sábado, 31 de octubre de 2015

Se acaba octubre


Estos días sólo se habla de visitas a los cementerios y de ese Halloween que se está empapando en nuestra cultura española de forma irracional desde hace pocos años, aunque ya los celtas lo celebraban al inicio del año ofreciendo sacrificios  a Samhain  en la Vigilia de Saman. Sea como fuere, aquí se acabó el carbón, la representación de Don Juan Tenorio en los teatros de provincias y llevar bonitos ramos de claveles a los difuntos. Nos arreglamos con una calabaza y una vela, un poco de colorete color vino en la cara y unas flores de plástico de los chinos, eso sí, con más lentejuelas que el vestido escénico de Marifé de Triana, para poner sobre las losas de mármol y junto a la frase lapidaria “tu esposa no te olvida”. Los ayuntamientos habilitan más servicios de autobuses hasta los camposantos; las floristas se desquitan de la crisis económica por unos días; los ambigúes de los tanatorios sirven más botellines de cerveza y más raciones de rabas; los parados de larga duración ofrecen escaleras de mano  para llegar al último piso de los nichos a cambio de “la voluntad”; y las viudas, que por regla general no olvidan al difunto esposo (porque el “no olvidar”, como el “valor” en la mili, se les supone), después de depositar las flores de polietileno y echar una lágrima gorda quedan con las amigas para merendar chocolate con churros hasta la hora del cine, por ver una película de éxito taquillero. El muerto al hoyo y la viuda al churro, a falta de mejor aliciente. Ya puestos a contarlo todo, los maridos solían ser de esos tipos aburridos con lobanillo en la oreja que se pasaban el día en el taller y que los domingos, por aquello de que no era día hábil, se sentaban en un sillón de orejas con la batamanta y las zapatillas de cuadros y se quedaban dormidos frente al televisor. Y que cuando se despertaban, liaban un cigarro de picadura selecta,  de esos que agujerean los pantalones, se servían una copita de Anís las cadenas, de finísimo paladar, y se ponían a silbar Ay pena, penita, pena  por joder la marrana.

viernes, 30 de octubre de 2015

Cerrazón




Leo en la prensa aragonesa que “los votos de concejales del PP y el PAR de Calatayud impidieron que en el pasado Pleno municipal saliera adelante una propuesta del Partido Socialista, en la oposición, para retirar la medalla que el consistorio concedió a Francisco Franco en el año 1951. Franco aceptó la medalla y una comisión de la corporación se desplazó a Madrid cuatro años después para imponerle el galardón, que hacía referencia a su victoria en la guerra civil y a sus esfuerzos para llevar la patria a su mejor destino”.  Es decir, que la Ley de la Memoria Histórica no está siendo respetada. Tampoco se tiene en cuenta, por lo que se desprende de esa postura radical,  a los ediles bilbilitanos asesinados al comienzo de la Guerra Civil. Aquí no sirve el argumento de que “no se desea reabrir heridas”. No es la primera vez que se intenta la retirada de esa condecoración a Franco. Sucedió en 2009, siendo alcalde Víctor Ruiz, y en  2013, cuando tuvieron en contra los votos de 12 concejales del PP. Lo cierto es que ni entonces ni ahora existe voluntad de retirar  la medalla, de la misma manera que tampoco hay voluntad para desenterrar y dar digna sepultura a los esqueletos existentes en el barranco de la Bartolina. Las viejas heridas no se reabren por contar la historia tal como fue. Tampoco por decir, por ejemplo, que Francisco Bueno, alias El Estirao, fue fusilado en la Plaza del Fuerte el 15 de agosto de 1936 a las 5 de la tarde, con banda de música, falangistas, requetés y numeroso público presente. En todas las esquinas de Calatayud se colocaron octavillas donde se decía: “se está haciendo justicia con los reptiles venenosos”. También puede que fuese para los fascistas de entonces un “reptil venenoso” Eduardo López Táppero, médico que se había caracterizado por su ayuda a los necesitados y que dejó tras su fusilamiento viuda a Maria Aurora Conte Camps y huérfanos a tres hijos pequeños, o Manuel Carlés Nogueras, ingeniero agrónomo y director de la Estación Enológica existente en Calatayud. Se cuenta que nada más fusilar a Francisco Bueno, apareció por la Plaza del Fuerte una señora de la burguesía local con velo sobre la cabeza, rosario y misal,  que regresaba de hacer una visita a la iglesia de San Juan el Real. Pidió su pistola a uno de aquellos falangistas energúmenos y con toda la frialdad del mundo descerrajó el tiro de gracia al recién fusilado todavía agonizante en el suelo. Con el tiempo alguien me dijo de qué señora se trataba, pero no diré su nombre aunque me aspen: primero, por no haber podido contrastar esa delicada información; segundo, por respeto a sus descendientes; y, tercero, por no corresponderme a mí facilitar ese dato. El que quiera saber, que vaya a Salamanca.

La cagalera de Willy





Poca cosa deben de tener en cartera los ediles del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza cuando proponen en una moción, como propusieron ayer en el Pleno, declarar persona no grata a Willy Toledo por haberse ciscado ese actor hace quince días en la Fiesta Nacional y en la Virgen del Pilar. No cabe duda de que Willy sea un impresentable y que debería pensar lo que dice, aunque solo fuese por evitar susceptibilidades. Y aclarado eso, lo cierto es que el PP se quedó sin apoyos en su peregrina propuesta. Sus 10 votos favorables estuvieron en contra de las 10 abstenciones del PSOE y de los 11 votos en contra de CHA y de ZeC. El PP, por iniciativa propia, pretendía canalizar el “supuesto” malestar de los zaragozanos sin conocer su opinión. Lo que el PP debería saber es que los ciudadanos no necesitamos de “procuradores” a la violeta. Estoy de acuerdo con ese grupo municipal en que, como dice un verso de Ezra Pound,  “el latín es sagrado, el trigo es sagrado”. La Virgen del Pilar merece el respeto debido y la Fiesta Nacional, que coincide con la Patrona de Zaragoza, no termina de calar en el sentimiento popular. Toda la fiesta se reduce a una parada militar en Madrid presidida por el Rey y a un cóctel posterior en el Palacio Real para 1.500 personas de diverso pelaje. Es decir, una mierda pinchada en un palo. Pero yo, que no tengo nada que ver con el actor Willy, puedo decir, y digo, que me defeco en los organigramas de un  Gobierno que no reduce el paro ni cumple sus promesas; en los políticos corruptos, en los bancos usureros, en los especuladores de Bolsa con información privilegiada; en la exministra que dijo en su día, siendo ministra, que “el dinero público no es de nadie”; y en la triste comparación del aborto con el Holocausto, como se atrevió a comparar el obispo de Guadalajara, Juan Antonio Reig Pla, sin despeinarse el tupé. Uno puede exonerar el vientre cuando y dónde le venga en gana. Sólo es cuestión de abrir el esfínter, defecar y limpiarse el trasero con una piedra del camino. Y para aquel que esté en desacuerdo, le invito a que lea “Gracias y desgracias del ojo del culo”, de Don Francisco de Quevedo y Villegas, que era más inteligente que todos aquellos que se escandalizan de la materia fecal, o de que “entre dos piedras feroces ande un edil dando voces”.

jueves, 29 de octubre de 2015

Cabezas de turco




Ya he contado en varias ocasiones que la ciudad de Teruel es la única capital de España que no tiene línea ferroviaria directa con Madrid. Pero la línea Teruel-Sagunto tiene gran importancia desde que la factoría Opel de Figueruelas utiliza ese trayecto para enviar turismos con destino al puerto de Valencia, en este caso para su embarque a  Turquía. Pero miren ustedes por dónde, la vía férrea está tan obsoleta que a veces suceden casos que da vergüenza contar. Así, me entero por la prensa de que un convoy, que semanalmente transporta 240 vehículos, tuvo anteayer un incidente que pone de manifiesto un obsoleto trazado férreo del siglo XIX. Según cuenta hoy Heraldo de Aragón, “El convoy, de 550 metros de longitud, empezó a patinar cuando se encontraba a 2,5 kilómetros de la estación de Teruel en dirección a Valencia, en el primer repecho de la subida al puerto de Escandón y tuvo que regresar marcha atrás hasta la terminal turolense. El tren pasó la noche en Teruel y salió ayer por la mañana hacia su destino, algo que consiguió sin que se produjeran más problemas”. (…) “Esa tarde había llovido y la vía estaba mojada, lo que pudo influir negativamente”. (…)  “Otra causa sería la limitación de velocidad a 20 kilómetros por hora –por mal estado del terraplén– que existe desde hace más de un año en la zona en la que se paró el tren –el puente de la Rambla– que impidió al convoy tomar el impulso necesario para salvar la primera cuesta arriba que se encuentra”. De vergüenza. El Estado, responsable subsidiario de tal anomalía, debería entender que el futuro de nuestras comunicaciones está en el ferrocarril. De nada sirve contar con Alta Velocidad para viajeros (en muchos casos con trayectos ridículos) en una extensa red de nuestro territorio si no se tiene en cuenta que las exportaciones son el principal motor de nuestro arranque económico. Según Diario de Teruel, “el convoy de 500 metros de longitud tuvo que recular hasta la estación, al poco de salir, y esperar hasta ayer, cuando la vía se secó, para poder continuar viaje hasta el puerto de Valencia”. Vamos, que el agua de lluvia hizo que patinara la locomotora sobre la vía “y no hubo manera de remontar Caparrates”. Adif, como ya es su costumbre, “echa balones fuera” y culpa a los aguaceros de su absoluta incompetencia. Ya pasó el 24 de julio de 2013 en el trayecto Madrid-Ferrol con el accidente de Angrois  (un Alvia compuesto de ocho vagones de talgo, más uno de cafetería y dos cabezas tractoras Bombardier) con el resultado de 80 muertos y numerosos heridos. Pues bien, aunque el presidente de Adif manifestó ese mismo día que el siniestro se podría haber evitado sustituyendo la utilización de ASFA por la del sistema de seguridad ERTMS, el resultado final es que el fiscal ha determinado en un escrito de 8 folios que “la culpa es del maquinista”, Francisco José Garzón Amo, al que se solicita condena de 4 años de cárcel y 6 de inhabilitación. En el informe del fiscal (*) (Conclusiones Provisionales) se señala que “Renfe tiene suscrita póliza de responsabilidad civil con la compañía QBE Insurance (Europe) LTD”. Y a continuación se da nota de los desperfectos en la infraestructura ferroviaria por un importe desglosado de 1.368.081’83 euros. Y al acusado se le atribuye en la Conclusión Segunda: ochenta delitos de homicidio por imprudencia grave profesional del artículo 142, apartados primero y tercero, del Código Penal; ciento cuarenta y cuatro delitos de lesiones el art.  152.1 del Código Pena; y un delito de daños del art. 267 del Código Penal. Todos ellos en concurso ideal del artículo 77 apartados primero y segundo del Código Penal. En la conclusión Tercera: Es autor el acusado. “El acusado indemnizará con responsabilidad civil directa…y con responsabilidad subsidiaria de Renfe Operadora...”, (se cita el número de personas por fallecimientos  y por lesiones) etcétera. Lo que no se dice en ningún apartado de esas Conclusiones Provisionales es que el Estado es responsable civil subsidiario, (a mi entender, condición necesaria para el cobro de tales indemnizaciones) puesto que tanto Adif  como Renfe Operadora pertenecen al Ministerio de Fomento. Lo importante, por lo que se desprende, es determinar quién  carga con el mochuelo: “la lluvia” (tren de mercancías), “el maquinista” (tren alvia), “solo o en compañía de otros” (asesinato de los Urquijo), el espinoso tema de la talidomida (fallo con 50 años de retraso) sin indemnizaciones, y ¿sin responsables? Siempre se rompe la cuerda por el punto más flojo. Este es un país poco serio.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(*)
(Fiscalía Provincial de La Coruña.- Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago de Compostela.- Procedimiento: diligencias previas.- Número de procedimiento 0004069/2013. NIG.1503074220130032746.- 2174000001E. Fecha de la firma de la Fiscalía: 26 octubre 2015. Ocho páginas. El fiscal: Antonio Roma Valdés).

miércoles, 28 de octubre de 2015

Nada está escrito




Vicente Clavero da en la diana cuando afirma que “es verdad que el paro sí ha descendido durante el mandato de Rajoy, concretamente en 435.500 personas. Sin embargo, esa cifra resulta engañosa, porque no responde a un aumento del empleo, que como hemos visto no se ha producido. Lo que pasa es que la población activa ha caído, gracias a los españoles desanimados que se han ido al extranjero en busca de trabajo y a los inmigrantes que se han visto obligados a regresar a sus países por razones económicas”. Y se hace eco de la última Encuesta de Población Activa (tercer trimestre de 2015) para comparar datos concluyentes. Como bien señala Clavero, en diciembre de 2011, al llegar Rajoy a La Moncloa, el número de personas que disfrutaban de un puesto de trabajo era de 18.153.000. Ahora hay cien mil menos”. Ni que decir tiene que con su Gobierno se empeoraron las condiciones laborales, con trabajos inestables y mal pagados. El número de contratos indefinidos ha bajado en 350.000 y los temporales han crecido en 150.000. Con esos datos (Sánchez ya ha dicho que no piensa mejorar las condiciones laborales si llega al poder) tanto da que gane la Derecha como la mal llamada Izquierda. La bisagra la tendrá Ciudadanos, ese partido que dice ser de Centro y a cuyo líder recibirá posiblemente Rajoy en La Moncloa dentro de pocos días, como ha hecho hoy con Sanchez, para entonces preguntarle si estaría de acuerdo con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, en vista del cariz que están tomando los acontecimientos en Cataluña. Mal asunto cuando un presidente de Gobierno no es capaz de tomar decisiones de calado cuando se ve amenazada la integridad de España sin tener que “consultar” a los líderes de otras fuerzas políticas como si esos políticos (Sánchez y Rivera) fuesen miembros de una misión diplomática. Rajoy cuenta con mayoría absoluta en ambas Cámaras que, ¡oh casualidad!, acaban de echar el cerrojo aunque sus parlamentarios sigan cobrando dos meses más. Y Rajoy se encuentra ahora con una “algarabía” catalana de muy mal acomodo. Digo yo, ¿y por qué razón no cuenta Rajoy con la opinión de Pablo Iglesias? Le han dado por muerto político al líder de Podemos a casi dos meses del 20 de diciembre. Dicho en términos taurinos, el toro está repuchado en tablas pero puede tirar un gañafón al puntillero, volverse a levantar y dejar a alguien que yo me sé como a Granero en Madrid, con aquel Pocapena de la ganadería de Veragua. Nada está escrito.

lunes, 26 de octubre de 2015

Precari(E)dad





La comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, ha puesto el dedo en la llaga en una entrevista que le hace Ignacio Fariza y que publica hoy El País. Thyssen señala que en España “la economía crece, el desempleo cae y el empleo repunta”, para después añadir que “mi visión es que la precariedad, si es temporal, como un paso hacia un trabajo mejor, está bien porque estas personas al menos tienen un puesto de trabajo. Sin embargo, esa situación precaria no puede convertirse en la normalidad”. Ya se sabe que hay poco trabajo y no queda otra que repartirlo. Pero malo es que el ciudadano se acostumbre a considerar como estándar lo que es inseguro. Lo cierto es que han bajado los salarios y ha crecido la temporalidad y la desvinculación de los convenios colectivos. A nadie se le escapa que Rajoy apostó por la reducción de costes laborales suponiendo que, de esa manera, aumentaría la competitividad de las empresas. Se equivocó.  Lo cierto es que está disminuyendo a pasos agigantados el tejido industrial y aumentando los servicios temporales relacionados con el turismo, que no es cosa distinta a pan para hoy y hambre para mañana. Y de esa guisa, está surgiendo un tipo de trabajadores, los trabajadores pobres que no pueden vivir con dignidad, que firman contratos a media jornada, o que trabajan en jornadas de ocho horas o más por menos del salario mínimo interprofesional. Pero al Gobierno eso se la trae al pairo. Lo único que le obsesiona de cara a Europa, es poder reducir las cifras de INEM. “La oligarquía quiere que todos tengamos trabajo, pero precario, -como escribe Toño Fraguas en Lamarea.com-. De hecho, podríamos llegar a ser un país lleno de pobres con pleno empleo”. Como no se puede devaluar la moneda, se devalúa el trabajo. Y los sindicatos mayoritarios, como siempre, se ponen de perfil ante el problema creciente. Parece que no fuese con ellos. Acostumbrarse a las dificultades, sin embargo, no significa resignarse. La resignación, como la sumisión, es el refugio de la ignorancia.

domingo, 25 de octubre de 2015

El juramento del bosque





Me doy una vuelta por el centro de Zaragoza y en una exposición artística al aire libre cerca de la calle Alfonso cae en mis manos un cuento infantil, El Juramento del bosque, de Ana Rosa Rodríguez Miguel, publicado por primera vez en 2005 y que, desde entonces a hoy, ha pasado por diversas editoriales. En el relato aparece el duende Olivero, el Hada de los Sueños Imposibles y la ninfa del bosque, que se adentran en espesura de una floresta encantada donde conocen a una pareja de seres humanos que han huído de una civilización condenada a la catástrofe por sus malas artes en aspectos de la envergadura de la  contaminación del medio ambiente, causante del cambio climático. Todos aceptan la convivencia común a cambio de ser respetuosos con la Naturaleza. Al texto le acompañan unos dibujos de la autora llenos de encanto. Es curioso, siempre que intento estirar las piernas regreso a casa con algo interesante. El cuento en cuestión se lo regalaré a mi nieta Candela que, aunque todavía no sabe leer, me consta que aprecia las ilustraciones. Hoy leo en El Mundo que “el Círculo de Bellas Artes de Madrid ha sido el lugar elegido para la presentación de un decálogo de medidas mínimas encaminadas hacia un ‘nuevo modelo de desarrollo sostenible’ que luche contra el cambio climático. Al encuentro han acudido representantes de SEO/BirdLife, Amigos de la Tierra, Greenpeace, Ecologistas en Acción y WWF. Como decía Paco Segura, de Ecologistas en Acción, “luchar contra la contaminación es más barato que permitirla”. Con esa frase se puede resumir la labor que debería llevar a cabo el Gobierno en la próxima legislatura, “apoyándose en un estudio de la OMS que cuantificaba el coste de la contaminación atmosférica en España en 38 mil millones de euros al año, casi un 4% del PIB”. Es bueno que todos nos concienciemos del problema desde la infancia. Por esa razón, “El juramento del bosque” me parece un relato acertado que recomiendo.

viernes, 23 de octubre de 2015

Tristeza





Me causa desconsuelo ver a un alcalde “derrotado” y confiando en que el próximo lunes, –como señala Heraldo de Aragón- “el sentido común se imponga y se alcance un acuerdo sobre las ordenanzas fiscales que permitan que el Ayuntamiento pueda recaudar algo aunque sea menos de la mitad de lo que nos habíamos planteado desde Zaragoza en Común”. Eso de que “el Ayuntamiento pueda recaudar algo” me recuerda a esas familias casi al borde de la inopia esperando que alguien les eche una mano para no ser desahuciadas. Es, digo, un canto de sirenas, que nadie escucha. El PSOE, su aparente aliado, le ha salido rana. Pérez Anadón, el eterno segundón que esperaba alzarse con el santo y la peana, espera sentado a la puerta del Consistorio para ver pasar el cadáver del tipo que le pisó en el callo. Así mal, muy mal. La actitud “intolerante, obstructiva y cerril” de los ediles del PP, PSOE y Ciudadanos  la terminaremos pagando, como siempre, los ciudadanos de Zaragoza. En el PP se entiende. En Ciudadanos, que es su marca blanca (como Hacendado lo es de Mercadona), también. Pero en el PSOE no llego a comprender ni su oposición al cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe ni que desee que sean los más pudientes los que aporten más dinero con algunos gravámenes municipales para intentar salir de la bancarrota en la que se encuentra el Consistorio por una mala gestión socialista que duró más de una década. ¿Qué sería de Pérez Anadón (que tenía unas pésimas relaciones con Belloch y que pasó su rodillo “damasco” por encima del candidato Javier Fernández) sin su garfio para trabarse en la política socialista como una ladilla a un escroto? ¿Así se facilitó el proceso de primarias? Pérez Anadón, que había puesto en marcha la maquinaria de primarias incluso con la hipótesis de alcanzar el aval del 50% de la militancia, no le dejó a Fernández ni recabar apoyos a su candidatura. Se sabía ganador en las apuestas antes de comenzar el combate por la Alcaldía. Era su particular “toma de la Bastilla” sin compañeros mejor preparados que le pudieran hacer sombra. Unos pactos para  colocar a Lambán al frente del Gobierno de Aragón, aunque vigilado de cerca por Pablo Echenique, dejaron a Pérez Anadón de eterno segundón. Pero se mantuvo de edil y puede seguir comiendo caliente en tiempos de tribulación, cuando no conviene hacer mudanza y cuando ya no quedaba sitio para él en las cajas de ahorros intervenidas, que, hasta entonces habían sido refugio para políticos y sindicalistas amortizados que no encontraban árbol donde ahorcarse. En fin, esto es lo que hay. Pero no pasa nada. Algo parecido a lo que le están haciendo a Santisteve, le ocurre a la jurista Manuela Carmena en Madrid,  a José María González Santos en Cádiz y a Joan Ribó en Valencia, al que le “acusan” desde la derechona de que “ya se ha cansado de la bicicleta”. ¡Hace falta ser memos! De momento no pueden con Ada Colau, que los tiene bien puestos. Santisteve merece respeto por parte de los ciudadanos y lealtad por parte de aquellos políticos que le auparon. Poner las reglas de juego en mitad de la partida sólo beneficia a los granujas, incapaces de saber buscarse la vida y que sólo aspiran a seguir viviendo a costa del dinero público.

jueves, 22 de octubre de 2015

Maquiavelo está presente





Las pretensión de subidas de algunas tasas municipales que el Ayuntamiento de Zaragoza, que preside Pedro Santisteve de ZeC con el apoyo de de CHA y PSOE, deseaba llevar a cabo para sanear sus maltrechas cuentas se han venido abajo por decisión de los ediles de PP, PSOE y Ciudadanos, que suman 20 ediles, frente a los 9 que ostenta Zaragoza en Común y 2 la Chunta Aragonesista. Santisteve pretendía incrementar el IBI de uso residencial y el IAE para tener un respiro en el cashflow de la caja de todos. Se da la circunstancia de que el actual consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, el socialista Fernando Gimeno fue, además de vicealcalde, el encargado de la Hacienda municipal en el Consistorio hasta el último resultado de las urnas. Él sabe mejor que nadie la dramática situación por la que pasa el Ayuntamiento. Por otro lado, Pablo Echenique, de Podemos, había dicho a los medios que, si no se permitía sacar adelante los proyectos de Santisteve, tampoco se ayudaría a aprobar el proyecto de ley de Presupuestos de la Comunidad para 2016. Y en esas estamos. Si no se ayuda a sacar los Presupuestos adelante, posiblemente la cosa se complica y podría haber una prórroga de los actuales para el año que viene. El actual alcalde, a mi entender, tiene un gran problema. Si PP y PSOE (16 ediles de 31) le “hacen la pinza” de forma sistemática, le anticipo que le esperan cuatro años terribles. Ahora se entiende la razón por la que el PSOE “sacrificó” a Pérez Anadón y “entregó” la Alcaldía a Santisteve. Por un lado, para manejarle como una marioneta; por otro como contrapartida a permitir que Javier Lambán (PSOE) se hiciese con las riendas del Gobierno de Aragón y, de ese modo, lograr enviar a Luisa Fernanda Rudi (PP) al cementerio de elefantes, o sea, al Senado, que es el lugar donde terminan las “viejas glorias” cuando tiene holguras en sus bielas. Si aplicamos el lenguaje taurino, ya recibió  Santisteve el primer aviso con el cambio de nombre del actual Pabellón Príncipe Felipe por el de Pabellón José Luis Abós. El asunto está en los tribunales de justicia. El segundo aviso le llega ahora, con el rechazo de “los tres grandes” de las ordenanzas fiscales presentadas por el quipo de Zaragoza en Común. No se sabe todavía cuando llegará el tercero de los avisos, el clarín y el pañuelo verde que le devuelva a los corrales por falta de trapío; es decir, por una moción de censura que auparía a Pérez Anadón con la abstención del PP, la ayuda de los 4 ediles de Ciudadanos y los 2 ediles de la CHA (total: 12) a la Alcaldía y, de ese modo, poder alzarse el PSOE con el santo y con la peana tanto en el Ayuntamiento como en el Gobierno de Aragón. Lo malo es que esa suma (12) sería muy corta frente a los (9 de ZeC más los 10 del PP que harían mutis por el foro) restantes. Pero a Pérez Anadón, además,  le “salvaría” que PP y ZeC son tan difíciles de ligar o de aliarse como el aceite y el agua. Decía Maquiavelo que “la naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad”. Lo que no entiendo es lo dicho por el concejal del PSOE  Javier Trívez: “Los socialistas proponemos una reducción de todos los impuestos municipales para todos los ciudadanos que lo necesiten”, cuando los socialistas fueron quienes dejaron la mayor deuda viva en el Consistorio, como demuestran tanto el Tribunal de Cuentas como las últimas auditorías internas. Este tipo no desea mandar el toro al corral por falta de fuerzas, sino darle la puntilla mientras canta La salvaora y saluda al respetable con cara de fullero haciendo leyenda. Como si lo viera… ¡Joder, qué tropa!

El triunfo del low cost





En su columna de El País y bajo el título “Bragas a euro”, Luis Sánchez Mellado mete el dedo en la llaga. Viene a decir que las tiendas de low cost funcionan porque “con sueldos de mil euros, quien los gane, los presuntamente asequibles Zara, Mango y H&M son tan prohibitivos para la nueva clase trabajadora como Loewe, Dior o Gucci para la entelequia antes conocida como clase media”. La OCDE afirma que la brecha  entre ricos y pobres ha alcanzado un nuevo récord por la crisis y que esa brecha sigue ampliándose. Para dar idea de la gigantesca reestructuración que se ha producido en el aparato productivo del capitalismo en los últimos tiempos –y así lo señalaba Joaquín Estefanía (“La clase media ya no es la burguesía”, El País, 25 nov 2014) “se está construyendo una clase peculiar formada poe capas medias en cuanto a formación, pero con las condiciones de vida de los estratos más bajos. Y para reafirmarse en esa gigantesca reestructuración, cuenta el siguiente chascarrillo: “Se inaugura una fábrica textil y sólo emplea a un trabajador y a un perro: al trabajador para que dé de comer al perro y al perro para que mantenga al trabajador alejado de la maquinaria”. Quizás Estefanía ha hecho referencia a las fábricas textiles por ser empresas que, como se sabe, en otro tiempo crearon muchos puestos de trabajo. Pero en un país donde los beneficios empresariales se multiplican  al mismo ritmo que crece el paro, de nada sirve que el Estado inyecte ayudas a los empresarios en un desesperado intento de aminorar la tragedia de la clase vulnerable. “La clase media creía –dice Estefanía- que una buena formación intelectual abría puertas, y que la honradez y el trabajo eran las mejores cartas de presentación. Esto se acabó”.  Ahora aparecen en el espectro político nuevas formaciones tratando de vender “esperanzas” y poder poner fin a un bipartidismo corrupto que huele a podrido. Para entender el grado de desesperación que sufren millones de ciudadanos en España, nada mejor que recordar unos versos de Bertolt Brecht: “Para ganarme el pan, cada mañana / voy al mercado donde se compran mentiras. / Lleno de esperanza, / me pongo a la cola de los vendedores”.

martes, 20 de octubre de 2015

Un olivo majestuoso





A propósito de una noticia aparecida en Calatayud.org quisiera hacer unos comentarios. La noticia hace referencia de forma resumida a que un juez ha obligado a pagar un ciudadano 1.367 euros correspondientes a una carrera en taxi desde Calatayud hasta Vigo que hizo en 2014 y que al final del trayecto el cliente no pagó. Y en esa noticia, y eso es lo que me choca, para referirse a la ciudad de Vigo, se utiliza varias veces la denominación Ciudad Olívica. Después de hacer las correspondientes consultas, descubro (no lo sabía) que  Vigo detenta en su escudo una torre almenada y un olivo sobre un mar representado por seis franjas ondeantes. Y me entero de que “En el siglo XIV d.C. los monjes de la Orden del Templo de Jerusalén (templarios) tomaron posesión de un antiguo templo dedicado a Santa María, (ubicado donde está ahora la iglesia de la colegiata), y en su atrio plantaron un olivo.  En 1816 el viejo templo fue derribado para construir el nuevo, y el olivo desapareció. Don Manuel Ángel Pereyra recogió un esqueje de aquel árbol, y así pudo sobrevivir. Sus descendientes lo plantaron en el paseo de Alfonso XII, donde puede contemplarse actualmente”. Pero siempre no fue así. Mientras esa ciudad perteneció a la jurisdicción compostelana junto a la torre almenada había una vieira, o concha de peregrino. Fue después de la Guerra de la Independencia, al dejar de pertenecer a esa jurisdicción, cuando se hizo la sustitución. En la actualidad, el escudo es una copia del que adornaba la fuente de Neptuno cuando estuvo situada en la Porta do Sol, justo enfrente de la fuente del Angelote, en la actual Plaza de la Princesa. (Para saber más sobre la historia de este monumento, léase el artículo de Miguel Angel Fernández,  La fuente de Neptuno, publicado en Castrelos, Revista do Museo Municipal ‘Quiñones de León’ de Vigo, tomo 3/4, 1990-1991, editada en 1993, en sus páginas 343 a 354. También el artículo del actual cronista oficial,  BernardoVázquez Gil, titulado Escudos de los ayuntamientos de Vigo, en la misma publicación, pero en el tomo 0 de 1987, páginas 189 y ss.). A partir de 1917, Avelino Rodríguez Elías, entonces cronista oficial de esa ciudad, expuso en el Boletín de la Real Academia Gallega la necesidad de establecer un modelo oficial, el que hasta la fecha se conserva. Ya lo dice el refrán: “no te acostarás sin saber una cosa más”.

La llave de Pablo Echenique




En el Ayuntamiento de Zaragoza y en el Gobierno de Aragón hay un lío monumental. En el Ayuntamiento gobierna Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común y en el Gobierno de Aragón, Javier Lambán, del PSOE, con el apoyo de Podemos. Pedro Santisteve pretende modificar determinadas tasas municipales para los más pudientes y para ello necesita el apoyo de los ediles socialistas. Y el Gobierno de Aragón necesita aprobar los Presupuestos, con la ayuda de Podemos. Y ahora aparece en escena el Primo de Zumosol, es decir, Pablo Echenique, que días pasados -según leo hoy en El Periódico de Aragón -“convocó a los medios en las Cortes para hablar de los presupuestos de la comunidad, y dejó caer, como ya había hecho en otras ocasiones, que su actitud ante una eventual negociación sería de responsabilidad. Al contrario de lo que, en su opinión, está haciendo el PSOE en el consistorio de la capital. El líder de Podemos, aun admitiendo que su partido y Zaragoza en Común son formaciones diferentes, matizó, que ‘por coherencia’, los socialistas deberían tener planteamientos semejantes en el ayuntamiento y en el Ejecutivo. Y que, por lo tanto, su formación no entendería que por una parte se rechazasen unas tasas ‘progresivas’ y por otra el Gobierno plantease unos presupuestos para la comunidad con ese mismo espíritu”. Y ahora aparecen en escena Eloy Suárez y el resto de ediles del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza dispuestos a ‘echarles una mano’ a Pérez Anadón y su combo socialista, que más que aliados con Zaragoza en Común son lo más parecido a esos vecinos de escalera cuya ‘buena vecindad’ se reduce a ‘hace frío’, ‘hace calor’, cuando coinciden en el ascensor o en la puerta de la calle. Está claro que Pérez Anadón no ‘lleva bien’ unos pactos por los que éste tuvo que seguir de segundón, como ya le había ocurrido con Juan Alberto Belloch, un alcalde con más sombras que luces que parecía eternizarse en su despacho de la Plaza del Pilar. Eloy Suárez  -también lo señala la prensa- “ha apelado hoy a la responsabilidad del PSOE [en el Ayuntamiento] para llegar a un acuerdo sobre las ordenanzas fiscales y a que no ceda al ‘chantaje’ de Podemos que amenaza con no apoyar los presupuestos de Aragón si los socialistas [en las Cortes de Aragón] no respaldan las medidas tributarias de Zaragoza en Común”. (…) Suárez opina que “Santisteve aún no se a enterado de que gobierna en minoría, con nueve concejales”. Javier Lambán, que hace unos días dijo que no había vasos comunicantes entre Podemos y Zaragoza en Común, ayer tuvo que recordar que Gobierno y Ayuntamiento son instituciones independientes. Hombre, sí, pero si no llega a ser por Pablo Echenique, Lambán no sería presidente de la Comunidad. Por cierto, llamar a Echenique el Primo de Zumosol, como ha hecho Eloy Suárez, cuando se desplaza en silla de ruedas, se me antoja de mal gusto.

lunes, 19 de octubre de 2015

Kerry, o Niño Ricardo



 
Llevo unos días que no puedo parar en casa por los ruidos. Un vecino de escalera está de obras en  baño y cocina y no me queda más remedio que tener que aguantar esa batucada tan desagradable de mazos sobre el viejo alicatado. Pero salir a la calle ha sido peor todavía, con el guirigay de gente con una servilleta de cuadros rojos y negros al cuello para arriba y para abajo, de norte a sur y de este a oeste, entre la bulla de pitos, flautas, olor a comida de chiscón, flores a María, petardos, niños con trompetillas y globos que en cada descuido se les marchan al cielo y veladores hasta la bandera. Este país necesita sosiego. Los españoles, ya se sabe, para encubrir su falta de razones, hablan a gritos y empujan sin pedir perdón. Así no vamos a ninguna parte. Lo dice Gala: “los españoles estamos, en general, mal educados. Somos soberbios, pero tímidos; acomplejados, pero vanidosos; individualistas, pero inseguros”. Luego están los que dicen que no hay nada que celebrar el día del Pilar, que coincide con el día de las Fiesta Nacional. Que a los indios les tratamos mal, etcétera. Y otros, como Peñafiel, que preferiría que en el desfile de las Fuerzas Armadas de ese día, el Rey estuviese en la tarima presidencial junto al ministro de Defensa en vez de junto a su consorte y a las niñas, que todavía son muy pequeñas. Kerry, que ha venido a España para firmar un pacto por el  que se llevará las tierras contaminadas de Palomares al desierto de Nevada, ha recibido de García-Margallo una guitarra como regalo de bienvenida. Kerry pensaba venir hace unos meses, pero se cayó de la bicicleta. El titular de Exteriores  se ha quedado corto. Podía haberle donado, a la vez que la guitarra, una copia de Bienvenido Mr. Marshall y otra con Fraga bañándose en el Mediterráneo. No sé, pero ese viaje de Kerry me mosquea. Ahora se llevarán las tierras contaminadas de Palomares, después de  caso 50 años del choque de aviones. Pero, ¿a cambio de qué? ¿Y los daños colaterales producidos hasta la fecha en la salud de los ciudadanos? Eso es lo que no nos cuentan. Y encima les regalamos guitarras.

viernes, 16 de octubre de 2015

Los inventos del profesor Slim de Copenhague





Ahora Cañizares pide perdón a los refugiados y da marcha a tras sobre lo que afirmó el miércoles pasado. Este cardenal no tiene las ideas claras. Ahora los migrantes ya son “trigo limpio”, como en la canción de Pepe Pinto: “Vela / el barco de mis amores / no tiene más que una vela / remendadita y graciosa /  igual que mi María Manuela / que es morena y muy garbosa”.  Ese purpurado se merece que le hagamos la pedorreta. Para mí que Francisco le ha llamado al orden. En su descargo, el obispo auxiliar de Valencia, Esteban Escudero, ha dicho hoy que “las graves acusaciones de xenofobia vertidas contra el cardenal no se ajustan en absoluto a la verdad de su pensamiento”. Y para remachar sus afirmaciones ha manifestado que “el arzobispo de Valencia dio instrucciones en su día a Cáritas Diocesana de acoger al máximo el cupo de refugiados”. Encima dispara con pólvora del rey. A nadie se le escapa que la Conferencia Episcopal Española sólo entrega a Cáritas un escaso 1%  del total global que recibe, ya que el resto es obra del Estado y de los españoles que aportan voluntariamente sus donativos. Pero bueno, hay “más fiesta en el cielo por un pecador  arrepentido que por mil justos”. (Lucas 15:10). Y ahora llegan las recetas de Slim para España: trabajar tres días por semana y jubilarse a los 75 años. ¡Toma ya! Que se lo diga  a los trabajadores de pico y pala si tiene arrestos. Esas peregrinas opiniones  del profesor Slim de Copenhague más propias de los "grandes inventos del TBO" que de otra cosa tuvieron lugar en una reunión del Círculo de Montevideo, en Alicante, en presencia de Felipe González, el  Isidoro de la puerta giratoria,  ahora convertido en monaguillo del multimillonario mexicano, en rapavelas de la capillita de la derechona con más escamas que un barbo del Ebro y que tiene amnesia sobre lo que sucedió en este país en tiempos del Señor X mientras él manejaba las riendas del Gobierno. El consejero de Gas Natural FENOSA, y que le aburría asistir a los consejos de accionistas donde se lo llevaba crudo, contaba a los presentes al acto después del abucheo de los universitarios en Alicante que está acostumbrado a esas cosas, que algo parecido le sucedió en Venezuela. Ya apareció la alargada sombra de Podemos.  Slim, la segunda fortuna del mundo según la revistas Forbes, incide en que aplicando su fórmula magistral, o sea, menos horas de trabajo y más años de cotización, se atajará el problema del desempeo en España. Es decir, más sueldo para los funcionarios (afirma que ganan muy poco y que “unos ingresos ‘razonablemente buenos’ ayudarían a no distraerse se de su actividad fundamental”), menos sueldo para los trabajadores por cuenta ajena y de la empresa a la tumba. Slim, accionista mayoritario en FOCSA, presenta una receta para España cuya medicina a dispensar en la botica tiene más efectos secundarios que beneficios para el paciente. Pues nada, que Slim meta su dinero en Funespaña, convenza a Rajoy de las bondades de su pócima mágica y que don Tancredo hagan bueno aquello que dijo Groucho Marx: “Si no le gusta mis principios, tengo otros”.

De puño y letra




Me entero de que la RAE va a cambiar en el Diccionario de la Lengua una de las acepciones de “gitano” equivalente a “trapacero”, al considerar que ese término es “ofensivo y discriminatorio”. Pues nada, búsquese una definición más correcta y respetuosa. También para la acepción de payo, referido a campesino ignorante, o rústico; para la de judío, referido a avaro que presta con usura; para galopillo, referido al pinche de cocina pícaro y bribón; para carretero, en su acepción de fullero que blasfema; para murciano, referido a aquel murcia, etcétera. Este es un país donde al portero se le llama conserje; a la criada, empleada de hogar; a los aparejadores, arquitectos técnicos;  a los practicantes, ayudantes técnicos sanitarios; monarcas al rey y a su consorte, cuando monarca sólo es el sujeto proclamado en el Congreso de los Diputados; etcétera. No pasa día sin que salude y estreche la mano a alguien que se tiene por escritor por el mero hecho de haber llevado unas páginas a una imprenta para hacerse con un librito que nadie leerá. Pero no importa. Lo que interesa es que tenga un número de ISBN, siglas de International Standard Book Number,  para poder enviar una copia a CEDRO y ver si cae al algo por derechos de autor. O para estar presente en la Feria del Libro de su ciudad esperando a que algún despistado se acerque al mostrador de la garita y lo adquiera con dedicación incluida. Algunos conocidos ya tienen hasta 40 cuadernillos autopublicados sobre los temas más peregrinos. Y si te encuentran por la calle a alguno de esos autores, que normalmente pertenecen a una asociación de escritores local, te intenta dedicar de puño y letra alguna de una de sus publicaciones más recientes, normalmente poemarios, ya que siempre suelen llevar encima diez o doce ejemplares como el que viene de comprar el pan. Y cuando termina de dedicártelo, le das las gracias. Pero cuando ya cuando te despides,  el autor, muy digno él, te indica que debes pagárselo, a fin de intentar amortizar la costosa edición.  Le pagas 8 ó 10 euros, te despides de él y te llevas el cuadernillo de poemas a casa con cara de jilipollas. Un día, cuando haces limpieza de polvo en las estanterías, descubres que guardas una cincuentena de cuadernillos de ripios de los más diversos autores, eso sí, todos dedicados al amigo José Ramón con firmas estrafalarias, como salidas de la mano del pobre Akaki Akakiévich, el escribano del cuento “El abrigo”, de Nicolai Gógol.

jueves, 15 de octubre de 2015

Anson y Cañizares, o ¿cuál de los dos?





Hoy Luis María Anson, en su “Canela fina”, en El Mundo, está que lo tira: le escandaliza que  Madrid y Barcelona estén gobernados por partidos de extrema izquierda, que Cataluña se ha hecho ingobernable, que los de CUP promueven la desobediencia generalizada, que la propaganda proetarra se enseñorea en el País Vasco, que en Baleares, Canarias, Galicia y Andalucía se multiplican los conatos secesionistas, que en media España y en casi todos los canales de televisión se les ha perdido el respeto a la Familia Real, que a Juan Carlos I se le desmontó del pedestal del Ayuntamiento de Barcelona y que en el estadio de esa capital se le pitó a Felipe VI y al himno nacional…uf, demasiado para Gálvez. Aquí, por lo que se desprende, sólo faltan otros sucesos como los de Casas Viejas en 1933, o quemar vivo al cardenal  Antonio Cañizares, como antaño se hizo con el obispo de Sigüenza,  por “criminalizar” a los refugiados. “¿Esta invasión de migrantes es todo trigo limpio?”, dijo el pasado miércoles en el Fórum Europa-Tribuna Mediterránea, y añadió que “muy pocos viene por ser perseguidos” y puso la guinda sobre la oblea al preguntarse “¿qué quedará de Europa al aceptar esa mezcla?”. Asombran tales declaraciones en boca de ese cardenal y arzobispo de Valencia cuando hasta el papa Francisco desea que se acojan migrantes en todas las parroquias. Lo de las “mezclas” es  racismo puro y duro. En España, por cierto, estamos muy acostumbrados a las mezclas, si tenemos en cuenta que la Reconquista duró casi ochocientos años. España es el fruto de un proceso evolutivo y, también, de cambios fonéticos. Por aquí pasaron iberos, celtas, celtíberos, cartagineses visigodos, árabes… Y muy cerca de los tiempos actuales, en 1674, se intentó en Cádiz que los catalanes pudiesen tener consulado propio para comercializar con las Indias; durante la época de los Austrias cada territorio continuaba con sus leyes propias y organización medievales; y la Guerra de Sucesión no comenzó en España hasta 1704, a pesar de haber accedido al trono Felipe de Anjou en 1700 por testamento de Carlos II. Puede que tenga razón Anson cuando entiende que se nos están cayendo los sombrajos al suelo, bueno, él dice, “se desmorona el régimen”, que tal es el título de su artículo. Aquí lo que se desmorona es el bipartidismo corrupto e ineficaz. El régimen que tanto añoran algunos politicastros de la cruz y la espada se desmoronó hace 40 años, con la muerte de Franco. Por cierto. ¿en qué ha notado Anson que se ha perdido el respeto a la Casa Real? Debería explicarse y concretar. Le recuerdo a Anson que el que pidió perdón a los españoles por su safari en Botsuana fue Juan Carlos I; y los que están imputados en los tribunales de justicia son la infanta Cristina y su consorte, Iñaki Urdangarín. Dicho de otra manera, a los que se les ha perdido el respeto es a los ciudadanos, que corremos con los gastos de mantenimiento del Gobierno, de la Iglesia Católica y de la Corona, entre otros. Cada cosa en su sitio.

martes, 13 de octubre de 2015

Protagonista: el chivo de la Legión




En un editorial de El País de hoy, “Una fiesta ciudadana”, se comenta a propósito de la Fiesta Nacional: “Es cierto que España tiene dificultades para encontrar un hecho histórico que sirva de cimiento a la celebración de la fiesta nacional. En el momento de instituirse la fecha del 12 de octubre -en 1987- primó la voluntad de reflejar la vinculación americana de España. Podría haberlo sido la Constitución de 1978, como símbolo de superación de pasadas divisiones (la Guerra Civil, la dictadura franquista). Después, las derivas independentistas y las relecturas de la Transición por ciertos sectores críticos han restado poder de adhesión al intento de afirmar uno de los días del año como el de la fiesta de todos. (…) El hecho es que ahora nos encontramos con una celebración limitada a ámbitos institucionales y carentes de la suficiente base popular. No es extraño que la celebración incluya un desfile militar: basta recordar los del 14 de Julio en París [en recuerdo de la toma de La Bastilla] para darse cuenta de que otros países democráticos comparten esa tradición, pero la parada militar no debería ser el hecho público casi exclusivo de la conmemoración”. Algo parecido ya dijo El País otro 13 de octubre de hace cinco años a propósito de la Fiesta Nacional celebrada el día anterior. En aquel editorial: “Desfile con abucheos”, (abucheos a Rodríguez Zapatero), El País señalaba: “El 12 de octubre, día en que se conmemora la llegada de las tres carabelas a lo que mucho después se llamó América, es desde 1987, y por decisión casi unánime de los representantes de los ciudadanos, la fiesta nacional de España. Pudo haberse elegido otra fecha, pero tal vez no hubiera suscitado el mismo consenso, y no es cosa de ir cambiándola cada poco, siguiendo las inclinaciones de arbitristas varios. No es obligatorio que el eje de la celebración consista en un desfile, pero muchos otros países democráticos comparten esa tradición”. Como puede comprobarse, la esencia de ambos editoriales es la misma. En resumidas cuentas: la Fiesta Nacional de España,  (así se escribió hace cinco años y así se ha vuelto a escribir ahora), no debe reducirse a una parada militar en Madrid presidida por el Jefe del Estado con comentarios para todos los gustos, y donde hay coincidencia en que el verdadero protagonista de ese día no ha sido ni Felipe VI ni su consorte ni sus hijas presentes en la parada ni, tampoco, el pueblo soberano que lo mantiene con sus impuestos, sino el chivo de la Legión. Queda claro que la fecha del 12 de octubre no fue la más acertada, por mucho que primase en los parlamentarios de entonces la vinculación americana de España. ¿Qué vinculación? Una “vinculación” que sólo sirvió para llenar este país de ecuatorianos en tiempos de Aznar como reclamo de mano de obra barata en la bonanza del ladrillo. Una “vinculación”, digo, que los españoles descubrimos, por ejemplo, con el cruce de “piropos” entre Chávez y Aznar, entonces, (donde Chávez  le llamó fascista un 9 de noviembre de 2007 y que se convirtió en fenómeno social) y entre Maduro y Rajoy, ahora. Una “vinculación”, y termino, entre Argentina y España enrarecida, donde la juez María Servini de Cubría reclamaba a la Interpol el arresto de 20 cargos franquistas en noviembre de 2014 por “crímenes del franquismo”. Unos presuntos crímenes ya considerados prescritos por las leyes españolas, pese a que el abogado de los querellantes, Carlos Slepoy, insistía en que “las leyes de amnistía o punto final no pueden aplicarse sobre delitos de lesa humanidad, como este caso”. Pero un año antes, en septiembre de 2013, ya  había reclamado esa juez la detención y extradición de expolicía  José Antonio González Pacheco, más conocido como Billy el Niño y el exguardia civil Jesús Muñecas, por torturas y delitos de lesa humanidad. También habían prescrito sus acusaciones, y esos canallas se fueron de rositas.  Podría continuar, pero aburre. Ya digo, nuestra vinculación con América Latina no es como para echar cohetes. A España se le cayeron los imperios al suelo y está fragmentada en 17 trozos. Eso no se arregla ni con el pegamento Imedio.

