jueves, 3 de agosto de 2017

Arrimar el ascua a su sardina





Me parece acertada la idea de que Aragón apueste por la logística, de la misma manera que las regiones costeras lo están haciendo por el turismo, que ya supone el 11 por ciento del PIB. Lo que sucede es que la logística necesita de unas infraestructuras de las que Aragón no dispone. Diego Artigot, responsable de Logística y Transporte de la Cámara de Comercio de Zaragoza, hacía unas recientes declaraciones en Aragón Digital donde señalaba que “los eventos logísticos del Tren de la Seda o la reapertura del Canfranc traslucen un horizonte apacible, aunque infraestructuralmente mejorable, para hacer efectivo su verdadero potencial”. Geográficamente, Zaragoza y Huesca están cerca de Francia. Y Teruel, del puerto de Valencia. Pero es conditio sine qua non  que esos territorios estén bien interconectados por ferrocarril, es decir,  modernizar toda la vía férrea desde Zaragoza hasta Valencia y desde Zaragoza hasta Canfranc. Pero, antes de ello, Francia deberá ponerse de acuerdo con España en el arreglo del puente francés de L’Estanguet, fuera de servicio desde que un convoy cargado de maíz y tirado por dos viejas locomotoras fabricadas en 1922 se precipitara el 27 de marzo de 1970 al fondo de la barranquera. El puente metálico de L’Estanguet está situado en la línea férrea Forges d'Abel-Olorón. Por si ello fuera poco, otro puente, el de Vallon de Bedous, fue arrastrado por una riada, y el túnel de Psilhou, cercano a la salida del túnel de Somport, también está semiderruído  y varios tramos de vía fueron arrancados en la década de los 90 para dar paso a un nuevo trazado de la carretera N-134 que discurre paralela a la vía por el valle del Aspe. Y sobre el corredor Cantábrico- Mediterráneo, qué decir. Como señala Artigot en su entrevista, “antes había un tren semanal de Opel que hacía el trayecto Zaragoza-Teruel-Valencia pero, debido al mal estado de las estructuras ferroviarias, ahora tiene que alargar el recorrido hasta Tarragona y de ahí a Valencia. Así, mal asunto. Se necesitarían muchas inversiones por parte de Adif. También señalaba Artigot  en aquella entrevista que “en la última revisión de las Redes Transeuropeas de Transporte el Gobierno se decidió por dos corredores: el Mediterráneo y el Atlántico, descartando la Travesía Central, de Algeciras a París cruzando los Pirineos aragoneses”. No cabe duda de que en aquella revisión de Redes Transeuropeas hubo muchas presiones políticas para “arrimar el ascua a su sardina”, pero también se tuvo en cuenta el factor económico, que no parece que sea poca cosa.

No hay comentarios: