hasta que la división territorial hecha por Javier de Burgos en 1883  la incluye en esa  provincia definitivamente. Ese marquesado, el de Távara, no sé hoy en manos de quien está, pero aquí aprovecho para recordar al XX marqués, Iñigo de Arteaga y del Alcázar, falleció en accidente en la provincia de Toledo con la avioneta que pilotaba, junto a otras dos personas, en octubre de 2012, cuando regresaba a Madrid desde el castillo de la Monclava, en la provincia de Sevilla. Tenía 43 años, permanecía soltero y era el primer hijo varón de Iñigo de Arteaga, XIX duque del Infantado.

martes, 12 de agosto de 2014

Por qué



En España  “pesa  -como bien dijo Ortega principios de los  años 20- una desapacible atmósfera de hospital. (…) No puede esperarse ninguna mejora apreciable en nuestros destinos mientras no se corrija previamente ese defecto ocular que impide al español medio la percepción acertada de realidades colectivas”. Ya entonces, Ortega se preguntaba la razón de  por qué hay separatismo y movimientos de secesión étnica y territorial. Los vascos, si hacemos caso a Ana María Aransay, investigadora del Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias, eran conocidos por sus patrones genéticos diferenciados, similares a los de los sardos o los orcadianos. Y ahora resulta que otros estudios recientes demuestran que el genoma de un vasco español se parece más al de un valenciano o un extremeño que al de un vasco francés. Pero ya Ortega, como digo, afirmaba que “hablar ahora de de regiones, de pueblos diferentes, de Cataluña, de Euzkadi, es cortar con un cuchillo una masa homogénea y tajar cuerpos distintos en lo que era un compacto volumen. Unos cuantos hombres, movidos por codicias económicas [a mi entender, caso catalán], por soberbias personales [a mi entender, caso vasco], por envidias más o menos privadas [a mi entender, caso de ambos territorios] , van ejecutando deliberadamente esta faena de despedazamiento nacional, que sin ellos y su caprichosa labor [de zapa y alienación, añadiría yo] no existiría”. Los socialistas apuestan por hacer de España  un Estado federal no sé si lleno de cantones. Los populares, en cambio, son conscientes de que España “es una cosa hecha por Castilla” y que, como decía Ortega, “sólo cabezas castellanas [es decir: Madrid] tienen  órganos adecuados para percibir el gran problema de  la España integral”. Claro, cuando Ortega hizo tales afirmaciones no existía la España de las autonomías con 17 parlamentos autonómicos y otros 17 reyezuelos campando a sus anchas y sin nadie que los domeñe. Hoy no sabemos qué diría.

lunes, 11 de agosto de 2014

Carlos Floriano



Carlos Floriano está satisfecho porque la UE haya instado a investigar el blanqueo de capitales en la colonia británica y el contrabando de tabaco procedente de Gibraltar. Por los visto se acaba de enterar este político de la derecha que en Gibraltar, además de monos y llanitos existe un trasiego de blanqueo y contrabando de tabaco. Pues hombre, como en Andorra. Y aprovecha para referirse al grave problema de la economía sumergida. Y todo ello lo ha dicho en Jerez, no sabemos si mientras tomaba una copita de Tío Pepe. Estamos todos de acuerdo, supongo, en que no deberían existir paraísos fiscales en la Comunidad Europea, de la misma manera que no debería haber tipos como Bárcenas  ni entramados como Palmarena y Gürtel en el seno de su partido. Y ahí están, como la Puerta de Alcalá, alguno en la cárcel y el resto viviendo la vida padre como si no fuese con ellos. Carlos Floriano, cacereño de nación y profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Extremadura, debería aplicarse el cuento de la economía aplicada en Andalucía, la región con mayor número de parados de España, y ser consciente de que cada andaluz se aplica su economía familiar del modo que Dios le dio a entender, o sea trapicheando con tabaco con el mismo énfasis que en tiempos de Fraga ponían los gallegos. Carlos Floriano debería saber que la economía sumergida da de comer a muchas familias que, de no ser así, llevarían muchos años clareándoles la raspa. Carlos Floriano, que se me antoja como un vendedor de calzoncillos “Cañamares” al detall en la forma de expresarse, debería preocuparse de que el Partido Popular, con mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado, cumpliera su programa político y sus promesas electorales por vergüenza torera. Pero pedir, como pide el de Extremadura, no sé si con una copa de Tío Pepe en la mano, que la Oposición se “implique” en el problema del Peñón, cuando sabemos que el problema lo están creando ellos, es como pedir peras al olmo. Que cada palo aguante su vela. Y aprovecho aquí para recordarle a Floriano lo que le dijo el mozo de espadas de Rafael Gómez Ortega a la locomotora en el andén de la Estación de Atocha, ya llegados desde Sevilla, que silbaba y soltaba vapor y carbonilla: “¡Esos cojones en Despeñaperros!”. Pues bien, Floriano: ¡esos cojones a Picardo!