lunes, 12 de octubre de 2015

Gerardo González Calvo





“En Pajares de la Lampreana hay dos días en los que no se va a la escuela: cuando se mata el marrano y cuando se muere la abuela”. Curioso, pero así lo contaba Gerardo González Calvo, escritor africanista y colaborador de El País. Pajares de la Lampreana, su lugar de nacimiento, está ubicado en el centro de la provincia e Zamora, en la Tierra del Pan y tiene en la actualidad muy pocos habitantes, algo más de 300. Por esos pagos, los monjes de Sahagún establecieron viveros de lampreas "con las que abastecían sus cuaresmales refectorios". Según Cela, “la lamprea es comida de dioses, pero tiene mala prensa porque come muertos”. Serían algunos de muertos en los incontables naufragios contados en su último libro, Madera de boj. La lamprea es una reliquia viviente de la prehistoria que se encuentras en la desembocadura del Miño, ese río embrujado y con infinidad de leyendas, entre La Guardia, en España, y Caminha, en Portugal. Así, cuando alguien navegaba cerca de Arbo debía ponerse una piedra en la boca para evitar poder hablar. Si hablaba, las feiticeiras se metían con él. Y en Santa María de Ribarteme se realiza una romería y los que han sido curados por la santa salen en procesión dentro de los ataúdes con los que habrían sido enterrados de no mediar su intervención. Pero leyendas al margen, lo que le sucede a la lamprea es que se alimenta de la sangre de otros peces mediante la succión con la ventosa de su boca, ya que carece de mandíbula. Los que la han probado, cuentan que sabe fuerte y como a moho y se suele cocinar en su propia sangre y con el añadido de bastante vino tinto. No sé. Si Cela decía que era comida de dioses no seré yo el que le enmiende la plana. Más todavía sin haberla probado. Gerardo González Pardo, que ha visitado muchos países, también conoce muchos sabores, como escribe en sus escritos: “En 1994 -escribe González- visité Filipinas. Desde el cuarto donde dormía, en el populoso municipio Quezon City de Manila, oía todas las mañanas la voz de una mujer que anunciaba intermitentemente: ‘Balut, balut’. Me interesé por esta mercancía. El cocinero de la casa donde estaba hospedado me explicó que se trataba del "huevo balut", cocido en agua hirviendo con el pollito dentro. Mi curiosidad se acrecentó. Me comentó el buen señor, que hablaba tagalo, inglés y castellano, que el huevo balut es un gran reconstituyente. Al decir reconstituyente esbozó una maliciosa sonrisa. Ante mi cara de asombro, me informó: ‘Da vigor a los hombres’. No se atrevió a pronunciar la palabra afrodisíaco. Dije al cocinero que me gustaría ver el pregonado balut y él mismo se ofreció para conseguirlo. Al mediodía me enseñó un huevo blanco. Le dio un golpecito contra un plato, le fue quitando la cáscara poco a poco, igual que se hace con un huevo duro. De pronto, apareció el misterio del balut: el huevo de gallina con el pollito dentro. El plumaje era muy visible. Quizá le faltaran tres o cuatro días para la eclosión, que, como se sabe, se produce a los veintiún días de su incubación. En una parte estaba el pollito en posición fetal y en la otra la yema con unas venitas pegadas a la clara. Le hice unas fotografías y el cocinero lo engulló después con satisfacción manifiesta. Me aclaró: ‘A los filipinos nos encantan tres cosas que en tagalo tienen tres bes: bere (cerveza), babag (mujer) y balut’”. En fin, a saber lo que contará González cuando aparece por el bar Aries de Pajares de la Lampreana y se encuentra con Marypaz, Elena y Henar tomando café y jugando al mus. “Sus madres y abuelas, cuando dejaban de hacer la jera, jugaban a la perejila en sus casas; ninguna entraba en un bar o en un casino, porque se estimaba que era cosa de hombres”, contaba González en su artículo Mujeres de bandera, publicado en La Opinión el 19 de septiembre de 2013. “Por tradición -escribía González-, no han sido las mujeres de la estepa cerealista zamorana ni labriegas como las sanabresas, ni tampoco como esas leonesas que retrata Concha Espina con fidelidad asombrosa en su novela La esfinge maragata. Pero no por ello tuvieron empacho en remangarse el mandil, después de ejercer de madres de familia numerosa y amas de casa (de profesión sus labores, se decía entonces), para andar al tito allí donde estuviera. Otras, incluso viudas con varios hijos, emigraron del pueblo en los años sesenta, para trabajar como porteras, sirvientas o en la limpieza en fábricas, empresas y hospitales. Sacaron la familia adelante a base de trabajar sin desmayo, como Amelia, que enviudó muy joven y cuyos hijos iban a comer al Auxilio Social de Pajares antes de emigrar Asturias. Que yo sepa, -señalaba como colofón- ninguna de estas mujeres les han concedido una medalla al mérito en el trabajo, no porque no lo merecieran, sino porque pasaron siempre inadvertidas”. Un artículo entrañable que, a mi entender, merecería un importante premio.