viernes, 8 de agosto de 2014

¡Si hoy viviese Tristan Tzara...!





Pujol ha dicho “me pongo a disposición de la Justicia y de Hacienda” como si fuese Tomás Moro poniéndose en manos de Dios frente al cadalso. Hombre, es que no le queda otra. Pero no se preocupen, no pasará nada. Mucho ruido y pocas nueces. En España nadie devuelve lo trincado. Ahora hay casos más importantes y que requieren toda nuestra atención. El asunto del ébola empieza a ser muy preocupante y más lo será aún si no se controla debidamente a los “sin papeles” que todos los días intentan trepar por la malla de Ceuta y Melilla. Porque el problema está fundamentalmente en Sierra Leona, pero también en Guinea Ecuatorial. De hecho, la OMS ya ha declarado al ébola como emergencia pública sanitaria de alcance internacional. El sector agrícola español ha sufrido un varapalo con por la prohibición de Putin de importar alimentos de la CE y la Bolsa está en caída libre.  Rajoy, más galán que Mingo, entiende que este país va bien económicamente y que la “marca España” se abre camino en el mundo. Es hablar por no callar. Ya lo dijo Fernando Arrabal: “Solo los loros aborígenes hablan el esperanto sin acento”. Pero ayer, un editorial de El País, contaba que “el descubrimiento de un alijo de 127 kilos de cocaína en un pañol del buque escuela de la Armada Juan Sebastián Elcano no puede despacharse sin más como un incidente menor o presumir que se trata de un caso insólito e irrepetible”. (…) “El caso del Juan Sebastián Elcano produce todo tipo de inquietudes debido a ciertos indicios de que puede ser la punta del iceberg de una red de narcotráfico estructurada. Para empezar, lo más probable es que no se trate de la primera operación de este tipo que se ha perpetrado en el buque; la cantidad de droga descubierta alimenta la sospecha de que el navío, todo un emblema de la Marina española, se ha usado en otras ocasiones para transportar y vender cocaína en puertos donde hace escala”. Y mientras esas cosas suceden, el ministro de Defensa hace mutis por el foro y el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas continúa con sus veraniegos cócteles en Mallorca. ¡Si hoy viviese Tristan Tzara…! Se murió Carmen de Lirio, que en 1942 formó parte de aquellas “señoritas de animación” que acompañaban en la pista de circo a  Gaby, Fofó y Miliki y que más tarde sería la reina de las lentejuelas en  El Paralelo. Lo único que perdura con el paso del tiempo es el drama sainetesco, a mayor gloria de Pedro Muñoz Seca, el abuelito de Ussía.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Bipartidismo apuntalado




El intento de Rajoy de tirar por el camino de en medio, o sea, reformar en solitario si es necesaria la actual ley electoral para las próximas elecciones municipales es, a mi entender, un cuchillo de doble filo. De hecho, puede dar situaciones de ingobernabilidad en muchas grandes ciudades y capitales de provincia. En Zaragoza, sin ir más lejos, la fuerza más votada fue el PP, con 15 concejales, pero la coalición del PSOE, con 10 concejales, e IU  y CHA con 3 concejales cada uno de ellos hicieron posible la mayoría absoluta (16 concejales) y la alcaldía terminó siendo para el socialista Juan Alberto Belloch y no para el candidato popular Eloy Suárez, una vez conocido que el resto de formaciones, nada menos que 16, entre ellas PAR y UPyD, no habían conseguido colocar ninguno nombre de sus listas. Pero la posible elección directa de los alcaldes que pretende Rajoy es consecuencia del temor que el PP siente ante el avance de Podemos y su posible alianza con otras formaciones. Imaginen que, con la reforma electoral anunciada, hubiese sido elegido alcalde Eloy Suárez. La ingobernabilidad del Ayuntamiento de Zaragoza habría estado servida con sólo haberse puesto de acuerdo el resto de las fuerzas.  En ese sentido, leo hoy en el periódico digital Vozpópuli que “el partido de Pablo Iglesias estudia presentarse a las municipales bajo el paraguas de la marca Ganemos, al estilo de la formación que lidera Ada Colau, líder antidesahucio, en Cataluña y que irá de la mano de la CUP, que lidera un diputado de origen zamorano famoso por el incidente de Rato y la zapatilla, para tomar el control de la alcaldía de Barcelona. Podemos será Ganemos para hacerse con el control de alcaldías por toda España”. Para Arriola, el marido de Celia Villalobos, sobrino de Juan Ramón Jiménez e interlocutor en las conversaciones con ETA en Zurich durante el gobierno Aznar, “los responsables de Podemos eran unos friquis”. Pero su ascensión imparable en las europeas fue el barrunto de que el bipartidismo podría quebrarse en las próximas generales. Y Rajoy lo sabe y está muy nervioso por el avance imparable de Podemos, de la misma manera que está  inquieta y camina sobre ascuas una alta burguesía que se siente protegida como el lince ibérico, unos sindicatos que jamás rinden cuentas del dinero que reciben a cambio de mirar para otro lado ante los recortes salariales injustificables y una casta política aforada que malgasta el dinero público consciente de que nunca pisará la cárcel.

martes, 5 de agosto de 2014

Carmen de Lirio


De haber vivido Francisco Masriera, hubiera retratado a Carmen de Lirio como la mujer que conquistó El Paralelo, esquivó a la censura franquista imperante y gozó de las simpatías de un gobernador civil de Barcelona, Eduardo Baeza Alegría, que la amparó y protegió como si fuese un cuadro de Picasso. Personalmente no la conocí aunque la pude contemplar en alguna película y escucharla, ¡ay, “En la noche de bodas…”!, en algún microsurco. Los años 50 dieron a Barcelona un aire europeísta con el que no pudo ni la férrea dictadura franquista ni la miserable censura imperante ni el nacional-catolicismo representado por el  arzobispo y procurador en Cortes Gregorio Modrego Casaus. Me entero de que acaba de fallecer Carmen Foros Aznar, vedette del “music hall” que en 2009 publicó unas memorias donde, entre otras cosas, decía que “había un censor que te permitía llevar la falda un poco más corta [aunque ella dice larga] si le comprabas un libro a su hijo, que era vendedor de enciclopedias”. Al que sí conocí fue a su hermano, Mariano Forns Aznar, que tenía una oficina en la zaragozana calle de San Jorge (frente a la efímera delegación de Abc) dedicada a la representación de artistas. Mariano fue un gran jotero fallecido en 2009 y que había cogido el testigo en 1968 de Mariano Cebollero Samitier, fundador del grupo folklórico “Alma de Aragón” en 1935 y por donde pasaron cantadores de la talla artística de José Oto, Jesús Gracia y Pilarín Bueno. En la actualidad, “Alma de Aragón”, considerado como el más antiguo de los grupos folklóricos de España,  está en manos de su hijo, Mariano Forns Peiro y de su mujer, Esperanza Nebra Simón.

La Verbena de la Paloma



A Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias le sucede como a esos viejos empresarios que crearon un negocio modesto en la época de los planes de desarrollo de López Rodó y que a su jubilación, y una vez que han puesto la gerencia del negocio  en manos de su hijo más amado en el que tienen puestas todas sus complacencias, continúan acudiendo todas las mañanas a la nave del polígono industrial para sentirse útil con sólo su acto de presencia. Y allí, en la nave, se le busca acomodo en un despacho vacío de la planta superior, ahora inutilizada y antes ocupada por un jefe de sección que se jubiló antes de tiempo y cuyo puesto ocupacional quedó amortizado para siempre. Se podrá decir lo que se quiera desde el Gobierno, pero a mí no hay quien me haga cambiar de opinión. La abdicación del rey Juan Carlos I fue precipitada y pilló al presidente del Gobierno con poco margen de maniobra. Y, claro, tal precipitación de acontecimientos de Estado y conocida la irritante pusilanimidad de Rajoy dieron lugar a no saber qué hacer ni dónde colocar ese “jarrón de la china na de la última Verbena de la Paloma” que es ahora el rey cesante. Un rey cesante al que desde el Gobierno se dio una excesiva prisa en aforarlo, que continúa viviendo en el Palacio de la Zarzuela a gastos pagados,  ostentando el título de rey y de capitán general en la reserva y al que ahora Patrimonio Nacional le está buscando un nuevo despacho y muebles para que el rey emérito pueda entretenerse recibiendo visitas, leyendo la prensa y haciendo crucigramas. Ayer recibía y almorzaba con unos ejecutivos de Mitsubishi interesados en invertir en España, después de haber dado los nipones un paso atrás en su demanda al Reino de España por los recortes sufridos en la retribución de sus plantas de energías renovables; y hoy, 5 de agosto, viajará a Bogotá para asistir pasado mañana a la toma de posesión de la presidencia de Colombia por Juan Manuel Santos. Ahora sabemos que hasta después del verano, (cuando llegue septiembre –cantaba Gelu- todo será maravilloso) no sabremos en qué consistirán las funciones del rey cesante, o sea, si ejercer las funciones que hasta su coronación hacía el príncipe de Asturias o participar en la cabalgata de la Epifanía subido en un pedestal y lanzando caramelos a los niños.



domingo, 3 de agosto de 2014

Sí, ya te he leído



Acabo de leer con detenimiento, para eso es domingo y no tengo mejor cosa que hacer, un artículo de Matías Vallés, licenciado en Química además de columnista elegante, en un periódico de provincias. Cuando escribo “de provincias” no es que haga de menos tal publicación sino que es difícil poder encontrarla en los quioscos de fuera del ámbito de su comunidad autónoma por su pequeña tirada. Pues bien, ese artículo de Vallés, “Supongo que me has leído”, hace referencia a la egolatría de determinados  aficionados a la pluma que, de hito en hito, como dirían los cursis, envían un “trabajillo” a la redacción de esa prensa local (mansa hasta la grosería y que se mantiene en pie merced a los anuncios oficiales),  en la confianza de que vea la luz y sea publicado en una sección distinta a la de “cartas al director”. Y el día que el autor consigue  publicar su colaboración gratis, -pongamos por caso “La mecánica peripatética según la teoría de Aristóteles”, en la que su autor expone la teoría de los ímpetus-,  de inmediato  compra varios ejemplares; y uno de ellos lo paseará bajo el brazo calle arriba, calle abajo, se lo enseñará al conocido de barra cuando tome una caña de cerveza,  lo recortará, lo pegará en un folio y lo archivará en una carpeta especial que esperará completar con las  siguientes colaboraciones. Y si un día alguien, aunque sólo le conozca de vista, tiene la mala suerte de toparte con él y le suelta carrete, entonces el columnista le invitará a su casa a tomar café, le sacará la carpeta, le leerá su primer artículo publicado con voz engolada y aprovechará para explicarle en qué consiste un sintagma pronominal, qué son las oraciones yuxtapuestas y qué es eso de la perífrasis. Dos semanas más tarde, con suerte para el nuevo colaborador, aparecerá en la misma página del mismo diario otro trabajo suyo y éste volverá a actuar de la misma manera, pero con algunos añadidos. Así, cada vez que se encuentre con el conocido de taberna o con un vecino de escalera le soltará de inmediato el consiguiente “supongo que has leído lo que he escrito”, obligando a su interlocutor a decir una mentira piadosa. Pero si el conocido con el que se acaba de topar le dijese que espera leerlo después de comer, entonces sería cuando el articulista aprovechara para hacerle un avance en forma de “trailer”, como si se tratase de una película: “Verás, chico, hoy escribo sobre el Peñón de Vélez de la Gomera y los efectos del terremoto de 1930”. Te encantará”. “Sí, sí, seguro…”, le responderá el conocido por dejar la fiesta en paz.

sábado, 2 de agosto de 2014

Lorén, entre los bilbilitanos ilustres




De vez en cuando, por aquello de que la cabra tira al monte, hago referencia a Calatayud. En julio pasado, por la alegría que me produjo que a José Verón Gormaz le concediese el Ayuntamiento el nombre de una calle; ayer, “ídem de lienzo” (expresión coloquial que apareció por primera vez en 1833 durante la Primera Guerra Carlista, cuando los servicios de Intendencia al hacer relación de las prendas destinadas al equipo de la tropa las anunciaba de esa guisa: “Guerreras de paño, ídem de lienzo”, o sea). Digo “ayer, ídem de lienzo” porque leía en “Calatayud.Org” que a don José Galindo Antón, médico, exalcalde, fotógrafo, escritor, académico y con rabo de cargos en su currículo que sería largo de explicar, también le acaba de conceder el Ayuntamiento de la Muy Noble, Leal, Siempre Augusta y Fidelísima Ciudad que preside con aseo el urólogo José Manuel Aranda Lassa, una plaza pública. Y ya que de médicos va la cosa, me gustaría saber si Calatayud cuenta en su callejero con una calle o plaza dedicada a Santiago Lorén Esteban. En caso negativo, sugeriría a don José Manuel que se tuviese presente en la memoria colectiva a ese ginecólogo y escritor nacido en el derruido Belchite y que residió en Calatayud durante mucho tiempo. Autor de numerosas novelas (destaco “Una casa con goteras”, premio Planeta 1953, y “La vieja del molino de aceite”, premio Ateneo de Sevilla, 1984); numerosos ensayos y biografías (“Santiago Ramón y Cajal”, premio Editorial Aedos, 1956, “Del electrón a Dios”, “Historia de la Medicina Aragonesa”, etc.) y varias comedias (“Un muerto para empezar”, estrenada en el Teatro Principal de Zaragoza en 1962, “La rebotica”, estrenada en el bilbaíno Teatro Arriaga en 1983, etc.) y que durante la década 1960-70 tuvo en su piso de consulta la corresponsalía  en Aragón del diario madrileño “Pueblo”. Al ganar el “Planeta” tuvo que someterse a infinidad de entrevistas para los más diversos medios informativos. Cuando algún periodista le preguntaba  la razón por la que se había decidido a escribir novelas, siempre contestaba: “Me compré una máquina para la consulta y como me di cuenta de que era demasiado grande para hacer recetas, le metí unos folios y salió un libro”.En los “Cuadernos del Ateneo” (número 7, año 1988) cuenta Lorén: “Esto que parece una broma es, en cierto modo, verdad. Ocurrió en Calatayud cuando ya llevaba unos años ejerciendo de toco-ginecólogo. La máquina, una Hispano Olivetti, yacía en un rincón de mi consulta, sin apenas uso. Una tarde se me ocurrió practicar con ella cargándola con un folio y empezando a contar las cosas que me habían pasado desde que empecé la carrera hasta cumplir  los cinco años de ejercicio que transcurrían por entonces. En un folio tras otro fui contando y contando y al alcanzar los doscientos y pico folios me di cuenta de que ello podía, quizá, constituir un  libro y le envié el tocho a Janés,  editor entonces de los más conocidos, antecesor con su editorial de la actual Plaza y Janés”. Aquel libro llevaba por título “Cuerpos, almas y todo eso”, clara parodia  al “Cuerpos y almas” de Maxence van del Meersch. En otro momento, Santiago Lorén cuenta el feliz día que recibió respuesta de José  Janés al original por él enviado donde  éste le prometía la publicación de su trabajo. “Recuerdo –escribe- que al lado de mi casa en la Rúa de Calatayud [se refiere a la Rúa de Eduardo Dato] había una librería [se refiere a la ya desaparecida Librería Perruca] y parándonos ante el escaparate le decía a mi mujer: --¿Te das cuenta de que pronto estará mi nombre entre todos esos libros?”. En fin, ya a punto de terminar este trabajo, me puede la curiosidad y me pongo en contacto con el Ayuntamiento de Calatayud.  Pregunto si la Ciudad tiene una calle dedicada a Santiago Lorén. Me contesta el funcionario que amablemente me ha atendido al teléfono que no le consta. A mi entender, Santiago Lorén merecería estar en el callejero  y desde aquí se lo pido al alcalde Aranda. Se lo merece.

José Galindo Antón




El pasado día 21 de julio en mi trabajo “Rito de las Exequias”, me congratulaba que el Ayuntamiento de Calatayud hubiese decidido poner el nombre de una calle al ilustre paisano José Verón Gormaz. Hoy, 1 de agosto, también me entero de que a José Galindo Antón, que fuese alcalde bilbilitano durante 20 años (entre 1971 y 1991 aunque con algún paréntesis), le van a colocar su nombre en la hasta ahora conocida como Plaza de San Benito. Galindo es un médico nonagenario especialista en aparato digestivo al que le tocó regir el Ayuntamiento de Calatayud durante los últimos años del franquismo, cuando a los alcaldes los nombraba directamente el entonces gobernador civil y jefe provincial del Movimiento. Durante  la Transición y el gobierno de Felipe González, Galindo  se presentó a las elecciones municipales por el PAR  (Partido Aragonés Regionalista). En una entrevista que le hizo  “El Periódico de Aragón” el 12 de abril de 2009, ante la pregunta del redactor, Galindo le respondía que él había sido el primer alcalde que tomó posesión de su cargo en España tras la celebración de los comicios democráticos. “La fecha se adelantó un día, al 18 de abril en lugar del 19, porque estaba previsto que el Rey visitara el Instituto Politécnico, la actual Academia de Logística, el primero de ambos días. Entonces se reunieron todos los cabezas de lista y preguntaron a la Casa Real si el monarca deseaba ser recibido por el ayuntamiento saliente o por el entrante, y la respuesta de Juan Carlos fue que debía recibirle y despedirle el mismo consistorio. Y la junta electoral dijo que no había inconveniente en adelantar la constitución del consistorio”. Tanto Verón como Galindo son dos grandes aficionados a la fotografía. Galindo ha sido procurador en Cortes, diputado provincial, presidente del Centro de Estudios Bilbilitanos, consejero de la Institución Fernando el Católico, secretario del Patronato del Centro de la UNED de Calatayud, vicepresidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro y miembro numerario de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis. Tiene publicadas numerosas monografías, está en posesión de la Medalla de Oro de la UNED y es Hijo Predilecto de Calatayud. Mi más cordial enhorabuena.